Pasar al contenido principal

Las tablas de la renta 2019: así puedes calcular tu retención

Una mujer delante del ordenador calculando cómo ahorrar.
Getty Images
  • A falta de aprobar los Presupuestos Generales 2019, los tramos de IRPF 2019 serán los mismos que en la renta 2018,
  • Se mantienen los tramos pero aumenta el mínimo exento de tributar
  • El tipo máximo de IRPF en 2019 será del 45%

Los tramos de IRPF 2019 son clave para saber cuál será tu retención de IRPF en la nómina y cuántos impuestos pagarás en la declaración de la renta del próximo año. Estos tramos son los que convierten a la renta en un impuesto progresivo donde paga más que quien más gana y suelen ser bastante estables en el tiempo.

Salvo en casos de reformas fiscales, los tipos de IRPF suelen heredarse de un año para otro.

Los tramos de IRPF en 2019

¿Cuáles son los tipos de IRPF en 2019? Los mismos que en 2018 salvo cambio de última hora o modificación a mitad del ejercicio, como ya ocurrió en 2016.

Con los Presupuestos Generales del Estado 2019 sin aprobar por el momento, ahora mismo el acuerdo entre PSOE y Podemos para subir el IRPF en 2019 está en suspenso. Tanto es así que la Agencia Tributaria ya ha adelantado el algoritmo para el cálculo de las retenciones en la nomina de 2019 sin cambios en los tramos de la renta.

De esta forma, estos son los tipos de la renta aprobados para 2019:

Tramos de IRPF 2019

¿Qué es lo que puede cambiar en estos tramos en 2019? Si finalmente toma cuerpo el pacto entre PSOE y Podemos habrá un aumento de impuestos para las clases más altas. A efectos prácticos esto se plasmaría con la creación de dos nuevo tramos de IRPF para quienes ganen más de 130.000 euros y 300.000 euros respectivamente.

Leer más: 10 cosas que puedes hacer antes de final de año para pagar menos en la Renta 2018

En concreto, quienes ganen más de 130.000 euros tributarían a un tipo máximo del 47% y las rentas superiores a 300.000 euros a un 49%. ¿Quiere esto decir que Hacienda se quedaría con casi la mitad de su salario? Nada más lejos de la realidad. La clave está en cómo se aplican los tramos de la renta y lo que se conoce como el tipo marginal.

Cómo funcionan los tramos de IRPF

La renta es un impuesto progresivo que va incrementando la presión fiscal conforme aumentan los ingresos. Para que lo entiendas mejor, una persona con un salario de 30.000 euros no tendrá que pagar 9.000 euros en impuestos a un tipo del 30% ni una que gane 65.000 euros pagará 29.250 euros (un 45%).

Los porcentajes de la tabla se aplican de forma progresiva, primero uno y después otro. Así, la factura fiscal se reduce enormemente. Esto es lo que pagas en cada tramo.

Cuántos impuestos pagas según las tablas de la renta 2019

El resumen es que esa persona que gana 30.000 euros pagará en la renta 7.225,5 euros, casi 2.000 menos que si el IRPF no fuese progresivo. En segundo caso la factura fiscal se reduce todavía más. De los 29.250 euros pasa a 20.151,5 euros.

Además, estos tramos ni siquiera se aplican de forma íntegra sobre tu salario. En la renta existen también unos mínimos exentos, que este año son 15.947 euros, y una serie de reducciones en función de tu situación personal y familiar. La reducción básica, para una persona soltera menor de 65 años es de 5.550 euros. Así, de partida, esa persona que gana 30.0000 euros es como si solo hubiese ganado 24.450 euros.

Estas dos variables se tienen en cuenta la ahora de calcular las retenciones de IRPF en la nómina. Por eso mismo aunque ganes 22.000 euros es fácil que entre el mínimo exento y las reducciones, tu tipo marginal, el máximo que se te aplica, no sea del 30% y que el tipo medio esté también muy por debajo de 24%.

Esto se reflejará en la retención de IRPF que te practique la empresa y que se recalcula a principios de año o en caso de que cambie tu situación laboral o personal. Si eres padres o madre, debes comunicarlo a la empresa para que recalculen la retención y también deberán hacerlo si te han subido el salario. Eso sí, ahora que sabes cómo funciona el IRPF entenderás también que eso de que si ganas el sueldo puedes recibir menos por las retenciones, no es más que uno de los muchos mitos fiscales que circulan por ahí.