Pasar al contenido principal

14 razones por las que las pantallas táctiles no terminan de cuajar en los ordenadores portátiles

  • Si no estás seguro de qué portátil comprarte, vale la pena que tengas en consideración alguno de los modelos con pantalla táctil.
  • Microsoft y Google han sido varias de las grandes tecnológicas en lanzar al mercado dispositivos con esta tecnología.
  • Sin embarco, tras años en el mercado, ni el hardware ni el software está a la altura de las pantallas táctiles. 

Esta es la transcripción del vídeo.

Si te has comprado un ordenador portátil en los últimos años, probablemente hayas tenido que decidir entre un modelo que tenía una pantalla táctil y uno que no la tenía. A algunas personas les encantan las pantallas táctiles, otras no le ven el sentido. Los portátiles con pantalla táctil han recorrido un largo camino, y finalmente parecen convertirse en la tendencia principal, pero todavía hay muchos hándicaps que lo frenan.

Tanto Microsoft como Google ha hecho grandes esfuerzos para incluir pantallas táctiles en sus portátiles. Apple, por otro lado, no ha incluido pantallas táctiles en ninguno de sus Macs. Básicamente, tienes tres opciones: puedes tener un ordenador tradicional con pantalla táctil, un teclado pareado a una Tablet, o un 2 en 1 que se puede convertir en una tableta.

Los portátiles 2 en 1, a veces llamados convertibles, son mucho más útiles cuando son táctiles que los portátiles tradicionales. Los 2 en 1 son perfectos para ver vídeos, e incluso leer artículos puede ser una experiencia de lo más agradable gracias a su reorientación en su modo horizontal. En el modo tableta, los 2 en 1 pueden ser bastante gruesos y más pesados que las tabletas tradicionales, pero es bueno tener esa opción cuando se necesita. Por otro lado, los ordenadores portátiles normales te obligan a apartar el teclado cada vez que quieres tocar la pantalla. Esto es mucho menos útil que en el diseño 2 en 1. Por último, con opciones desmontables como la Surface, tienes lo mejor de una tableta junto a un teclado mucho más pequeño y menos funcional. Si lo que quieres es un portátil con pantalla táctil , un 2 en 1 es, definitivamente, el camino a seguir.

Pero hay un gran problema que todos los portátiles con pantalla táctil comparten: las huellas dactilares. Cada vez que abro mi Chromebook me saludan una docena de huellas dactilares y manchas. Esto puede parecer una queja insignificante, pero… ¿Quién quiere un montón de manchas de grasa cuando está intentando ver Netflix o YouTube? Y como los portátiles tienen una pantalla mucho más grande que la de los teléfonos, es muy molesto limpiar constantemente la pantalla.

Más allá de un mosaico de huellas dactilares, el verdadero problema está en el interior: el software. Windows 10 hace realmente obvio qué aplicaciones fueron diseñadas para “lo táctil” y cuáles fueron diseñadas teniendo un teclado y un ratón en mente. Las aplicaciones más recientes, como la calculadora y la Configuración, tienen botones grandes que son más fáciles de pulsar en una pantalla táctil, y lo táctil es ideal para desplazarse por una página web o para reproducir Netflix. Pero el explorador de archivos tiene muchos botones pequeñitos en los que hacer clic, y tiene un montón de opciones ocultas detrás de los menús contextuales. Debido a que fue diseñado con un teclado y un ratón en mente, el uso de tocar el explorador de archivos supone un gran dolor de cabeza.

Leer más: Esto es todo lo que está fallando en Windows 10 y le impide ser el sistema operativo perfecto

Chrome OS tiene realmente un navegador de archivos muy agradable, que es fácil de usar con menús contextuales de fácil acceso. No quiero que el explorador de archivos se cambie al nuevo diseño de Windows 10, y tal vez eso resalte un problema subyacente en lo táctil. El diseño de las aplicaciones táctiles y de escritorio siempre chocará. Apple, por ejemplo, tiene una interfaz fácil de usar en el iPad, y una gran interfaz de usuario de escritorio en Mac, pero ambos son muy diferentes, y Apple se ha mantenido firme al mantener separado lo táctil del escritorio. Windows 10 tiene un modo tableta, pero obliga a todas las aplicaciones a estar en pantalla completa y elimina los beneficios de usar un sistema operativo de escritorio con ventanas flotantes.

Pero Microsoft no es la única compañía con programas que no son fáciles de manejar. Chrome OS responde muy bien a lo táctil e incluso es compatible con aplicaciones de Android, pero algunos de sus comandos, como cerrar una pestaña en Chrome, son realmente difícil de ejecutar con el dedo. Se supone que tocar es una forma más fluido de usar los equipos, pero dar seis golpecitos a una pestaña de Chrome para que se cierre es exasperante, no perfecto.

Además del software, el hardware de los portátiles con pantalla táctil a menudo se queda corto. Cuando tienes una pantalla táctil, no quieres que le pase eso. El tambaleo de la pantalla es frecuente en muchos ordenadores portátiles Windows y Chromebooks, pero se hace realmente evidente cuando se usa la pantalla portátil. Simplemente, no lo sientes como una experiencia premium cuando tu pantalla tiembla cada vez que accedes a una aplicación. Y las pantallas táctiles tienden a ser brillantes, lo que hace que sea más difícil verlas con luz clara.

Elegir el portátil adecuado puede ser aún más difícil cuando los fabricantes te hacen pagar más por una pantalla táctil o la combinan con pantallas con mayor resolución, como la XPS 13 de Dell. ¿Por qué no puedes tener una pantalla táctil sin una pantalla de 4K?

A veces, las pantallas táctiles y los portátiles siguen pareciendo en fase de prueba. No son perfectos, pero pueden ser muy útiles. Todo depende de lo que necesites un portátil. Es importante buscar un dispositivo que no sacrifique la experiencia del ratón y el teclado por lo táctil. Con suerte, con el tiempo la experiencia táctil será más llevadera. Es una tecnología importante que cierra la brecha entre la informática móvil y la de escritorio, pero aún no está lista.

Y además