Todo lo que se sabe de la inmunidad contra el coronavirus hasta ahora

Vacunación con la vacuna de AstraZeneca

Reuters

  • Un informe de IS Global recoge toda la información que se sabe sobre la inmunidad a largo plazo contra el COVID-19. 
  • "Un año después de la emergencia del SARS-CoV-2, ya tenemos una mejor idea de la dinámica de la respuesta inmune tras la infección, pero aún quedan muchas preguntas abiertas", comenta Julià Blanco. 
  • "No ha pasado suficiente tiempo para decir cuánto tiempo dura la inmunidad", reconoce Blanco. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Mientras tiene lugar en el mundo la mayor campaña de vacunación de la historia para intentar frenar la pandemia de coronavirus, la ciencia sigue recabando datos sobre la inmunidad generada contra el COVID-19. 

Esa información es vital para comprender cómo se defienden el cuerpo contra la infección y para conocer cómo será la dinámica de vacunación en el futuro. 

Un informe del IS Global recaba toda la información disponible sobre la inmunidad hasta la fecha para emitir recomendaciones. 

España contará con 17 millones adicionales de vacunas de Moderna a partir del segundo semestre del año

"Un año después de la emergencia del SARS-CoV-2, ya tenemos una mejor idea de la dinámica de la respuesta inmune tras la infección, pero aún quedan muchas preguntas abiertas", comenta Julià Blanco, investigador de IrsiCaixa y autor principal del informe del grupo de expertos. 

El interrogante principal sigue sin respuesta. "No ha pasado suficiente tiempo para decir cuánto tiempo dura la inmunidad", reconoce Blanco. 

Estas son las conclusiones recabadas en el informe y las preguntas sin resolver. 

Las personas que han pasado la inmunidad tiene al menos 6 meses de protección

Aunque no hay conclusiones definitivas sobre la inmunidad, sí que se ha establecido que las personas que han pasado la infección están protegidas durante los próximos 6 meses. 

"Por esta razón insistimos que, en un contexto de dosis limitadas, las personas que ya han pasado la infección no sean consideradas como prioritarias para la inmunización", señala Silvia de Sanjosé, presidenta del GCMSC. 

Ahora mismo, la estrategia de vacunación de los países determina a algunos colectivos ante el suministro limitado de vacunas. 

España ha inmunizado en primer lugar a trabajadores sanitarios y a las personas mayores, por su mayor riesgo y exposición a la enfermedad. 

Por qué los datos de la vacunación en Reino Unido con AstraZeneca deberían servir de guía para otros países

Las personas que ya han pasado la infección de coronavirus serían de las últimas en vacunarse y los expertos insisten en que los datos de la inmunidad obtenidos hasta ahora siguen avalando la estrategia. 

Las variantes aumentan la necesidad de vigilar la pandemia más de cerca 

La siguiente gran conclusión del informe es que la emergencia de nuevas variantes virales podría comprometer la eficacia de vacunas existentes. 

Por eso, los expertos insisten en la necesidad de realizar una vigilancia molecular tanto en poblaciones humanas como en animales susceptibles de infección. 

"¿Es posible que alguna de esas mutaciones pueda escaparse a la inmunidad generada por una respuesta inmune natural y que una persona que ya ha pasado el COVID se pueda reinfectar con una cepa de esa? Es posible. ¿Es posible que esa cepa sea resistente a las vacunas? También es posible. No lo sabemos", señalaba recientemente José María García Ruiz de Morales, jefe de Inmunología del Hospital de León, en otra entrevista con Business Insider España.

Estas son las variantes más predominantes en España y lo que se sabe de ellas: 

Variante B.1.1.7:

  • Situación geográfica: Dominante en Reino Unido, Irlanda y se observa una rápida sustitución de las otras variantes circulantes en otros países (más de 8600 casos confirmados en 31 países europeos).
  • Características estudiadas: Más transmisible, probablemente más letal y no parece que escape a la inmunidad (adquirida tras infección natural o vacunación con variantes previas) sea importante.
  • Situación en España: La detección en España es muy variable de unas comunidades a otras y los datos indican un aumento rápido de su distribución en las últimas semanas.

Variante B.1.351:

  • Situación geográfica: Extendida en Sudáfrica y países vecinos. Casos puntuales en Europa (alta prevalencia en Tirol, Austria a partir de un brote epidémico).
  • Características estudiadas: Probablemente más transmisible y posibilidad de escape a la repuesta inmune adquirida tras infección natural o generada por algunas vacunas.
  • Situación en España: En España se han detectado 15 casos (9 de ellos pertenecen a un mismo brote y otros cuatro están posiblemente relacionados entre sí).

Variante P.1:

  • Situación geográfica: Extendida en la región amazónica de Brasil. Escasos casos comunicados en otros países, principalmente en viajeros.
  • Características estudiadas: Pocos datos aún sobre transmisibilidad y virulencia. Posible escape a la respuesta inmune adquirida tras infección natural o generada por algunas vacunas.
  • Situación en España: En España se ha confirmado un caso en un viajero procedente de Brasil. 

Para descubrir las nuevas variantes, los científicos secuencian los casos positivos. La secuenciación es clave en la lucha contra la pandemia, porque permite identificar cuánto se han propagado nuevas variantes y descubrir nuevas. 

No hay datos publicados sobre la capacidad de secuenciación en España, pero una nueva estrategia publicada por Sanidad reduce el objetivo de secuenciar al 1% de los casos positivos y pretende extender la capacidad por todo el territorio, con una “red de laboratorios de referencia” con centros en “todas las comunidades”. 

Todavía no hay suficientes datos para tomar decisiones sobre la necesidad de volver a vacunar 

La aparición de las nuevas variantes y la incertidumbre sobre cuánto durará la inmunidad inducida por las vacunas está haciendo que los fabricantes se preparen ya para la posibilidad de necesitar dosis de refuerzo o incluso un escenario parecido a la gripe en el que haya que vacunarse cada año. 

Alex Gorsky, CEO de Johnson & Johnson, apuesta por esta opción. Gorsky ha explicado que, a medida que el virus se propaga, también muta. Esas mutaciones pueden dar lugar a variantes que disminuyan la eficacia de las vacunas existentes y obligarían a actualizar las vacunas cada año. 

Johnson&Johnson, a punto de ser aprobada en Europa tras recibir luz verde en Estados Unidos: así ayudaría su vacuna en la lucha contra la pandemia

Sin embargo, todavía es pronto para tomar decisiones sobre cambios en las dosis, asegura el informe de expertos. 

"No se recomiendan cambios en las dosis o el régimen de las vacunas actualmente aprobadas hasta que no se cuente con más evidencia", ha sido la conclusión.

"Las decisiones relativas a la necesidad de revacunar se tomarán basadas en estudios proactivos de evolución viral y datos clínicos y epidemiológicos", explica el informe.  

Otros artículos interesantes:

Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias