Exoesqueletos para niños: cómo la colaboración público-privada puede impulsar proyectos que ganan premios a nivel europeo

Un niño al que le están ajustando el exoesqueleto pediátrico adaptable.
Un niño al que le están ajustando el exoesqueleto pediátrico adaptable.

Oficina Europea de Patentes

  • El pasado 21 de junio la investigadora española, Elena García, ganó el premio popular de la Oficina Europea de Patentes por su innovación del primer exoesqueleto pediátrico, una tecnología que puede ayudar a niños con discapacidad a caminar. 
  • Business Insider España ha tenido la oportunidad de hablar en profundidad con García para discutir, entre otras cuestiones, la relevancia de la colaboración público-privada a la hora de sacar adelante iniciativas como la suya. 
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

El pasado 21 de junio se conoció la noticia de que la científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Elena García, había sido elegida ganadora del premio popular de los European Inventor Award 2022. Los premios, otorgados por la Oficina Europea de Patentes (OEP), premiaban la innovación de García al haber creado el primer exoesqueleto pediátrico adaptable del mundo.

La investigadora española había sido nominada en mayo junto a otra compatriota que había patentado un material cerámico no fungible a altas temperaturas. García ha sido la elegida por el público entre los 13 finalistas del Premio al Inventor Europeo 2022, recibiendo el mayor número de votos de un total de 23.000. 

Business Insider España ha podido entrevistar a la investigadora española para hablar, entre otros temas, sobre cómo la patente ganadora le ha permitido emprender, fundar la empresa Marsi Bionics y comercializar con ella el primer exoesqueleto pediátrico adaptable del mundo.

"Como investigadora es un sello de diferenciación", ha valorado García al preguntarle por el premio. "Para mí es un premio muy relevante y del que estoy muy, muy orgullosa", ha recalcado la investigadora, haciendo referencia a que se trata de un distintivo que pone en valor la tecnología que han desarrollado. 

Primeros pasos de la investigación

VIDEO

Exoesqueleto pediátrico de Marsi Bionics: ATLAS 2030

La tecnología que ha recibido el premio se empezó a desarrollar en el año 2009, cuando la investigación de la ingeniera robótica se centraba en otras cuestiones:  "Estaba trabajando en temas de locomoción, robots ágiles, incluso empezaba a trabajar ya en exoesqueletos, pero pensando más en la amplificación de fuerza para un entorno industrial".

En ese momento, García conoció a Daniela, una niña que había sufrido un accidente, y a sus padres, que acudieron a ella para pedirle ayuda. Comenzó a indagar y descubrió que 17 millones de familias en todo el mundo sufrían esta problemática que no tenía solución a la vista. 

"Ellos fueron los que nos transmitieron la necesidad que había", ha explicado la investigadora del CSIC. Ese encuentro motivó primero un cambio en su investigación y posteriormente en toda su carrera. 

"Evidentemente fue la primera niña que probó el primer prototipo que hicimos", ha indicado García refiriéndose a Daniela. "Fue el primer momento, de tantos otros que hemos vivido después, en el que un niño se pone de pie por primera vez, empieza a caminar y aparecen esas sonrisas". 

Colaboración público-privada

Elena García, ingeniera robótica y fundadora de Marsi Bionics.

El desarrollo del exoesqueleto pediátrico fue una investigación pública financiada por el CSIC, un proyecto que dio lugar a la patente que ha sido premiada en los European Inventor Award 2022. Al preguntarle a la galardonada por el proceso de obtención de la patente ha señalado que "todo el proceso se hace a través de la Vicepresidencia de Transferencia de Tecnología del CSIC". 

Una vez que el proyecto había sido un éxito, García decidió emprender y transferir el conocimiento de la investigación pública a una iniciativa privada. "Lo que hicimos fueron unos contratos de licencia de las patentes, en las que yo era la autora, pero la titularidad era del CSIC", ha explicado.

"Se hicieron unos acuerdos en los que se incorporaba una cláusula donde el CSIC se reservaba el derecho de entrar a participar en la sociedad", ha afirmado la investigadora, relatando que fue algo que la entidad ejecutó más adelante y que "fue importantísimo para conseguir la transferencia de tecnología".

García fundó Marsi Bionics junto a su socio, un proceso que, según ha expresado a Business Insider España, fue "complicadísimo". "En el 2013 prácticamente no había mecanismos para la transferencia de tecnología, ni se hablaba de transferir". 

La investigadora ha indicado que los 2 primeros años sobrevivieron "a base de crowdfunding". En el 2016 entró en el proyecto un socio industrial y en 2018 recibieron por parte de la Comisión Europea el instrumento PYME, lo que supuso "una inyección económica importante", de unos 2 millones y medio de euros, que les permitió iniciar un proceso de industrialización. 

"Ha sido un trayecto de 7 años hasta obtener el marcado CE de los productos", ha asegurado García, un distintivo que les permite comercializar los exoesqueletos pediátricos adaptables. 

"Antes se buscaba crecimiento a cualquier precio, ahora se busca eficiencia": los requisitos de los grandes fondos de inversión están cambiando, según el cofundador de Factorial

Relevancia de las patentes para destacar entre inversores

Prueba de un exoesqueleto pediátrico adaptable.

En ese trayecto han sido imprescindibles las patentes, cuya titularidad se comparte con el CSIC, pero en las que "cada vez tiene más presencia la empresa", ha explicado García, que ha destacado que, en la última que han registrado, el 60% de titularidad corresponde a la empresa y el 40% al CSIC. 

Las patentes son significativas porque suponen una diferenciación con respecto a otras tecnologías. "La patente es un sello de garantía, de la ventaja competitiva de la empresa", ha especificado la fundadora de Marsi Bionics. 

La patente garantiza que el producto que se comercializa es diferente de otros, según García, algo que "puede hacer que tu presencia en el mercado sea más importante que la de otros desarrolladores". En definitiva, se trata de un elemento que "mira mucho el inversor".

Además, la patente aumenta la presencia de la empresa internacionalmente, "la credibilidad", recalca la ingeniera robótica, en un mercado global en el que "los players son Estados Unidos, Japón, Israel?". "Podamos competir con este tipo de actores lógicamente gracias a que tenemos una tecnología patentada, protegida e incluso premiada internacionalmente".

Inversión externa y futuro del proyecto

Momento de la entrega del Premio al Inventor Europeo 2022 a Elena García.

Ganar el premio popular de los European Inventor Award 2022 podría servir como aliciente para impulsar la inversión externa de un proyecto que se encuentra en proceso de expansión, pero García asegura que la coyuntura actual es "complicada"

"Hay una situación macroeconómica difícil y esto lo que hace es que la mayoría de los fondos, sobre todo de capital riesgo, estén muy cautelosos", ha expresado. La fundadora de Marsi Bionics ha señalado que esto genera que las inversiones se estén destinando antes a proyectos que "minimicen el riesgo", relacionados con el software, de "bajo coste y rápida rentabilidad".

En ese sentido, las cualidades de un proyecto como Marsi Bionics, que, según su fundadora, "está un poco en las antípodas de todo esto", ha generado que la captación de inversión sea más complicada. "Estamos buscando otras opciones, a través de inversiones de corporativos, también valorando algunos fondos de deuda...". 

Sin embargo, García ha querido destacar que "la Comisión Europea considera Marsi Bionics una empresa de alto potencial" y que esta situación puede deberse a que el proyecto se encuentre todavía en fases iniciales de inversión. 

Otros artículos interesantes:

Exoesqueletos pediátricos y materiales cerámicos no fungibles: 2 españolas entre las finalistas de los ‘European Inventor Award’

El día a día de un trabajador con el Exosoft, uno de los pocos exoesqueletos españoles de uso industrial que es capaz de repartir mejor cargas de hasta 20 kilos y corregir la postura

Mover exoesqueletos con estímulos mentales ya es una realidad: en Francia un hombre paralítico logra caminar gracias a sensores implantados en el cerebro

Te recomendamos