La división que más factura de Prosegur cambia de modelo ante el auge de la "seguridad híbrida", que exige combinar "tecnología, datos y personas"

Empleados de Prosegur en una imagen de archivo.
Empleados de Prosegur en una imagen de archivo.
REUTERS/Benoit Tessier

El mundo está cambiando. Las amenazas ahora son híbridas, y por eso algunos especialistas consideran que la industria de la seguridad también debería serlo.

Es el caso de Fernando Abós, director general de Prosegur Security. Como responsable de una de las principales líneas de negocio de la multinacional española, Abós explica en una entrevista con Business Insider España en qué consistirá la seguridad híbrida en la que su propia compañía ya se está adentrando.

"El término híbrido se emplea en muchas cuestiones, pero no de una manera clara en la seguridad. Sí hablamos de conflictos híbridos, de amenazas híbridas. Por eso, pretendemos hacer de la seguridad híbrida una especie de marca de nuestro negocio". En realidad, es algo más que una declaración de intenciones. El modelo de negocio de Prosegur Security está cambiando.

No es baladí: la facturación de Security, la división de vigilancia y tecnología de la compañía, superó los 469 millones en el primer cuarto de 2022, lo que refleja casi el 50% de los ingresos de toda la multinacional en ese período (que fueron de 947 millones de euros).

Lo hace en un sector en el que también está impactando la digitalización. Pero la automatización de procesos en un elemento tan crítico como es la seguridad a veces no es sostenible. No si se hace de una manera descabezada. Por eso, el directivo de la firma repite una y otra vez en la entrevista el triángulo sobre el que se levanta la seguridad híbrida: tecnología, datos y personas.

"El concepto de la inteligencia contextual es clave. Con un patrón y un algoritmo metido en una máquina no puedes, con un vigilante sí". Un modelo de inteligencia artificial puede estimar que a determinada hora pueden desaparecer más artículos de la estantería. Pero esa información no es inteligencia, ni puede servir para prevenir la entrada de clientes.

Esta startup analiza en tiempo real todos los datos que generan las personas que entran a una tienda: Prosegur ya usa su tecnología para ajustar su personal en un local de Primark

En cambio, la experiencia de un vigilante sí puede ayudar a determinar cuáles son los riesgos a los que se está exponiendo un establecimiento o las instalaciones de uno de los clientes de Prosegur. También la manera de abordarlos es algo a donde la tecnología tampoco llega: si se intercepta a un individuo, ¿es mejor hacerlo delante del resto de clientes? ¿Después de pasar por caja?

"Trabajamos con tecnología, pero los desarrollos no deben ir de forma aislada". "Muchos clientes podían estar acostumbrados a que determinado personal de su plantilla se encargase de la contratación o actualización de las cámaras de circuito cerrado", reconoce el responsable de Prosegur Security. "Ese modelo ya no vale".

El mercado de la seguridad dentro de unos años, si se corroboran las tesis de Prosegur Security (fundadas en las conclusiones de un reciente estudio de Prosegur Research), será algo más similar al Security as a Service que compañías de software y tecnología han puesto de moda. No se contratarán cámaras o vigilantes al peso, sino que se tendrá acceso a una plataforma de seguridad integral.

Esa plataforma de seguridad integral, como Prosegur Connect, la propuesta que hace la corporación española, dará los datos y la inteligencia necesaria a los clientes para que estos sepan ajustar sus necesidades y darles respuesta con un servicio más flexible y atendido en tiempo real por especialistas desde un centro de operaciones de seguridad (SOC).

Fernando Abós, director de Prosegur Security.

Un modelo ya en España que se prepara para su desembarco internacional

Este modelo como servicio o de seguridad híbrida, como lo define Abós, ya se está probando con grandes clientes españoles, y se prepara para dar el salto internacional, con la vista puesta fundamentalmente en el mercado estadounidense. Hunde sus pies en dos plataformas tecnológicas. La primera se llama Plataforma Operativa Prosegur Security, POPS.

POPS es una aplicación que se instala en los terminales móviles que la empresa cede a sus vigilantes. Además de contar con algunas opciones administrativas —los vigilantes pueden fichar sus horas de trabajo a través de ella—, con ellas los trabajadores también pueden registrar incidencias o eventos que sucedan en el lugar que estén desplegados.

Abós expone un ejemplo. Si en una plaza de una gran ciudad se convoca una manifestación, en cuanto un vigilante declare una incidencia, a través de la plataforma se podrá remitir una alerta al resto de vigilantes de establecimientos que estén desplegados en esa misma plaza. Eso les permitirá anticiparse a posibles eventos o tomar decisiones tan drásticas como bajar una persiana.

POPS es el punto de entrada de una ingente cantidad de información y datos que después pueden procesarse y convertirse en inteligencia. Fernando Abós explica que "el vigilante que tenemos ocho horas en un sitio también puede hacer más cosas".

Todos esos datos se trasladan después a una interfaz llamada Connect. Cada cliente tiene su propia interfaz de Connect, que es una solución tecnológica de Prosegur. La firma española está apostando por los desarrollos y el software propio. En esa interfaz, los datos aparecen ya convertidos en inteligencia, tras pasar por las manos de especialistas.

Un juego de elige tu propia aventura para evaluar a candidatos de McDonald's: cómo Hr bot factory está personalizando los procesos de selección para encontrar al empleado ideal

De esta manera, Prosegur, más allá de cámaras de circuito cerrado o del despliegue de vigilantes, está ofreciendo la capacidad de informar a sus clientes sobre qué productos 'desaparecen' más a menudo, en qué establecimientos se producen más 'eventos', a qué horas, para que así puedan adoptar decisiones en materia de su propia seguridad.

"Vamos hacia un modelo de seguridad en el que solucionar el problema de un cliente de la manera más favorable en términos de coste y beneficios", incide Abós. "Con esta inteligencia se pueden empezar a cambiar procesos. No me imagino a nadie trabajando en el ámbito de la seguridad sin un SOC operando en tiempo real".

Abós entiende que pensar en conceptos de seguridad aislada como los tradicionales resultan ya un poco "arcaico" para "el mundo en el que viene". Para abordar esta nueva dimensión que adquirirá el negocio, Prosegur abrirá nuevos centros de operaciones de seguridad en las que especialistas con tiempo real pueden seguir y apoyar a los agentes desplegados mediante pantallas.

Estos SOC se radicarán uno por cada mercado en el que esté presente Prosegur, que también prepara la creación de uno de estos nuevos centros en Madrid, donde ya contaban con uno. Estará listo para después de verano.

Otros artículos interesantes:

Telefónica acaba de comprar por 300 millones la mitad del negocio de alarmas de Prosegur

Cuánto gana un empleado de Prosegur en España: este es el sueldo y sus condiciones laborales

Prosegur reorganiza la cúpula y la división de ciberseguridad 2 meses después de sufrir un ataque informático

Te recomendamos