Pasar al contenido principal

Un experto explica por qué la transformación digital también cambiará la educación: "Nos formamos como si todos fuéramos a ser doctores en la universidad"

Rafael Tamames, fundador de Findasense
Rafael Tamames, fundador de Findasense. Findasense
  • Business Insider charla con Rafael Tamames, fundador de Findasense y autor de Qué robot se ha llevado mi queso.
  • Tamames predica un cambio en el modelo educativo para crear trabajadores con mayores conocimientos prácticos que teóricos, como parte del proceso de transformación digital que vivimos.
  • La robotización, en lugar de destruir empleo, está reduciendo el paro en aquellos países con mayor inversión en este sentido, según explica.

La transformación digital no es sólo un proceso que afecta a al mundo empresarial, sino que empieza a arraigar en el estadio inmediatamente anterior al trabajo: la formación. Por eso, la educación está mutando hacia un modelo más práctico y menos teórico, donde la aplicación práctica de las nuevas tecnologías prevalece sobre el conocimiento puro y duro.

"Seguimos teniendo una formación como si todos fuéramos a ser doctores en la universidad", explica Rafael Tamames, fundador de Findasense y autor de Qué robot se ha llevado mi queso, para resumir el cambio de paradigma al que, en su opinión, debe enfrentarse España en materia educativa.

Su análisis parte de la premisa de que la digitalización —en especial, la robotización en el sector industrial y el empresarial— no es un proceso al que haya que temer por parte de los trabajadores; muy al contrario, sostiene que es precisamente la inversión en transformación digital la que conduce a una reducción del desempleo.

Leer más: Los efectos de la globalización en la educación en España

"En España, salvo algunas excepciones, el 70% u 80% de lo que elige la gente es Periodismo, Empresariales, Psicología... y, al final, no tienen trabajo, hay un desempleo bastante fuerte", analiza Tamames.

"Lo que yo propongo es una revolución en el sector formativo y en la educación universitaria en España. Ya hay universidades como las anglosajonas que están desmontando el mito de la formación, con clases a distancia, modelos prácticos —y el título no les importa ya tanto—, pero en España estamos muy lejos de eso", continúa.

La solución se basa en la correlación que Tamames establece entre el índice de robots por empleado y la tasa de desempleo.

"España invierte el 4% del PIB en educación, mientras que Corea del Sur o Singapur invierten casi el 7%. Y allí hay unos 500 robots por cada 10.000 empleados y hay un 4% de paro, que es pleno empleo. Alemania, que también es uno de los países top 10 en robots por empleado, también tiene un desempleo bastante bajo. Tenemos la oportunidad en España de invertir en formación, pero si nos seguimos durmiendo vamos a acabar siendo un país bastante pobre", explica.

"La teoría de que los robots nos van a dejar sin empleo y se acabará el mundo se hunde con estos datos", sostiene.

Una alternativa a la falta de un pacto educativo en España

En este contexto, Tamames propone una "alternativa" a la falta de un pacto de Estado en materia educativa en nuestro país.

"Tenemos un modelo formativo que, tanto en la parte política como en la parte institucional, nadie es capaz de cambiar. No hay un pacto educativo para los próximos 20 años en España", lamenta.

Así, explica que la labor de Findasense, como la de las empresas digitales, es "reconvertir profesiones: la gente venía de la universidad y ahora está haciendo cosas totalmente diferentes; sus 4 ó 5 años se los podría haber ahorrado. Y eso es muy triste".

"Que la educación sea reglada o no, es indiferente; lo importante es que sea útil. Seguimos teniendo una formación como si todos fuéramos a ser doctores en la universidad. Y, al final, la gente va a la universidad para conseguir un trabajo, en un 99% de los casos", sostiene.

"Los españoles, como sucede en Latinoamérica, tenemos una gran aversión al cambio, tenemos la sensación de que el Estado nos tiene que resolver la vida y pensamos que la formación nos tiene que venir como dada, no buscarla nosotros mismos", argumenta Tamames, al tiempo que apela a un "cambio también en la persona".

Por eso, es "la persona la que tiene que demandar formación continua" en su empresa. "Es importante porque no nos queda más remedio que renovarnos tecnológicamente", reflexiona.

Uno de los ámbitos en los que más hace hincapié es en los llamados soft skills, como por ejemplo "saber hacer una presentación", una serie de herramientas que son "supernecesarias en el mundo actual y en las que no te forma nadie, ni la escuela, ni la universidad...".

"Hemos creado en Exponential Education (EXE) [la rama educativa de Findasense] una acción formativa para otras empresas centrada en transformación digital", que se divide esencialmente en dos partes: una más técnica y otra orientada a conseguir que los empleados y directivos asimilen los cambios que conlleva esta transformación tecnológica.

"Porque la asimilación es el gran reto", concluye.

Y además