Pasar al contenido principal

Los trabajadores de cruceros dicen que tienen tanto sexo a bordo que es comparable con las residencias universitarias

Los cruceros fomentan una intensa cultura de conexión.
Los cruceros fomentan una intensa cultura de conexión. Mikhail Starodubov/Shutterstock
  • El sexo entre los trabajadores de los cruceros es omnipresente, según reconocen a Business Insider antiguos y actuales empleados de cruceros. 

  • Algunos comparan esa cultura de relaciones sexuales como parecida, o incluso superior, a la de una residencia universitario.

  • Pero la cultura sexual abierta que existe en los cruceros también puede llevar a comportamientos agresivos o inapropiados.

  • Las relaciones románticas entre los empleados se desarrollan y terminan mucho más rápido que en tierra, lo que, junto con la rotación frecuente de la plantilla, puede dificultar las relaciones a largo plazo.

Entre las muchas características distintivas de un trabajo en un crucero está el hecho de que vives con tus compañeros de trabajo. Eso puede resultar en vínculos inusualmente estrechos entre los empleados y en una cantidad inusual de relaciones sexuales entre ellos, según han contado a Business Insider antiguos y actuales empleados de cruceros. Algunos han pedido hablar bajo condición de anonimato por temor a represalias de sus antiguos o actuales empleadores. 

"Hay mucho sexo en los cruceros", explica un ex gerente de casino de la compañía Holland America Line.

Algunos comparan la cultura de las relaciones sexuales con la que se puede ver en una residencia universitaria. Y, al igual que allí, la actividad sexual es alimentada por el consumo frecuente de alcohol. El sexo entre los empleados es tan generalizado que el ex camarero y subastador de Carnival Cruise Line, Brian David Bruns, explica que un compañero de trabajo se sorprendió cuando Bruns no se había acostado con nadie durante su primera noche en el barco.

"¿Qué demonios, tío?", le dijo el compañero de trabajo, según ha contado Bruns.

Pero la cultura sexual permisiva en los cruceros también puede llevar a comportamientos agresivos o inapropiados. Una ex empleada de Royal Caribbean Cruises, que ahora trabaja para Carnival, ha explicado que uno de sus gerentes en Royal Caribbean hacía comentarios sobre su orientación sexual y la criticaba por no cambiar nunca su peinado.

Royal Caribbean no respondió a una solicitud de comentarios.

Otra empleada actual de Carnival ha contado en un momento dado estaba saliendo con un hombre cuyo contrato estaba a punto de terminar. Los compañeros de trabajo masculinos le recordaban la inminente partida de su novio y, tan pronto como él se marchó, le empezaron a hacer propuestas bajo el pretexto de consolarla.

Leer más: Esta es una de las mayores desventajas de vivir en un barco, según varios ex trabajadores de cruceros

Las relaciones se mueven más rápido que en tierra firme

Las relaciones románticas entre los empleados se desarrollan y terminan mucho más rápido que en tierra, lo que, junto con la rotación frecuente de la plantilla, puede dificultar las relaciones a largo plazo.

"Un mes en un barco es como dos años en tierra, porque pasas mucho tiempo con esta gente", explica Taylor Sokol, ex director de cruceros de Holland America.

Pero la estrecha proximidad entre los empleados puede dificultar el mantenimiento de un espacio saludable de una pareja romántica, cuneta Sokol.

"Es difícil darle a alguien su espacio cuando vives a unos 3 metros de distancia".

Chad Stone, ex gerente de producción de Seabourn Cruise Line, asegura que esta cultura de relaciones rápidas en los cruceros fue en parte una de las razones por la que dejó de trabajar en ellos. En un momento dado, se comprometió con una compañera de trabajo, pero esa relación acabó un mes después al enterarse de que su prometida le había engañado durante una pausa entre contratos.

Las relaciones a largo plazo son difíciles

El estilo de vida de los cruceros también hace que la perspectiva de criar a los niños sea un desafío, ya que los trabajadores de los cruceros firman contratos que los mantienen a bordo durante meses seguidos. Nina Beader, ex empleada del personal juvenil de Carnival, cuenta que decidió dejar de trabajar en cruceros en parte porque quería algún día tener una familia y temía que un trabajo en un crucero le impidiera pasar suficiente tiempo con sus hijos.

"No quería acabar teniendo 40 años y no tener una familia", expone.

Un empleado de Royal Caribbean, que ha pasado dos décadas trabajando en cruceros, ha expresado su ambigüedad sobre la extraña naturaleza que tienen los romances a bordo. Está considerando despedirse para siempre de los cruceros en parte porque no conducen a relaciones a largo plazo, pero también ha notado que sus amigos que están en relaciones convencionales no parecen estar satisfechos con ellas.

Leer más: Así es por dentro el crucero más grande del mundo: robots camareros y una tirolina de 9 plantas

"Miro a mis amigos de todo el mundo que tienen relaciones que se considerarían normales, y no encuentro a muchos de ellos demasiado felices", dijo. "Todavía estoy muy contento con mi estilo de vida de soltero y sin tener que responder ante nadie. Estoy bien con eso por ahora".

¿Has trabajado en un crucero? ¿Tienes una historia para compartir? Envía un correo electrónico a este reportero a mmatousek@businessinsider.com

Y además