Pasar al contenido principal

Hay una brecha cada vez más profunda entre los trabajadores de Google: los que tienen acceso a comida gratis y los que no

Trabajadores de Google.
REUTERS/Peter Power
  • Los vendedores de Google que han sido trasladado de los campus de la compañía a otros edificios han perdido beneficios, como el programa de comidas gratis.
  • En su lugar, hay un sistema por el cual los trabajadores pueden coger comida precocinada —sandwiches, burritos— y pagar en una caja automática su coste.
  • Google se justifica en que han sido trasladado a oficinas GOVO: por sus siglas en inglés, edificios operados por Google pero ocupados por vendedores. No tienen las mismas ventajas que los campus corporativos.
  • "Es como trabajar para otra compañía totalmente distinta", ha dicho uno de los afectados, que se ha trasladado de uno de los campus de Silicon Valley a las oficinas de San Jose.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Se acabó la comida gratis en Google. Solo, claro, si eres uno de los desafortunados ingenieros que pertenecen a la plantilla de contratistas y proveedores de la compañía.

Google ha reubicado recientemente a un grupo de los llamados trabajadores de ventas. Lo ha hecho desde los amplios cuarteles generales del gigante de Silicon Valley hacia una instalación cercana en San Jose. Además del cambio de ubicación, el grupo de al menos 100 trabajadores ha descubierto que ya no pueden disfrutar de los muchos restaurantes gratis de la compañía, que se habían convertido en emblemáticos dentro de la experiencia laboral en Google.

En lugar de los abundantes almuerzos gratis, los trabajadores tienen ahora acceso a una nevera con una adusta selección de sandwiches y comidas precocinadas. Una empanada de microondas cuesta 2,59 dólares.

Las comidas gratis en Google representan un importante beneficio —además de las políticas de largas vacaciones y los seguros sociales— que la compañía está ahora reservando a sus trabajadores a tiempo completo. Para los temporales, proveedores y contratistas de Google —conocidos internamente como los TVC, por las siglas de temporaly, vendor and contract workers—, estos cambios implican que trabajar para la compañía ya no es el empleo de los sueños que se suele vender. Los TVC pueden llegar a ser más de la mitad de la plantilla global.

Leer más: Los trabajadores de Google escuchan tus conversaciones con Google Home, aunque Google no avisa de ello

"Es decepcionante, y me hace pensar que Google quiere lo mínimo con nosotros. La falta de comunicación en todo este proceso de reubicación ha dejado un sabor agridulce", ha dicho uno de los contratistas a Business Insider.

Google ha confirmado que algunas instalaciones no ofrecen a los trabajadores las mismas ventajas y beneficios que otras. Es porque algunas instalaciones como las oficinas de San Jose están pensadas para los GOVO, las siglas en inglés de edificios operados directamente por Google y ocupados por esta plantilla de vendedores y proveedores. En los GOVO tampoco existen las mismas ventajas que en las instalaciones de los campus de Google, conocidos internamente como los GOGO, edificios en propiedad y operados por Google.

"Google ha entrado en nuevos segmentos de negocio y contratado a más empleados, por lo que necesitamos más expertos y técnicos de soporte ajenos a la compañía. A veces el trabajo es mejor si lo hacen empleados de Google. Otras veces, el trabajo es mejor si lo hacen compañías especializadas que tienen perfiles especializados y pueden dar formación, apoyo y oportunidades de ascenso a sus trabajadores", ha explicado un portavoz de Google a Business Insider.

"Nos esforzamos por crear lugares de trabajo y oportunidades económicas que funcionen tanto para la gente que empleamos directamente como para la extensión de plantilla de proveedores, temporales y contratistas independientes", ha zanjado.

Un paraíso perdido: "Como trabajar en una empresa totalmente diferente"

Pero al plantear un escenario en el que hay comidas para unos y para otros no, Google está poniendo en riesgo un aspecto de su cultura empresarial tan conocido como el logo multicolor de su conocido buscador.

Leer más: Google estuvo 10 años investigando qué define al jefe 'perfecto': estas son las 10 cualidades más importantes que descubrieron

La sede de Google en Mountain Views y todas las oficinas satélites a nivel internacional están dotadas de restaurantes que sirven a los trabajadores desayunos, comidas y cenas gratis. Más que simples cafeterías corporativas, estos comedores tienen sus establecimientos con cocina especializada —como mexicana, india o comida sana— y sus propias singularidades. No es difícil encontrar fotos publicadas en Instagram por trabajadores de Google enseñando platos con pato asado, guisantes, rape o helado.

Los trabajadores de las oficinas de San Jose —quienes fundamentalmente han trabajado hasta ahora en departamentos de ingeniería, según una fuente cercana— fueron promovidos de trabajar en campus cercanos de Google en mayo. La misma fuente ha dicho que estos empleados solo fueron advertidos tres días antes de su traslado de que dejarían de disfrutar de algunos beneficios, como el programa de comidas gratis.

Fuentes que prefieren guardar el anonimato han indicado a Business Insider que en lugar de 'todo el café que puedas tomar', las neveras de San Jose tienen sandwiches, burritos y empanadas calientes por las que hay que pagar. El programa de comidas incluye un "sistema de honor" con cámaras cerca de cada nevera para asegurarse de que los trabajadores pagan la cantidad apropiada de cada producto.

"Personalmente, me plantearía dimitir", dijo uno de los TVC, que todavía trabaja en una oficina con ventajas como la de la comida gratis, al conocer las condiciones en San Jose.

Un portavoz de Google no ha confirmado si las comidas de estas neveras están subvencionadas por la empresa, pero una de las fuentes consultadas cree que no es así —compró hace poco un pastel de carne y le costó más de 5 dólares—. El portavoz sí ha defendido que hay snacks y bebidas gratis en las oficinas de San Jose, habitaciones con microondas y neveras para la plantilla, algo similar al resto de edificios de la empresa en el país.

Un vistazo a una de las neveras de Google en San Jose.
Un vistazo a una de las neveras de Google en San Jose. Cortesía de un trabajador de Google.

Otra novedad en las oficinas de San Jose, dijo una de estas fuentes, es que no se admiten mascotas —Google ha dicho que las políticas de mascotas las plantean los propietarios de cada uno de sus edificios—.

"Realmente es como trabajar en una empresa distinta", lamentó una de las fuentes.

El portavoz de Google dijo que algunos de los empleados TVC, por la naturaleza de sus trabajos, es más probable que estén en los campus de la compañía junto a los empleados a tiempo completo. Algunos de estos vendedores o proveedores, por ejemplo, asumen roles en la gestión de seguridad. Debido a su puesto, es imperativo que su trabajo sea presencial.

Leer más: Google ha prohibido a sus empleados protestar contra las políticas LGBTQ+ de YouTube en el desfile del Orgullo de San Francisco

Google ha dicho que el transferir de un campus de Google a una de sus instalaciones para TVC a este tipo de plantilla no es algo necesariamente fuera de lo común y que este tipo de movimientos se determinan mediante informes regulares. Si el rol de un trabajador TVC no requiere que esté en una oficina de Google, ha explicado el portavoz, entonces el trabajador debería estar en una oficina distinta.

Una fuente ha determinado a Business Insider que al menos 50 de estos vendedores y proveedores se han movido a las instalaciones de San Jose recientemente, y que el edificio tiene un amplio espacio para acomodar a más compañeros.

¿Ciudadanos de segunda clase?

La decisión de mover a la plantilla sin ofrecerles las mismas ventajas se ha convertido en una tendencia creciente en Google, que está recortando costes y aumentando la seguridad corporativa. En un manual interno con preguntas habituales, al que ha tenido acceso Business Insider, Google detalla la lista de "recortes significativos" y las "mejoras en la seguridad en las operaciones con vendedores" como dos razones para mover a este grupo a oficinas exclusivas desde 2016.

Las prácticas de Google de contratar temporales y subcontratas en lugar de empleados a tiempo completo han sido criticadas en varias ocasiones mientras que la empresa solo quiere amortiguar sus costes laborales. Aun así, la compañía mantiene que la razón para hacer esto es contar con la total influencia de las habilidades únicas y concretas de cada uno de estos grupos.

Un portavoz de Google no ha confirmado cuántas oficinas GOVO opera, pero sí ha numerado el porcentaje de staff temporal en un 3% de toda la plantilla de la empresa. Así, las subcontratas solo supondrían un 0,5% del personal. Esto implica que si la plantilla TVC supone el 54% de la compañía, según publicó el New York Times, entonces el 50,5% —al menos 110.000 trabajadores— podrían ser considerados como vendedores, siendo sometidos a condiciones de trabajo distintas a las de los empleados a tiempo completo.

Leer más: La CEO de Google España dice que el año que viene habrá casi 1 millón de puestos de trabajo vacantes en la UE: esta es la razón

Mejorar los derechos de la creciente plantilla de TVC ha sido el centro de las demandas y de los movimientos organizados dentro de Google. Como resultado, la compañía ha dicho que impondrá una línea básica de beneficios para estos empleados, como un salario mínimo, seguridad social y bajas por paternidad o maternidad. Exigirán a los empleadores de vendedores en los EEUU un pago mínimo de 15 dólares para 2020.

Sin embargo, la compañía no ha conseguido lo propio con la plantilla de sus subcontratas, como por ejemplo una cláusula que impide demandas sino que exige resolver las diferencias entre empleador y empleado mediante un arbitraje forzoso. Los trabajadores de Google consiguieron tumbar esta cláusula en febrero. La compañía también ha dado pasos que podrían dañar la eficacia de los trabajadores TVC; los ha dejado sin acceso a los chats y foros internos de la compañía.

Los trabajadores de la plantilla TVC que han hablado con Business Insider se han sentido discriminados en algunos momentos en los que trabajaban para Google: desde haber tenido que pagar billetes de un dólar y medio por utilizar los autobuses lanzadera dentro de un complejo de Google —que es gratis para los empleados a tiempo completo— hasta haber tenido que llevar insignias rojas en la ropa que los distinguen por su estatus de temporales. Un ex trabajador de TVC lo ha confirmado: "Había un sentimiento generalizado de que éramos ciudadanos de segunda".

Y además