Pasar al contenido principal

Qué debes saber de la semana laboral de 4 días: dónde se aplica, qué ventajas tiene y qué posibilidades tienes de disfrutarla

Un estibador abandona su puesto de trabajo al final de su turno
Reuters
  • Varias empresas e instituciones ya han experimentado con la semana laboral de 4 días para conocer sus efectos sobre la productividad y el bienestar de los trabajadores.
  • Este modelo implica reducir las horas laborables, que pasarían de las actuales 40 a 32 horas si dejásemos de trabajar un día a la semana.
  • En el caso de Microsoft, probó a aplicar este sistema en su filial de Japón durante agosto y registró un aumento de la productividad del 40%.
  • Otras empresas, como la neozelandesa Perpetual Guardian, han decidido suprimir definitivamente el trabajo los viernes tras un periodo de prueba.
  • Los expertos avalan los buenos resultados de la semana de 4 días y apuntan a la alternativa de trabajar 6 horas al día durante 5 días a la semana, un modelo que se ha probado en varios países escandinavos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Para la mayoría de los trabajadores, la semana comienza a primera hora del lunes y, a partir de ahí, toca afrontar jornadas de 8 horas durante 5 días. Ese esquema no refleja los horarios maratonianos de muchos autónomos y de profesionales que se rigen por turnos de trabajo y de guardia, pero reflejan el día a día que afronta la mayoría de los empleados.

Muy poco se ha avanzado respecto a nuestros abuelos, dado que la jornada laboral de 8 horas cumple este año un siglo de vigencia en España. Muy lejos queda la predicción del economista John Maynard Keynes, que auguró en el ensayo Economic Possibilities for our Grandchildren, en 1930, que sus nietos apenas trabajarían 15 horas por semana.

El debate ahora se centra en cómo afectaría la reducción de la jornada laboral tanto a la conciliación como a la productividad. En este marco, se están llevando a cabo varios experimentos los más conocidos hablan de la reducción de la semana laboral a 4 días con jornadas de 8 horas. Aunque también ha habido pilotos en los que se mantienen los 5 días laborables pero se reducen las jornadas a 6 horas. 

En España, se trabajan entre 36 y 40 horas a la semana

Nada más lejos de la realidad laboral de hoy en día. Así, la media europea se situaba en 2018 en 40,2 horas a la semana, según datos de Eurostat en los que se revela que el español medio trabaja unas 39,7 horas por semana, 2 décimas menos que 2 años antes pero lejos de las 37,8 horas de Dinamarca o las 38,5 de Noruega.

Leer más: La semana laboral de 4 días es una parte necesaria del progreso humano y aquí está el plan para conseguirla

Mientras, los datos que publica la OCDE muestran que la media de horas a la semana que dedican los españoles a su empleo habitual  son 36,5, frente a las 47,7 horas semanales de Colombia o las 47 de Turquía, por un lado, o las 34,3 horas de Alemania o las 29,4 horas de los Países Bajos.

Pese a que estas estadísticas oficiales demuestran que las empresas continúan apegados a la semana laboral de 40 horas, algunas compañías e instituciones de todo el mundo ya han experimentado con diversos formatos de reducción del horario semanal de trabajo. Los experimentos han sido variados con propuestas como la de acortar la semana laboral a 4 días o menos o la reducción de la jornada hasta las 6 horas

Hablamos de empresas o instituciones, no de países como tal, como explica José Canseco, profesor de Recursos Humanos de EAE Business School, al que se le "antoja complicado que un país regule legislativamente los días laborables que tienes que trabajar o el número de horas”, como sucedió con la semana de 35 horas en Francia, "que se puso en marcha, pero que no se está cumpliendo".

Sin embargo, "si bajamos un escalón al nivel organizativo", señala el profesor Canseco, "sí que las compañías tienen esto en cuenta y cada vez es más frecuente que lo tengan en la cabeza, lo quieran implantar o tengan aproximaciones a este tipo de circunstancias, lo que es positivo para todo”.

Ventajas de reducir las horas laborables semanales

Según los expertos, reducir la semana laboral tiene múltiples beneficios. "Mejor calidad de vida para el trabajador, más ocio, conciliación personal y familiar, proyectos de pequeño emprendimiento y crecimiento del empleo gracias a la contratación de trabajadores para cubrir las horas que queden disponibles", asegura Antonio Fernández García, profesor de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC. 

Para José Canseco, los efectos positivos para el empleado se reflejan en que "la conciliación familiar o personal con la laboral es mucho mayor". Al mismo tiempo, destaca que este modelo "nos motiva o nos fuerza a concentrarnos más y a poner más el foco en aquello que estamos haciendo porque si no no nos daría tiempo a hacerlo", lo que afirma que puede llegar a generar estrés en algunos trabajadores.

Leer más: Así es trabajar en algunas de las empresas más flexibles de España 

Desde el punto de vista de las empresas, la semana de 4 días les resulta positivo "porque realmente disminuye el absentismo, y hay muchos datos que lo corroboran, e incrementa la productividad", según el profesor de EAE Business School. El motivo es la mayor concentración, dado que "la mente humana está construida para llegar a un límite de productividad de 6 horas".

Por ello, Canseco destaca que "cuando se habla de 4 días laborales también surge el debate de las 6 horas al día", un modelo que se ha experimentado en Dinamarca o Suecia. En su opinión, lo ideal sería aplicar "un sistema mixto", dependiendo de las necesidades y métodos de trabajo de cada sector, y augura que en el "futuro cercano, en 4 o 5 años, vamos a comenzar a verlo".

A continuación, repasamos las claves de la regulación de la jornada laboral, las empresas e instituciones que han probado a reducirla y las posibilidades de que este modelo se llegue a aplicar en España.

La jornada laboral de 8 horas al día comenzó a aplicarse en España a partir de 1919, tras más 44 días de huelga general en Barcelona. Este año cumple un siglo de vigencia

El líder sindicalista Ángel Pestaña y el conde de Romanones, uno de los principales políticos y empresarios de la época
El líder sindicalista Ángel Pestaña y el conde de Romanones, uno de los principales políticos y empresarios de la época Agence Rol/Wikimedia Commons

Se suele decir que la Revolución Rusa de 1917 fue la responsable de la implantación de la jornada laboral de 8 horas al día y de su inclusión en las cláusulas económicas del Tratado de Versalles de 1919. Sin embargo, ese modelo había sido ya implantando en varios sectores de EE.UU. a partir de 1886, tras la Huelga del Primero de Mayo de 1885 en Chicago, que paralizó la industria de la ciudad.

De forma general, la jornada de 8 horas a nivel estatal fue aplicada en Finlandia desde 1905 o en Uruguay desde 1915. En España, ese modelo entra en vigor en 1919 tras la famosa Huelga de la Canadiense, en la que unos 100.000 obreros de Barcelona lograron paralizar prácticamente la economía del país durante 44 días a pesar de que se realizaron más de 3.000 detenciones.

Fuente: Wikipedia.

Antes de esa fecha, las jornadas duraban entre 12 y 14 horas al día según la profesión, incluyendo a niños

Una niña trabaja en una fábrica textil a principios del siglo XX
skeeze/Pixabay

Las condiciones laborales en España antes de la aprobación de la jornada laboral de 8 horas eran bastante precarias. La mayoría de la mano de obra trabajaba de sol a sol en la agricultura o la ganadería, mientras que los obreros industriales cumplían turnos de 12 o más horas, según la empresa. 

En muchos casos, los niños formaban parte de esa mano de obra. No fue hasta 1900 que se prohibió el trabajo de los menores de 10 años, en 1902 se redujo la jornada de los menores a 11 horas al día durante 6 días a la semana, en 1910 se prohíbe su trabajo en actividades mineras y no fue hasta 1944 que se estipuló que solo podía contratarse a menores de entre 14 y 18 años si se contaba con autorización paterna, elevándose en 1960 a los 16 años actuales.

Fuente: Universidad de Murcia.

Sin embargo, un edicto de Felipe II establecía ya en 1593 la jornada laboral de 8 horas

Felipe II
Museo del Prado/Wikimedia Commons

La regulación del horario de trabajo en España se remonta más de 4 siglos atrás. Así, en 1593 Felipe II firmó un la Ley VI de Ordenanza de Instrucción que establecía que "todos los obreros de las fortificaciones y las fábricas trabajarán 8 horas al día, 4 por la mañana y 4 por la tarde; las horas serán distribuidas por los ingenieros según el tiempo más conveniente, para evitar a los obreros el ardor del sol y permitirles el cuidar de su salud y su conservación, sin que falten a sus deberes".

Además, estas condiciones se aplicaban también a los indígenas americanos en las zonas bajo control de la corona española, con la salvedad de que a los trabajadores de las minas se les aplicaba una jornada "reducida" de 7 horas

Fuente: ABC.

Leer más: 6 programas piloto con jornadas laborales de menos de 40 horas que demuestran que trabajar menos aumenta la productividad

Volviendo al pasado reciente, el primer intento de reducir la semana laboral se llevó a cabo en Reino Unido en 1974: sólo 3 días laborables para ahorrar energía

Trabajadoras en una fábrica de velas en Reino Unido en 1974
Richard Harvey/Wikimedia Commons

A principios de la década de 1970, la crisis del petróleo supuso un reto para la mayoría de economías occidentales. En Reino Unido, el Gobierno conservador de Edward Heath estableció por ley la semana laboral de 3 días para intentar ahorrar energía y para reducir el efecto de las huelgas mineras en el país.

El plan se puso en marcha el 1 de enero de 1974 y se mantuvo durante 3 meses, en los que, según Rutger Bregman, la productividad se redujo apenas un 6%.

Fuentes: The Guardian, Verne.

En 1998, Francia aprobó reducir la jornada semanal de 39 a 35 horas, aunque su aplicación ha sido escasa

Un cartel anuncia la entrada en vigor de la semana laboral de 35 horas en Francia
Reuters

En mayo de 1997, la entonces ministra de Trabajo francesa, Martine Aubry, anunció una ley que llevaría su nombre y con la que se ponía en marcha la reducción de la semana laboral de 39 a 35 horas. Con esta medida, el Gobierno socialista de Lionel Jospin buscaba crear empleo mediante el reparto de jornadas más cortas, además de mejorar la calidad de vida de los trabajadores. 

La ley comenzó a aplicarse de manera voluntaria ofreciendo incentivos fiscales y ayudas públicas a las empresas de más de 20 trabajadores, para ampliarse a las pymes a partir de 2002. Sin embargo, pocas empresas se apuntaron a la reducción de jornada y actualmente, los trabajadores franceses trabajan una media de 40,4 horas a la semana, según Eurostat.

Fuentes: France 24, La Información.

En 2014, el ayuntamiento sueco de Goteborg probó la jornada laboral de 6 horas. El experimiento acabó en 2016 sin haberse implantado en ninguna empresa

Trabajadores en una fábrica de Ericsson en Suecia
Reuters

A menudo, cuando se habla de la reducción de la jornada laboral sin recortes de salario, se suele citar como ejemplo la jornada a 6 horas aplicada en Suecia. Lo cierto es que esa medida no se aplicó en todo el país, sino en el ayuntamiento de Goteborg, la segunda ciudad más grande del país, y estaba limitado a los trabajadores de las residencias municipales de la tercera edad

El experimiento se prolongó desde 2014 a 2016 y sus resultados fueron positivos: mayor productividad y satisfacción entre los trabajadores, mejores servicios a los ancianos y menos bajas médicas. Sin embargo, la ley laboral sueca sigue apostando por una semana laboral de 40 horas.

Fuente: Newtral, El Confidencial.

En la vecina Dinamarca, el ayuntamiento de Odsherred ha iniciado una prueba similar en septiembre, en este caso para implantar la semana laboral de 4 días

La bandera danesa ondea en Copenhague
Reuters

Desde 2000, los gobiernos daneses han aprobado legislaciones laborales que han reducido la media de horas de trabajo de sus ciudadanos a 37,5 a la semana, la más baja de toda la UE. De hecho, el país ha sido reconocido como el mejor del mundo en mantener el equilibrio entre la vida laboral y la personal y familiar por el Foro Económico Mundial.

En septiembre de este año, el ayuntamiento de Odsherred inició una prueba de 3 años durante los que implantará la semana de 4 días mediante la eliminación del viernes como día laborable para sus 300 empleados. Para paliar ese día de menos, los funcionarios trabajarán 35 horas de lunes a jueves, ampliando así su horario de atención al público durante los días hábiles.

Fuentes: thelocal.dk, Eurostat.

Leer más: 7 trucos para ser más productivo y lidiar con una gran carga de trabajo

Microsoft Japón probó durante agosto la semana de 4 días y aumentó su productividad

Una empleada de Microsoft Japan enseña un sistema operativo en una feria
Reuters

La filial nipona de Microsoft probó a aplicar la semana laboral de cuatro días este verano como parte de su Work-Life Choice Challenge. El proyecto consistía en ofrecer los viernes libres a los empleados de la sede central de Tokio durante agosto a cambio de una "baja especial remunerada". 

Este programa ha arrojado unos resultados inesperados en comparación con el mes de agosto de 2018. Así, reduciendo un 25% los días laborables, Microsoft Japón incrementó su productividad un 40%, redujo el consumo eléctrico un 23%, el de papel en un 58% y un 92% de sus empleados aseguraron estar satisfechos con esta iniciativa.

Fuente: Microsoft, Business Insider.

En Nueva Zelanda, una prueba similar supuso más creatividad y mejor asistencia sin bajar el rendimiento

La capital de Nueva Zelanda, Auckland, vista desde las montañas que la rodean
Getty Images

En las antípodas, el experimento sobre la semana laboral de 4 días sin reducción salarial corrió a cargo de la compañía Perpetual Guardian, dedicada a la gestión de propiedades y herencias. La prueba se realizó en marzo y abril de 2018 y los resultados reflejaron que el rendimiento laboral se mantuvo a pesar de contar con un día menos de trabajo.

Los encargados aseguraron que sus empleados mejoraron su asistencia y puntualidad durante la prueba y eran capaces de trabajar con mayor creatividad sin necesidad de largos descansos. La satisfacción entre los empleados de Perpetual que su directiva decidió que se permitiría mantener la semana de 4 días a aquellos trabajadores que así lo pidieran

Fuente: Business Insider, New York Times.

Amazon ha probado a reducir la jornada, pero recortando también el salario

El CEO y fundador de Amazon, Jeff Bezos, lanza un fondo benéfico
Reuters

El gigante del comercio electrónico mundial también ha experimentado con la reducción de la semana laboral, aunque con la peculiaridad de que en su caso trabajar menos horas sí suponía una reducción de salario. Así, a finales de 2016 Amazon lanzó un programa piloto mediante el que una docena de empleados acortarían su jornada a 30 horas semanales a cambio de perder un 25% de su sueldo.

El programa piloto establecía que este horario se realizaría de lunes a jueves y entre las 10 de la mañana y las 14 horas de la tarde. La compañía ha seguido aplicando este modelo, aunque su motivación podría tener más que ver con mejorar su imagen pública tras varias denuncias por las condiciones laborales de sus centros de trabajo.

Fuentes: Business Insider, Financial Times, New York Times.

En Europa, la compañía británica Wellcome Trust está siendo sido pionera en la semana de 4 días

Jeremy Farrar, director de Wellcome Trust
Jeremy Farrar, director de Wellcome Trust Reuters

Esta compañía británica de investigación científica será la primera empresa de más de 250 trabajadores que se decide a eliminar los viernes del calendario laboral. Concretamente, Wellcome Trust está aplicando desde octubre la semana laboral de 4 días a los 800 empleados de su sede central en Londres.

En los próximos meses, la compañía prevé ampliar este modelo al resto de su plantilla, que suma un total de más de 2.000 empleados. Según aseguró su responsable de políticas, Ed Whithing, a The Guardian, “parece que reducir los días laborales de 5 a 4 te permite incrementar la productividad y mejorar el bienestar. Así consigues una plantilla más sana, una reducción del absentismo por enfermedad y una mejora del equilibrio entre la vida laboral y la personal".

Fuentes: Business Insider, The Guardian.

¿Sería aplicable este modelo a España?

Dos camareros fijan la carta de precios de un bar en su fachada
Reuters

Desde el plano político, la reducción de la semana laboral ha tenido poco recorrido. Sin embargo, en las pasadas elecciones Más País incluía en su programa una propuesta de una jornada laboral de 32 horas semanales o 4 días por semana "aprovechando los avances tecnológicos y los aumentos de productividad".

Mientras, entre los expertos, hay división de opiniones respecto a la posibilidad de que en España lleguemos a disfrutar de la semana de 4 días laborables. Antonio Fernández, profesor de la UOC, asegura que sería posible a través de acuerdos entre patronal y sindicatos pero advierte de que "en España no hay voluntad de hacerlo".

Leer más: España, a la cabeza de la temporalidad: uno de cada cuatro trabajadores tiene un contrato temporal

"España es un país muy dedicado al sector de los servicios", afirma Fernández, "hay un alto nivel de presentismo en el lugar de trabajo (bares, hoteles, comercios, etc.), tiene niveles elevados de economía sumergida y trabajadores con una parte del salario vinculada a objetivos para cuyo cumplimiento se ven obligados a sobrepasar la jornada ordinaria".    

Por su parte, José Canseco, pone como ejemplo empresas como Iberdrola o Microsoft Iberia, en las que se aplican jornadas continuas o flexibles, y afirma que "aquellos trabajos que están muy enfocados en las tareas manuales o que son muy intensivos en mano de obra, veo muy difícil que lleguen a aplicar los 4 días", aunque considera que en hostelería podría ser más fácil adaptarse que en una cadena de producción o en trabajos manuales que no son de cara al público.

Además, el profesor de la EAE Business School señala que "todos aquellos trabajos que tienen un componente de gestión, y el 72% de los trabajos en España lo tiene, si la tecnología les puede ayudar a ser más productivos sí que tiene sentido, y también para trabajos de innovación y de creatividad donde el número de horas no es lo importante, sino el valor añadido agregado de mi trabajo". 

Respecto al papel de la tecnología, Antonio Fernández asegura que "la tecnología siempre ha permitido alargar la jornada y aumentar la producción; en este sentido, las TIC no son una excepción, permiten que determinados empleados puedan trabajar fuera del puesto de trabajo y ser localizados para hacerles consultas o para encargarles más trabajo".

Y además