Pasar al contenido principal

Todarus, la startup española que tiene la solución para sustituir las pajitas de plástico

Todarus la startup española que puede solucionar el problema de las pajitas
Pajitas ecológicas Todarus Todarus

Nuestros mares y océanos se encuentren en la actualidad plagados de desechos plásticos.

Desde que en los años 50 el plástico se introdujera en nuestro día a día para hacernos la vida más fácil, su utilización se ha desarrollado exponencialmente, y hoy en día se estima que 300 millones de toneladas de plástico son elaboradas cada año.

Pero la vida media de estos productos es tal, que una botella de agua de este material fabricada en los años 50 podría fácilmente seguir dando vueltas en la actualidad. Para desintegrase, necesitará al menos 500 años.

Este hecho, sumado al uso excesivo de plásticos y a una pésima gestión de residuos en gran parte de los países está produciendo lo que se conoce ya como basura marina. O en otras palabras, que ciertas partes de océanos y mares se hayan convertido en auténticos vertederos marinos.

Leer más: El plástico que se consume a la semana en los hogares de varias partes del mundo

Para frenar este desastre medioambiental, la UE ha empezado a tomar medidas que intenten reducir los productos de plástico de un solo uso que más se encuentran en las aguas. Pajitas, botellas de agua y bolsas de plástico parecen tener los días contados.

Todarus, una startup española que busca combatir la gran cantidad de desechos plásticos con productos reciclados y biodegradables, puede erigirse como alternativa sostenible para empresas y particulares ante las futuras restricciones marcadas por Europa.

Productos para reducir el impacto de los plásticos

Tras el nombre de Todarus se esconden Sara Cobos y Fernado Cervigón. Juntos fundaron hace años Trees4humanity, una ONG destinada a llevar a cabo procesos de reforestación. Fue en uno de estos proyectos en Borneo, (Indonesia) donde  conocieron de cerca el desastre ecológico que la basura marina está ocasionando en la zona, decidiendo entonces crear la compañía.

Se estima que en torno a 13 millones de toneladas de residuos plásticos terminan en los océanos del planeta cada año. Indonesia es —junto con China, Filipinas, Tailandia y Vietnam—, uno de lo los países que más están contribuyendo a la fuga de estos residuos plásticos al mar. Precisamente algunas fuentes citan ya al río Citarum, en la isla de Java, como el río más contaminado del planeta.

En respuesta a ello, Todarus pretende dar una solución al problema de la basura acumulada con productos biodegradables o reciclados.

Los productos que pueden adquirirse en su web  de momento se limitan a tres artículos: cepillos de dientes, pajitas y botellas para líquidos. Todos ellos elaborados con plásticos procedentes del mar o materiales biodegradables.

Todarus la startup española que puede solucionar el problema de las pajitas
Cepillo biodegradable, compuesto de lino y café,de Todarus Todarus

Pero no se quedan ahí. Su intención es seguir investigando “para ir abriendo el abanico y poder ofrecer una mayor gama de productos que contribuyan a acabar con el uso indiscriminado de plásticos”, explican sus fundadores. En estos momentos reconocen estar inmersos en la elaboración de bolsas, otro de los artículos que también serán prohibidos por la UE en los sucesivos años.

Las pajitas y el problema de los microplásticos

El catálogo de Todarus se basa en tres de los elementos  que más habitualmente se encuentran flotando en las aguas de todo el mundo. De entre ellos las pajitas de plástico son uno de los productos que la Comisión Europea va a comenzar a impedir comercializar.

Tan solo en España se gastan al año en torno a 5.000 millones de pajitas, una cifra que según Greenpeace nos convierte en el país europeo que más se sirve de estos productos.  

Pero si bien estos artículos son totalmente prescindibles y tan solo se utilizan durante escasos minutos, se han convertido ya en uno de los residuos contaminantes que más flotan en mares, ríos y océanos de todo el mundo. Las pajitas representan aproximadamente 6% de los residuos plásticos del Mediterráneo, —siendo España el segundo país que más plásticos vierte a estas aguas—  y el 8% de la basura marina a nivel global.

Leer más: Cómo han respondido McDonalds, Subway y Burger King a la prohibición de los plásticos de la UE

Y no es solo cuestión de daño medioambiental. Estos residuos plásticos de las aguas están llegando a nuestro organismo. Al descomponerse los microplásticos que se generan son ingeridos por peces que después consumimos. —Al menos el 18% de los atunes y peces espada tienen restos plásticos en el estómago e incluso animales más pequeños, como los mejillones, salmonetes y lenguados comienzan a ser importantes acumuladores de microplásticos, según el último informe de WWF España.

Las pajitas de Todarus suponen una alternativa efectiva a todo ello. “Están elaboradas con bio-plásticos, que no dejan de ser alternativas a los plásticos tradicionales pero hechos a partir de materiales orgánicos y con unas propiedades iguales o mejores”, aseguran sus creadores.

Fabricadas con papel reciclado elaborado de forma sostenible, ecológica y vegana, estas pajitas pueden ser utilizadas como compost tras su uso, cumpliendo con ello la normativa dispuesta por la UE lo que les permitirá ser comercializadas una vez entre en vigor la prohibición.

Beneficios que ayudan a limpiar el mar

Pero el compromiso de Todarus con el medioambiente no se queda aquí. Además de concienciar sobre el uso de productos cotidianos no contaminantes, esta startup social busca invertir los beneficios obtenidos en proyectos focalizados en reducir el impacto negativo del plástico en el mundo.

Para ello, Todarus se basa en un modelo de microfinanciación.  “Mediante la compra anticipada de cada producto, podemos financiar nuestros proyectos y la fabricación del producto”, aseguran.

Leer más: Todo lo que debes saber sobre la ley que obliga a pagar por las bolsas de plástico en España

Además es el propio comprador quien decide en qué quiere invertir el dinero gastado, escogiendo entre proyectos de reforestación o de limpieza de plásticos en el mar. “Se trata de incentivar un modelo donde las compras cotidianas sirven para financiar proyectos que ayuden a hacer del mundo un lugar un poquito mejor”, relatan Sara Cobos y Fernado Cervigón .

Por el momento, de acuerdo a su web, Todarus ya ha plantado con sus ventas 8.182 árboles y ha llevado a cabo la recogida de 621 Kilos de plástico del mar, unas cifras que les aproximan un poco más a su objetivo: “acelerar la transición hacia un mundo sin plásticos”.

Te puede interesar