Pasar al contenido principal

Todos los escenarios posibles para los Presupuestos Generales en su paso por el Congreso

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno Borja Sanchez Trillo / Gettyimages
  • El proyecto de Presupuestos para 2019 del Gobierno llega al Congreso este martes para el debate de enmiendas a la totalidad.
  • Salvo que el Ejecutivo consiga levantar alguna de esas enmiendas, no contará con los apoyos suficientes para aprobar esas cuentas públicas.
  • En caso de que los presupuestos no salgan adelante, podría comenzar la cuenta atrás para unas nuevas elecciones anticipadas.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado del Gobierno para este año alcanza la fase más crucial de su tramitación. Tras la comparecencia de los ministros para el análisis por partidas en las comisiones sectoriales del Congreso, el texto llega al Congreso para enfrentarse a las enmiendas a la totalidad que, de salir adelante, podrían suponer el fin de las cuentas, y por extensión de la legislatura.

Por el momento, los vetos que han presentado el PP, Ciudadanos, ERC, el PDeCAT, Coalición Canaria y Foro Asturias suman, teniendo en cuenta los parlamentarios de cada partido, los votos suficientes para evitar que los presupuestos salgan adelante. A pesar de que las enmiendas vienen presentadas por seis partidos diferentes, estas se votan en bloque por lo que sumarían 185 votos, por encima de los 176 que es la mayoría absoluta. 

Sin embargo, no se descarta que el Gobierno negocie hasta el último momento con los dos partidos catalanes para evitar dar al traste con su proyecto de cuentas.

Leer más: El Gobierno de Pedro Sánchez estudia convocar elecciones generales el próximo 14 de abril

Por el momento, el Gobierno cuenta con el apoyo confirmado de 155 diputados, los 84 del PSOE, los 67 de Unidos Podemos-En Comú-En Marea y los 4 de Compromís.

Sin embargo, necesita como mínimo de 21 votos más para poder alcanzar la mayoría simple que permitiría continuar con la tramitación parlamentaria de los Presupuestos, que entraría en el terreno de las enmiendas parciales.

También existe la posibilidad de que las 6 enmiendas a la totalidad salgan adelante y frenen el trámite presupuestario, lo que abocaría a una compleja renegociación de las cuentas o a convocar elecciones anticipadas, una eventualidad que hasta ahora se ha evitado a pesar de una moción de censura, una investidura en minoría y varios meses de bronca constante en el Congreso.

Estas son los 4 escenarios matemáticamente posibles respecto al debate y votación de enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado de 2019.

Escenario 1: ERC y PDeCAT mantienen sus enmiendas, los presupuestos no salen adelante y se convocan elecciones anticipadas

  • PSOE (84) + Unidos Podemos-En Comú-En Marea (67) + Compromís (4) = 155 diputados
  • Apoyo mayoritario a las enmiendas a la totalidad: 155 votos a favor, 185 en contra (PP, Ciudadanos, ERC, PDeCAT, UPN, Foro, CC)
  • Principal ventaja: Sánchez evita ceder ante Ciudadanos o ERC y PDeCAT
  • Principal desventaja: el PSOE, tras haber alcanzado el Gobierno con la primera moción de censura exitosa de la democracia, pierde el poder sin haber podido aprobar cuentas propias.

En caso de que el Gobierno no consiga que ERC y PDeCAT retiren sus enmiendas a la totalidad, no contaría con apoyos para evitar el descalabro de su proyecto presupuestario. Esta situación provocaría probablemente un adelanto electoral, aunque supondría reconocer que Pedro Sánchez ya no cuenta con la mayoría que le invistió presidente en junio y que no ha conseguido aprobar las medidas negociadas durante estos meses.

Ante las urnas, Sánchez podría intentar rentabilizar su falta de sintonía con Ciudadanos, por un lado, y con ERC y PDeCAT, por otro, presentando un perfil centrista en un momento de polarización. Sin embargo, el descalabro sufrido en Andalucía y la incapacidad para negociar con los partidos catalanes podría pasar factura al PSOE.

Escenario 2: El Congreso aprueba las enmiendas, se prorrogan las cuentas de 2018 y el Gobierno evita convocar elecciones

  • El Congreso aprueba las enmiendas a la totalidad de PP, Ciudadanos, ERC, PDeCAT, Coalición Canaria y Foro Asturias, lo que fuerza al Gobierno a retirar su proyecto de cuentas públicas para 2019
  • Se mantiene la prórroga de los Presupuestos de 2018
  • Principal ventaja: El Gobierno evita tener que pactar con los partidos catalanes y elude el adelanto electoral
  • Principal desventaja: Es poco probable que el PSOE quiera seguir gobernando a través de la prórroga de unos presupuestos que elaboró el PP tras presentar una propuesta de cuentas públicas que incluyen sus principales propuestas electorales.

La aprobación en el Congreso de las 6 enmiendas a la totalidad al proyecto presupuestario no supone automáticamente la convocatoria de elecciones anticipadas. Podría darse la situación de que, ante la imposibilidad de sumar apoyos a su proyecto, el PSOE decida optar por mantenerse en el Gobierno a través de la prórroga de las cuentas públicas de 2018.

Esta opción, a pesar de que supondría evitar la celebración de elecciones anticipadas, parece poco probable, teniendo en cuenta que el Gobierno lleva meses negociando y elaborando el actual proyecto de presupuesto. Por ello, no parece factible que el PSOE se apoye en las cuentas que elaboró el anterior Ejecutivo del PP para seguir gobernando con sus apoyos parlamentarios en duda.

Leer más: Pedro Sánchez anuncia que habrá Presupuestos, incluso si se ve "obligado" a lidiar con el objetivo de déficit del Gobierno de Rajoy

Escenario 3: ERC y PDeCAT retiran sus enmiendas a la totalidad y los Presupuestos superan el trámite

  • PSOE (84) + Unidos Podemos-En Comú-En Marea (67) + ERC (9) + PDeCAT (8) + PNV (5) + Compromís (4) = 177 diputados
  • Mayoría absoluta
  • Principal ventaja: El PSOE evitaría un adelanto electoral y los partidos catalanes mejorarían su posición negociadora ante el Gobierno
  • Principal problema: La falta de consenso entre el PSOE y los partidos catalanes respecto al proceso independentista

Para dar luz verde a las cuentas públicas para el año próximo, Pedro Sánchez necesita ganarse el apoyo de los mismos partidos que apoyaron la moción de censura contra el anterior presidente, Mariano Rajoy. A pesar del distanciamiento entre el Gobierno central y los dos partidos que conforman el Gobierno catalán, es la opción más factible para que las cuentas superen las enmiendas a la totalidad.

A favor de este escenario juega el acuerdo presupuestario alcanzado con Unidos Podemos y la disposición del PNV a apoyarlo, siempre que se acuerde con ERC y PDeCAT la retirada de sus vetos. En contra, pesa el rechazo dentro del PSOE a dialogar con los partidos catalanes después de que la Generalitat haya puesto sobre la mesa negociar el derecho de autodeterminación.

Escenario 4: Ciudadanos retira su enmienda y se abstiene en la votación para salvar los Presupuestos

  • PSOE (84) + Unidos Podemos-En Comú-En Marea (67) + PNV (5) + Compromís (4) = 160 diputados
  • Mayoría simple: 160 votos a favor, abstención de Ciudadanos (32), 155 votos en contra (PP, ERC, PDeCAT, UPN, Foro y CC)
  • Principal ventaja: El PSOE evitaría pactar con los partidos catalanes y acercaría posturas con Ciudadanos antes de las elecciones municipales y autonómicas
  • Principal problema: Ciudadanos ha hecho campaña para pedir un adelanto electoral

Entrando ya en el terreno de las opciones menos factibles, pero matemáticamente posibles, podría darse la situación de que el Gobierno mantenga su negativa a negociar con los partidos catalanes la retirada de sus vetos a los presupuestos y negocie en cambio con Ciudadanos para que finalmente no presente su enmienda a la totalidad.

Un acuerdo así, después de las elecciones andaluzas y de últimas movilizaciones en las que ha participado el partido naranja, parece bastante difícil. Sin embargo, en el seno del PSOE se ve con mejores ojos el diálogo con Ciudadanos que cualquier posible acercamiento a los partidos catalanes, que reforzaría la retórica más dura de los partidos de la oposición respecto a la situación en Cataluña.

A esto se suma el hecho que deberían aunar los votos de PNV y Ciudadanos, dos fuerzas contrapuestas y antagónicas que se han negado a votar en la misma decisión. 

Y además