Todo lo que debería mejorar la app española RadarCOVID para tener éxito: las apps de rastreo en Irlanda, Suiza o Reino Unido son más transparentes o han conseguido más descargas

La app de rastreo del coronavirus en España: Radar COVID

Business Insider España

  • Las apps que ayudan a prevenir contagios de coronavirus en Irlanda o Suiza dan más detalles que la española RadarCOVID.
  • En su interfaz muestran cuántos positivos se han confirmado en la plataforma y cuánta gente ha sido avisada de posibles contagios.
  • La aplicación británica obliga a establecimientos públicos a colgar un código QR para que los ciudadanos puedan confirmar que han estado en un lugar por si se detecta después un brote de coronavirus.
  • Eso ha incentivado que en Reino Unido ya se hayan descargado la nueva app de rastreo de contactos más de 10 millones de personas, 6 millones solo el primer día.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

RadarCOVID, la aplicación del Gobierno español que tiene por propósito ayudar en el rastreo de contactos para frenar el coronavirus, ya tiene su tecnología integrada con los sistemas sanitarios de todas las comunidades autónomas. En el momento en el que se escriben estas líneas, solo Madrid y Barcelona siguen sin emitir los códigos con los que los infectados de COVID-19 podrán informar de su positivo en la plataforma y así advertir a sus contactos estrechos de que se han expuesto a un contagio.

La app comenzó su despliegue a nivel nacional a finales de agosto. Ya ha pasado un mes y pocos días desde que los ciudadanos de todo el país pudieron comprobar si efectivamente esta app funciona de algo. La realidad hoy es que pocos pueden decir que hayan recibido ninguna notificación de la aplicación que les haya advertido de que se han podido exponer a un contagio.

Varios sindicatos médicos andaluces advertían a Business Insider España cómo en la comunidad autónoma del sur peninsular, por el momento, se están entregando los códigos para informar de los positivos COVID-19 de forma desigual. Mientras que hay centros de salud que han recibido las instrucciones pertinentes para que los médicos y el personal sanitario pueda distribuir estos códigos, en otros ambulatorios solo han sabido de la existencia de la plataforma a través de los medios.

La aplicación está disponible en Google Play, la tienda de aplicaciones para Android, y en la App Store, su homóloga para los dispositivos iOS —iPhone—. Sin embargo, ninguna de estas dos plataformas dan demasiados detalles sobre el número de descargas que tiene RadarCOVID. La Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial es el organismo que vela por el desarrollo y el funcionamiento de la app, y depende de Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Leer más: RadarCOVID esquiva un error que habría dejado la app inservible en los iPhone: varios desarrolladores piden cambios para seguir ayudando a detectar fallos

En los últimos días varios usuarios han lamentado la falta de información y concreción sobre la efectividad de la aplicación. Un informe de AlgorithmWatch, una organización europea, detallaba hace unas semanas que no hay manera humana de constatar si estas aplicaciones sirven para frenar la pandemia de coronavirus. Algunos investigadores sí han detallado que si se avisa de los casos de exposición al COVID-19 a los asintomáticos, los niveles de propagación del virus podrían caer. Todo ello depende de la cantidad de ciudadanos que se descarguen y utilicen bien la app.

Pero la falta de información o la posibilidad de que no haya el número suficiente de españoles utilizando la aplicación son circunstancias fácilmente salvables. Así lo demuestran las aplicaciones homólogas de RadarCOVID para Irlanda, Suiza y para Reino Unido.

Otras apps informan en tiempo real de cuántos usuarios tienen

Un soldado suizo enseña la app de rastreo de contactos.
Un soldado suizo enseña la app de rastreo de contactos.
REUTERS/Denis Balibouse

COVIDTracker es la RadarCOVID de Irlanda. SwissCovid es la homóloga en suiza. Ambas aplicaciones funcionan exactamente igual que la española: el mecanismo que siguen es un protocolo que desarrollaron Apple y Google durante los primeros compases de la pandemia. Ambas tecnológicas anunciaron que su API —su protocolo— estaba listo a finales de mayo.

Hasta entonces el protocolo que mejor posicionado estaba para ser utilizado por los gobiernos europeos es el DP-3T, un desarrollo en el que habían trabajado varios investigadores europeos entre los que estaba la española Carmela Troncoso, de la Escuela Politécnica de Lausana, en Suiza.

Leer más: El verdadero desafío de RadarCOVID, la app de rastreo de contactos, es configurarla: los usuarios menos expertos en tecnología tendrán problemas para que funcione

Tanto el DP-3T como el desarrollo de Apple y Google funcionan de un modo semejante: los teléfonos con las apps activadas envían unos códigos aleatorios y anonimizados a los móviles que estén cerca mediante un protocolo Bluetooth de bajo consumo. De este modo, los dispositivos hacen un historial de los aparatos de los que han estado cerca. Si una persona indica que se ha contagiado de COVID-19, los teléfonos con los que se cruzó en las últimas dos semanas recibirán una alerta.

Tanto COVIDTracker como SwissCovid enseñan en la interfaz de usuario de sus aplicaciones el número de usuarios activos dentro de sus respectivas plataformas, como indican varios usuarios en redes sociales.

En ambos casos, aparecen incluso gráficos con el número de positivos COVID-19 que se han confirmado en la plataforma y el número de contactos cercanos que han sido alertados gracias a ella. Hay estadísticas de cuántos códigos con positivo se han confirmado y cuántas transmisiones se han advertido incluso diariamente.

Aparentemente, el código de RadarCOVID permite hacer lo mismo. Pero no lo está haciendo.

En Reino Unido es obligatorio que los establecimientos públicos usen la app

Aplicación de rastreo de contactos en Reino Unido.
Aplicación de rastreo de contactos en Reino Unido.
REUTERS/Isla Binnie

Uno de los principales temores que se consideraron mientras duró el desarrollo de la tecnología de rastreo de contactos era la posibilidad de que su uso fuese obligatorio. El marco de la Comisión Europea ya zanjó a mediados de abril que las apps tendrían que ser de uso obligatorio.

Sin embargo, países como Francia hicieron un esfuerzo por dotar a la app de las máximas garantías legales, y la aplicación fue objeto de debate parlamentario. Aquí hay que matizar que la aplicación francesa no usa el protocolo de Apple y Google, sino uno que centraliza la gestión de los contactos en un solo servidor del que el Gobierno galo es propietario, y que implica, para muchos expertos, la posibilidad de que las garantías de privacidad y anonimato de los ciudadanos sean menores.

Leer más: Radar COVID, la app de rastreo española, ya está disponible en algunas regiones: 7 claves para entender cómo funciona y por qué podría ser útil

En Reino Unido —que ya no forma parte de la Unión Europea— lanzaron una primera versión de la app, NHS COVID-19 App, que optaba por el modelo centralizado como el francés. Ahora, Reino Unido ha anunciado el lanzamiento de una nueva versión de su app que, esta vez sí, utiliza el protocolo diseñado por Apple y Google.

Pero ante la eventualidad de que la transmisión de códigos por Bluetooth dé lugar a fallos, el Gobierno británico ha optado por integrar una funcionalidad en su aplicación de rastreo que de momento es única en todo el Viejo Continente. Los establecimientos públicos británicos tienen la obligación legal de colocar un código QR en los escaparates de sus negocios o sus administraciones.

De este modo, todos los ciudadanos que utilicen la app para acceder a los establecimientos públicos podrán utilizar su app para 'registrarse' en el mismo. Así, si un bar o una administración tiene que echar la persiana porque se ha detectado un brote de COVID-19, los ciudadanos que hayan estado en el mismo también recibirán una alarma en sus móviles.

El hecho de que haya códigos QR para acceder a eventos ha provocado que 6 millones de británicos se descargaron la app en el primer día. La aplicación española necesitó varios días para cosechar 4 millones de descargas. Las últimas noticias del Gobierno de Reino Unido es que 10 millones de ciudadanos se han instalado la plataforma en sus móviles. 

Otros artículos interesantes:

TikTok consigue en España solo en 2 años casi la mitad de usuarios que tiene Facebook, con una mayoría aplastante de mujeres

El Xiaomi Mi 10T Pro llega con 5G y pantalla con tasa de refresco de 144 Hz: una propuesta ambiciosa a un precio muy atractivo

La Comisión Europea autoriza un test rápido capaz de diagnosticar el COVID-19 en 15 minutos: llegará al mercado en menos de un mes