Trabajé en el Black Friday durante años: la gente es muy borde y no siempre es el día para encontrar las mejores ofertas

Rajean Blomquist

Cortesía de Rajean Blomquist

  • Rajean Blomquist, de 58 años, que ha trabajado muchos años en tienda, señala que en el Black Friday parecía que los compradores dejaban de mostrar cualquier tipo de educación.
  • Destaca, además, el duro trabajo de los meses anteriores y los horarios de ese día señalado.

Este artículo se basa en una traducción de una conversación con Rajean Blomquist, de 58 años, una profesional de las relaciones públicas que, después de ser ama de casa, aceptó un trabajo en una tienda durante la temporada de vacaciones. Ha sido editada por motivos de extensión y claridad.

En 2005, interrumpí mi carrera como profesional de relaciones públicas para ser madre de familia. Pero en 2007, después de tener mi cuarto hijo, necesitaba interactuar con adultos. Quería volver a trabajar, a tiempo parcial, y me enteré de que había un puesto vacante en una tienda.

Nunca había trabajado en una tienda

Había trabajado en un restaurante de comida rápida, fui vendedora de Avon durante muchos años y tenía experiencia en trabajar con todo tipo de personas gracias a mi carrera como relaciones públicas

Mis turnos eran de 4 a 6 horas y, cuando empecé, ganaba menos de 10 dólares la hora. El trabajo era agotador. Tenía que reponer artículos y subir escaleras en la trastienda para coger pesadas pilas de 15 a 20 vaqueros. Cuando llegaba a casa después de esos turnos, me dolía todo el cuerpo. 

Trabajé en la tienda durante años. La mayor parte de mi experiencia trabajando allí fue agradable porque me encantaba interactuar con los clientes constantes. 

Durante los 2 meses previos al Black Friday el trabajo era incesante

En el tiempo previo al Black Friday, todos los días nos llegaban cajas con mercancía nueva, y yo me encargaba de desembalarlas, hacer el inventario, sacar cada artículo, desmontar todas las cajas y llevarlas a la parte trasera de la tienda. Revisaba entre 10 y 15 cajas por hora. 

El Black Friday es un día con gran variedad 

A menudo, teníamos una cola fuera de la tienda el Black Friday. Suele ser un día de compras en familia, lo que significa que la tienda vio a muchos niños ese día, aunque no vendiéramos ropa para ellos. 

Soy madre de 4 hijos, así que tengo paciencia con los niños. Sin embargo, cuando te pasas una hora doblando camisas en una mesa y un niño lo estropea todo en unos segundos resulta muy molesto. 

 

Clientes maleducados

En su mayor parte, los compradores estaban de buen humor. Sin embargo, siempre había unos pocos  que eran maleducados y actuaban como si prefirieran estar en cualquier sitio menos comprando en la tienda, a pesar de estar allí, a la caza de las mejores ofertas.

Por ejemplo, si había cola para pasar por caja, se les oía resoplar y decir cosas como: "¿Esta cola se va a mover alguna vez? ¿Qué estáis haciendo? Menos cháchara. Llama a más gente".

Hay gente que no tiene paciencia. Siempre me preguntaba por qué estaban comprando en el Black Friday, uno de los días de compras más concurridos del año. En esos momentos, miraba para otro lado o simplemente sonreía. No era el momento para discutir.

A veces, algún cliente ocasional dejaba el vestuario hecho un desastre. Pero en el Black Friday, era horrible. Iba a limpiar los probadores y no solo había un montón de ropa en el suelo, sino que la gente dejaba sus bolsas de comida rápida, pañales sucios y, como éramos una tienda que admitía perros, a veces incluso pis y caca.

Con los años, el Black Friday empezó cada vez más temprano

Mi primer año, la tienda abrió a medianoche. Unos años más tarde, abrió a las 7 de la tarde. 

Yo estaba en casa, preparando la comida de Acción de Gracias para mi familia. Apenas podía sentarme y disfrutar de un bocado antes de tener que ir a trabajar a mi tienda. Esto es algo a lo que nunca me acostumbré ni me sentí bien. 

No creo que sea apropiado, ni siquiera familiar, que las tiendas abran en medio de la cena de Acción de Gracias.  

El Black Friday no siempre tiene las mejores ofertas 

En el Black Friday se ofrecieron grandes ofertas, desde un 50% de descuento hasta promociones de "compre 2 y llévese uno gratis". Pero aun así, puede que no te convenga comprar en ese día. 

No solo hay que lidiar con las colas y el mal humor de los demás compradores, sino que a menudo se pueden encontrar ofertas similares en Internet sin tener que sortear el caos. 

Aunque he visto mucho y he hecho mucho, después de trabajar en el Black Friday durante casi una década, puedo decir con seguridad que no lo volvería a hacer.

Otros artículos interesantes:

Así aprieta Amazon a los vendedores de cara al Black Friday ante las bajas previsiones de ventas

"Esconde tu dinero", Jeff Bezos advierte antes del Black Friday de la crisis que viene: 3 inversiones a prueba de recesión

Regalos de Navidad en Black Friday: estos son los mejores que puedes comprar

Te recomendamos