Los trabajadores de Glovo están un paso más cerca de conocer las entrañas del algoritmo de la empresa: por qué es importante

Tres repartidores de Glovo mirando la aplicación

REUTERS/Valentyn Ogirenko

Este jueves se han celebrado elecciones sindicales en Glovo en Madrid. Los trabajadores del área de supermercados fantasma de la compañía de reparto, los únicos con contrato laboral con la empresa catalana ?la parte de delivery continúa con riders autónomos?, votaron para elegir a sus representantes en el comité de empresa.

El resultado final, según ha podido saber Business Insider España, ha sido de 8 representantes del sindicato UGT y 5 del sindicato de Vox Solidaridad, de los cuales 9 son repartidores, 2 son pickers y 2 son personal administrativo. 

Estas no son las primeras elecciones sindicales que se celebran en el seno de la empresa catalana, en mayo se formó el primer comité en Cataluña, donde CCOO sacó 10 representantes y UGT 3. 

Sin embargo, más allá de lo que pueda suponer que los trabajadores de Glovo se organicen, estas elecciones son importantes porque, una vez constituidos dichos comités, los representantes de los riders podrán solicitar información a la empresa sobre el algoritmo que rige su trabajo.

Así lo contempla la famosa ley rideren un apartado que un año más tarde de su entrada en vigor ha pasado desapercibido debido a que la atención la ha acaparado exclusivamente la cuestión de la laboralidad entre plataformas y repartidores.

Uber Eats vuelve a repartir con 'riders' autónomos: así es su nuevo sistema

Además de establecer la presunción de laboralidad, la ley obliga a las empresas a informar a los representantes de los trabajadores de "los parámetros, reglas e instrucciones en los que se basan los algoritmos o sistemas de inteligencia artificial" que afecten "a la toma de decisiones que pueden incidir en las condiciones de trabajo", o "el acceso y mantenimiento del empleo".

¿Qué significa? Que los trabajadores tienen derecho a conocer las entrañas del sistema algorítmico que rige su día a día. Como, por ejemplo, en función de qué elige a un repartidor u otro para realizar un pedido, si discrimina por ser hombre o mujer, o si tiene en cuenta el historial del trabajador, si es más lento o más rápido, si ha tenido algún incidente en el pasado, etc. 

En definitiva, los trabajadores tienen nuevas armas para conocer qué hay detrás de las notificaciones que les llegan a sus terminales, avisándoles de que tienen que realizar una tarea.

Por ahora, los únicos que han podido elegir a sus representantes y formar los comités de empresa han sido los empleados de la parte de supermercados fantasma, un área muy diferente al delivery de comida preparada de los restaurantes.

Estos trabajadores tienen un contrato laboral, un salario y horario fijo, a diferencia de sus compañeros que están pedaleando en la calle, quienes siguen siendo autónomos a pesar de mencionada ley rider, y, por lo tanto, tienen unos ingresos variables y puedes conectarse o desconectarse a su antojo para trabajar.

Los secretos del algoritmo y sus características afecta en menor medida a los empleados de la parte de almacenes, quienes no están tan expuestos a la flexibilidad, incertidumbre y las diferentes variables, como el hecho de ir en moto o en patinete y te lleguen diferentes tipos de pedido, o de si reparten a una hora de mayor o menor demanda, que predominan en el modelo de sus compañeros.

La herramienta de Yolanda Díaz

Por el momento, el Ministerio de Trabajo dirigido por la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz, ha presentado una guía para que los trabajadores tengan una orientación a la hora de exigir a la empresa la información que crean pertinente en relación a los algoritmos de gestión de tareas.

Esta guía o herramienta consta de varios epígrafes con preguntas que recaba información acerca de por ejemplo, la lógica y el funcionamiento de cada algoritmo. Esto permite conocer las diferentes variables y parámetros que utiliza, así como los tipos de perfiles que elabora. 

"Es bienvenida, pero no suficiente": UGT pide más al Gobierno y a su propuesta de herramienta para que las empresas informen sobre sus algoritmos laborales

Además, sirve para entender las consecuencias que pueden derivarse de la decisión automatizada, como por ejemplo, en materia de igualdad o si existen problemas de sesgo. Por último, el punto final se refiere a si los trabajadores están al corriente del uso de este tipo de sistemas algorítmicos en su trabajo. 

Glovo no es la única empresa de delivery en donde se están celebrando elecciones sindicales, en Just Eat también se están formando los primeros comités de empresa de repartidores en diferentes ciudades de España.

Otros artículos interesantes:

La Comisión Europea investiga por sorpresa los locales de Glovo y Delivery Hero por posible cártel

Delivery Hero pagó menos de la mitad de lo pactado inicialmente por el 50% de Glovo, que ya ha perdido 170 millones en el primer semestre

Cuenta atrás para el cierre de la venta de Glovo a Delivery Hero: cómo será la nueva etapa para Óscar Pierre y la marca española

Te recomendamos