Pasar al contenido principal

Todo lo que debes saber sobre las apps que preparan los gobiernos para desescalar la cuarentena: cómo funcionan y cómo afectarán a tu privacidad

Cámara térmica, coronavirus.
Vigilan a través de una cámara térmica a un hombre accediendo a un hospital. REUTERS/Christopher Pike
  • Una vez termine el confinamiento, la "nueva normalidad" de la que habla el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, incluirá unas apps que rastrearán contagios para prevenir nuevos brotes del coronavirus.
  • Estas apps se basan en fogonazos de Bluetooth, como la aplicación de Singapur, TraceTogether. Sin embargo, Europa se ha sumergido en un intenso debate en torno a la privacidad de sus ciudadanos.
  • El desarrollo tecnológico de este tipo de aplicaciones se ha dividido entre quienes optan por un modelo de app centralizada y entre quienes lo prefieren descentralizado, por ofrecer más garantías de protección de datos.
  • Estas son todas las aplicaciones que están en desarrollo en Europa: cómo funcionarán, en qué se diferencia un modelo centralizado del descentralizado y cuando lanzará España su versión.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A medida que la cuarentena se relaja y los gobiernos de toda Europa adoptan medidas para desescalar el confinamiento, se hace necesario que la mayoría de la población se descargue en su móvil aplicaciones para poder prevenir nuevos brotes de coronavirus.

Por el momento, muchas están en proyecto. No hay ninguna disponible que utilice la nueva tecnología en la que trabajan desde hace semanas distintos consorcios tecnológicos internacionales. Tampoco el nuevo protocolo de compatibilidad que obligó a Google y a Apple a firmar una alianza histórica para conseguir que estas nuevas apps sean compatibles con el mayor número de dispositivos existentes.

Leer más: Miles de artículos científicos sobre el coronavirus que hay en internet son gratis gracias a este hacker, que pirateó 5.000 y los filtró en Reddit

Sin embargo, en base a todo lo que se ha publicado en Business Insider España y a todo lo que se sabe, ya podemos concluir cuántos tipos de apps habrá, cómo funcionarán, cómo sustraerán tus datos y cómo los protegerán para que no tengan otros usos. La propia BBC recordaba a mediados de mes que la UE contaría con su propia versión de app "en las próximas semanas".

Cómo funcionarán las apps para desescalar el confinamiento por el coronavirus

Mujer coronavirus movil
Mujer con su teléfono móvil en Turin.

Reuters

La premisa es muy sencilla. Cuando sales a la calle, lo haces prácticamente siempre acompañado de tu móvil. Bajo esa premisa, tu smartphone empezará a comunicarse con los dispositivos del resto de vecinos con los que te cruces fuera de casa.

¿Cómo? Mediante la tecnología Bluetooth, convenientemente adaptada para que no consuma demasiada batería. La idea es que tu teléfono emita fogonazos de Bluetooth cada cierto tiempo con un código encriptado, basándose en la identidad digital que se registrará en tu app. Si por algún casual recibes uno de esos códigos encriptados proveniente de una persona que ha dado positivo por COVID-19, lo sabrás.

No sabrás —o no deberías saber, dadas las precauciones en ciberseguridad y privacidad que se están tomando— quién es la persona con la que te has cruzado que puede ser un caso positivo de COVID-19. Hay veces que incluso lo descubrirás al cabo de los días, ya que el positivo se puede haber registrado después.

Cuando se diagnostique el coronavirus, los usuarios de la app tendrán que comunicarlo a través de la plataforma y entonces se enviará un mensaje de alerta a todas las personas con las que se cruzó el positivo.

Como más vale prevenir que curar, la idea es que estas personas guarden confinamiento en casa o extremen sus precauciones para evitar contagiar a otras personas. Así se conseguirá parar las cadenas de contagio y se prevendrán nuevos brotes de coronavirus.

Cuántas personas tendrá que descargarla y por qué es difícil que se consiga

Un hombre pasea por delante de la Puerta de Alcalá en medio del confinamiento por el coronavirus
REUTERS/Sergio Perez

En Reino Unido, las autoridades sanitarias advirtieron que, para poner en marcha una app para rastrear contactos y desescalar la cuarentena, sería necesario que el 60% de la población mayor de edad se la descargase. En España, eso se traduce en que 23 millones de personas tendrán que instalarse esta aplicación. Eso sí, su uso nunca podrá ser obligatorio, solo voluntario.

Más allá del desafío de que el Gobierno consiga que 23 millones de españoles se descarguen e instalen esta app —cuando esté disponible—, lo cierto es que las nuevas apps de desescalado se enfrentan a otros problemas. Uno es que, a pesar de la alianza de Google y Apple, 2.000 millones de dispositivos no serían compatibles.

Leer más: España tendrá que comunicar antes de junio cómo rastreará a los ciudadanos para combatir el coronavirus

El motivo es que los componentes de muchos de estos terminales activos han quedado obsoletos y no serían compatibles con la idea primigenia. Que, al salir a la calle, los teléfonos móviles emitan fogonazos vía BluetoothMediante estos fogonazos, los dispositivos se comunicarán entre sí emitiendo los códigos encriptados.

Qué tecnología usarán y por qué se ha desatado la polémica sobre la gestión de los datos

Una persona pasea con mascarilla por la calle en medio del confinamiento por el coronavirus
Reuters

A principios de abril, se presentó en sociedad el PEPP-PT, un consorcio tecnológico liderado por diversas instituciones y universidades europeas, sobre todo alemanas. En un principio abrazan un protocolo en el que desarrolladores de media Europa estaban trabajando: el DP-3T.

El DP-3T plantea que, a través de los fogonazos de Bluetooth, los teléfonos móviles transmitan una serie de códigos encriptados que se almacenarían en los dispositivos de los ciudadanos. El funcionamiento ya se ha descrito anteriormente.

Sin embargo, a última hora y hace escasos días, el PEPP-PT, al que se adhirió el Gobierno español a través de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial —dependiente del Ministerio de Economía—, anunció que finalmente optarían por otra solución. El PEPP-PT estaba amparando de forma paralela varios proyectos y el elegido al final no fue el D3-PT, sino otro protocolo, auspiciado por investigadores alemanes, llamado NTK.

¿Qué diferencia el protocolo NTK del DP-3T? En el caso del NTK, los datos no se almacenarían en los dispositivos de los usuarios. Cada vez que se detectase un positivo por coronavirus, se subiría toda la cadena de códigos encriptados expuestos a un contagiado a un servidor central.

Esto ha desatado una fuerte polémica. Más de 300 científicos firmaron una carta abierta criticando la adopción del protocolo NTK, una opción que centraliza los datos de los usuarios. Los propios desarrolladores del DP-3T, la alternativa que los descentralizaría, también han explicado a Business Insider España los peligros que entrañaría esta opción.

Leer más: 300 científicos acusan al consorcio en el que participa España que desarrolla la app para prevenir contagios de coronavirus de abrir la puerta a "sociedades más vigiladas"

Qué riesgos entraña para la privacidad el uso de estas apps que rastrearán contagios

Mujer protegida contra el coronavirus con un móvil.
REUTERS/Aly Song

Michael Veale es uno de los fundadores del equipo que desarrolla el protocolo DP-3T y esta semana advertía a Business Insider España que el consorcio PEPP-PT quiere crear un sistema de datos "con una base de datos central con información privada de los ciudadanos". Cuando el PEPP-PT decidió apostar por el protocolo NTK, el colectivo DP-3T salió del proyecto.

Países como Austria o Suiza han optado por el protocolo DP-3T para crear sus apps de rastreo contra el coronavirus. Entre tanto, Alemania ha elegido la solución NTK del PEPP-PT. Veale insistía a este medio: "Creará una base de datos central a escala poblacional de interacciones entre personas, que contiene grupos de familiares, amigos, empleados y movimientos sociales y políticos".

Leer más: La OMS se blinda tras detectar un incremento de ciberataques desde que estalló la pandemia de coronavirus, y denuncia que el objetivo de los hackers son sus altos cargos

En un documento publicado por el equipo detrás del DP-3T, se detallaba además algunas de las vulnerabilidades que sufriría el protocolo centralizado del PEPP-PT. Por ejemplo, tal como está planteado, el protocolo PEPP-PT exigiría que los usuarios de iPhone siempre llevasen el teléfono desbloqueado y con la pantalla encendida.

Además, al subirse un montón de códigos encriptados de ciudadanos a un único servidor —que podría ser uno por cada país o por cada comunidad autónoma, por ejemplo—, este podría ser un suculento objetivo para ciberdelincuentes, que podrían comprometer la seguridad de los datos de cientos de ciudadanos.

El papel de Google y Apple

Tim Cook, CEO de Apple.
Tim Cook, CEO de Apple. REUTER/SStephen Lam

La idea de usar fogonazos de Bluetooth para tratar de determinar cómo se propaga una epidemia no es algo nuevo. Ya a principios de la década pasada una universidad británica puso en marcha un grupo de estudio mediante una app para trazar cómo se propagaba la gripe común. La idea no terminó de prosperar, ya que su uso no fue masivo.

Intentar cortar las cadenas de contagios es algo que ya se hace. Sin embargo, el protocolo es algo ortodoxo, sujeto a fallos: cuando das positivo por haber sido infectado con el SARS-CoV-2 —el coronavirus que provoca el COVID-19—, las autoridades sanitarias te preguntan por tus últimos movimientos con el objetivo de intentar trazar un mapa de posibles contagios y prevenir nuevas infecciones.

Google y Apple, conscientes de que su labor podría ser esencial para poner en la práctica los desarrollos tecnológicos que se están llevando a cabo en todo el mundo, anunciaron hace semanas una alianza histórica para crear una API conjunta. Una API es, esencialmente, el protocolo por el que la nueva tecnología, tal como han planteado el PEPP-PT o el DP-3T, podrá funcionar en los teléfonos móviles.

Estas dos tecnológicas son las principales responsables de la mayoría del software que ejecutan los terminales móviles del mundo: de ahí la importancia de este movimiento. El CEO de Apple, Tim Cook, mantuvo una reunión con las autoridades europeas de Industria este miércoles y de ella se avanzó que la primera versión de la API estaría disponible a finales de este mes.

Y, en España, ¿cuándo tendremos todo esto?

Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa
Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa. REUTERS/Susana Vera

El desarrollo de estas nuevas apps es algo lento, ya que debe ser un proceso garantista. En una reciente rueda de prensa, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, explicaba a preguntas de Business Insider España que todo lo que decidan se hará en conveniencia con lo que dictaminen también organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud o la Comisión Europea.

De hecho, la propia Comisión Europea ya publicó a mediados de mes una aproximación con las condiciones que deberían reunir las apps que ayuden a desescalar la cuarentena. Ninguno de los requisitos exigía que la app fuese descentralizada. Entre tanto, medios como Politico avanzan que decenas de países ya están desarrollando sus apps en base al código del PEPP-PT, el modelo centralizado.

También el Supervisor Europeo de Protección de Datos (SEPD)  se ha pronunciado sobre las nuevas apps.

Leer más: La mayor asociación de hackers de Europa exige 10 condiciones a las apps de los gobiernos para rastrear el coronavirus para preservar la privacidad de los ciudadanos

Sin embargo, también a principios de esta semana, fuentes del Ministerio de Economía aseguraban que se estaban analizando las 2 principales alternativas —en referencia al NTK del PEPP-PT y al DP-3T— a expensas de lo que decidiese la Comisión Europea

La propia Calviño asumió en la citada rueda de prensa la necesidad de que este tipo de apps sean interoperables por varios países ya que, una vez que se comience a relajar la cuarentena, es de esperar que se levante la prohibición de operar vuelos internacionales. Austria o Suiza ya han tomado su decisión y han optado por un modelo descentralizado.

Y además