Pasar al contenido principal

Los trabajadores de cruceros cuentan cómo son los diminutos camarotes en los que viven, tan pequeños que casi no pueden moverse

Foto de una cabina del Princess Cruises
Foto de una cabina del Princess Cruises, enviada por una trabajadora. Trabajadora anónima de Princess Cruises
  • Una de las ventajas de vivir en un crucero es no tener que buscar vivienda ni que pagar alquiler, pero también tiene un precio: habitaciones muy pequeñas y compartidas.
  • Esto es aún peor en el caso de los trabajadores que tienen sueldos más bajos, como los camareros y los miembros de la tripulación o del personal.
  • Algunos de los 39 trabajadores y extrabajadores de cruceros que han hablado con Business Insider cuentan que no tienen apenas espacio para moverse en sus camarotes.
  • Los gerentes y los responsables de dirigir el barco sí tienen sus propias habitaciones, pero no son lujosas.

Una de las ventajas de vivir en un crucero es que nunca tienes que buscar dónde vivir ni que pagar alquiler, pero también tiene un precio: habitaciones muy pequeñas, compartidas y que van cambiando con el barco.

Esto es aún peor cierto en el caso de los trabajadores con peores sueldos, como los camareros y los que desempeñan funciones de servicio al cliente, que son conocidos como miembros de la tripulación o del personal. 

Algunos de los 39 trabajadores y extrabajadores de cruceros que han hablado con Business Insider cuentan que no tienen mucho espacio para moverse en sus camarotes. (La mayoría de los que se mencionan en esta historia pidieron ser citados sin su nombre real por temor a represalias de sus superiores).

Una cabina de pasajeros del Caribbean Princess, de Princess Cruises.
Una cabina de pasajeros del Caribbean Princess, de Princess Cruises. Princess Cruises

"Compartía un camarote con otra azafata, así que nos tendríamos que preparar (para trabajar) al mismo tiempo, y no era posible", relata una exazafata de Costa Cruises. "Teníamos que turnarnos".

Costa Cruises no ha respondido a las preguntas de Business Insider.

"No podía abrir los brazos sin darme con algo", cuenta un antiguo trabajador de un barco operado por Norwegian Cruise Line. "Era muy estrecho".

Norwegian Cruise Line tampoco ha respondido a las peticiones de comentarios.

El baño del camarote de un trabajador en un barco de Norwegian Cruise
El baño del camarote de un trabajador en un barco de Norwegian. Extrabajador del grupo

La tripulación y los miembros del personal a menudo tienen un compañero de cuarto, aunque a veces tienen tres. Sus habitaciones están amuebladas de forma sencilla, suelen tener una cama, escritorio, armario, algunos estantes y un pequeño baño. 

Los trabajadores también pueden compartir el baño con la habitación contigua a la suya o usar un baño común con el resto de sus compañeros de su planta.

Los gerentes y los responsables de dirigir el barco, conocidos como oficiales, tienen sus propias habitaciones, aunque no son lujosas. Además de espacio extra, pueden tener algunos accesorios adicionales, como un televisor o un frigorífico.

"Comparado con algunos de los camarotes de la tripulación, teníamos un bonito camarote", afirma un ex gerente de inventario de Royal Caribbean Cruises.

Pero cuando estás acostumbrado a tener un compañero de habitación, mudarte a un camarote individual puede parecer una gran mejora.

"El camarote individual era realmente enorme", asegura Chad Stone, ex director de producción de Seabourn Cruise Line, que se trasladó de una habitación compartida a una individual tras recibir un ascenso. "No podía creer lo grande que era".