Pasar al contenido principal

Así van a transformar las grandes tecnológicas el sector de la salud

médico robot
Pixabay
  • Las tecnológicas irrumpen en el sector salud y la revolución del big data promete una salud a la carta. 
  • El análisis de los datos sanitarios permitirá una salud más personalizada.
  • Exclusión y obsesión por la tecnología: la cara oscura de la nueva salud.
  • Estados Unidos y China lideran la transformación digital en el ámbito sanitario.
  • Las causas de la desconocida guerra por las patentes de salud de Google, Apple y Amazon

La atención sanitaria demanda cada vez más las innovaciones que están sufriendo otros sectores. El análisis de los datos ha llegado ya a la gestión del empleo, la lucha contra el cambio de climático, el retail e, incluso, el petróleo

La revolución del Big Data irrumpe ahora en la salud y promete más eficiencia y personalización y un abaratamiento de costes. 

Las grandes tecnológicas parecen haberse dado cuenta de su capacidad transformadora y han puesto la diana en el ámbito sanitario:  Google, Microsoft y Apple han solicitado 313 patentes de atención médica desde 2013, según el informe Life Sciences 4.0 de la consultora EY. 

El enorme volumen de datos que manejan estas compañías y sus herramientas para extraer valor de ellos los convierten en los socios perfectos de las empresas tradicionales de la salud que se han quedado atrás en la digitalización pero conocen mejor las necesidades del sector.

Con patentes que abarcan desde la diabetes hasta el Párkinson, pasando por las enfermedades cardiacas, las tecnológicas pisan fuerte en salud y pueden causar una auténtica revolución.

Leer más: Las causas de la desconocida guerra por las patentes de salud de Google, Apple y Amazon

El "Spotify de la salud" será el que comprenda que "la salud digital va a ser la salud a secas"

Ignacio Hernández Medrano
Ignacio Hernández Medrano Asociación de Investigadores en eSalud (AIES).

Muchos agentes está pujando por ser el líder de este modelo y el informe de EY asegura que las plataformas que resistan será aquellas que “apoyen la recolección de datos fácil y transparente" y permitan que se compartan. 

“Ganará el que mejor entienda que esto va de digital, que la salud digital va a ser la salud a secas”, augura Ignacio Hernández Medrano, médico y fundador de dos proyectos de salud digital pioneros en España, en una conversación con Business Insider España. 

“Los consumidores están cada vez más cómodos con modelos en los que alquilan un acceso a un producto o servicio , pagan una suscripción o se comprometen a comprar productos en intervalos regulares para conseguir descuentos: ¿por qué no pagar por la salud de esta forma?”, cuestiona el informe. 

Leer más: Los deberes de Europa para convertirse en referente en Inteligencia Artificial: así podría adelantar a China y Estados Unidos

Hernández Medrano opina exactamente lo mismo: “no sé quién será el Spotify del mundo de la salud, pero los millennials no conciben otra forma de hacer las cosas”

Las claves del éxito residen en crear una oferta que se alinee con “las necesidades físicas y emocionales del individuo, en vez de obligarle a adoptar soluciones predeterminadas”, afirma el informe”. Y Julio Mayol,  director médico del Hospital Clínico San Carlos y director de la Unidad de Innovación del IdISSC, añade en una conversación por teléfono que “encontrarán su nicho si reducen la complejidad en la toma de decisiones”. Algo que parece que ya están haciendo, según un estudio de Business Insider Intelligence, que asegura que estas tecnologías van a tener éxito "mejorando la salud, reduciendo costes y mejorando la interacción". 

El estudio pone como ejemplo la tecnología de IA de IBM usada en el Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Carolina del Norte, y que ha demostrado ser muy efectiva a la hora de designar tratamientos de cáncer. Así mismo, investigadores de Stanford han desarrollado un algoritmo que diagnostica la neumonía con más acierto que la radiología usada actualmente. 

El camino hacia una salud personalizada 

Julio Mayol

“Una de las oportunidades clave que emerge del mundo de los datos es la personalización”, explica el informe, y Hernández Medrano asegura que la medicina personalizada es hacia donde se dirige este nuevo modelo.

Sin embargo, Mayol advierte del esfuerzo que requiere llegar a este tipo de salud adaptada a las necesidades de cada individuo. “Tienen que ocuparse de mucho más que los datos clínicos porque no son datos de pacientes sino datos de la lectura que los médicos hacemos sobre lo que les pasa a los pacientes”; y tratándose de buscar la solución perfecta para cada persona, el matiz es importante. 

“Tendrán que obtener información sobre el comportamiento del individuo concreto y entender cuál es la experiencia del paciente y qué es lo que espera”, asegura a Business Insider España. 

Hernández Medrano también augura un modelo sanitario “más accesible y democratizado”, que acorte costes, y permita la descentralización. Prevé un sistema caracterizado por el auge de la Inteligencia Artificial y en el que se transforme el papel del médico, que en la mayoría de los casos actuaría como “un notario”. 

Se pasará de "un sistema de salud reactivo a un sistema de salud proactivo", según una investigación de CBInsights. En este nuevo sistema, el paciente no acudirá al médico cuando se sienta enfermo, sino que se capturarán datos de forma pasiva mediante distintos dispositivos y será el médico el que "contacte con el paciente cuando detecte alguna anomalía". 

También habrá “una clara distinción entre patología grave y patología leve”, según Hernández Medrano. Una estará gestionada a distancia por chatbots, mientras que la patología grave se tratara de una forma “más tradicional”, explica. 

En general, si se gestiona de forma ética, Mayol cree que desembocará en un sistema sanitario en el que haya “una mejor comprensión para responder a lo que necesitan los pacientes” y un espacio donde se pueda “responder a las necesidades de más personas y crear valor para más gente”. 

En el peor de los casos…

Black Mirror: chip en el cerebro
Fotograma de Arkangel, episodio de la cuarta temporada de Black Mirror. Netflix

La irrupción de las tecnológicas en el espacio de salud tiene su cara oscura. “Nos vamos a hacer más hipocondríacos, unos obsesivos de los wearables”, cree Hernández Medrano. 

Sin embargo, Mayol es mucho más contundente: “podemos evolucionar hacia un modelo de dictaduras tecnológicas, donde haya unas élites y unas masas que queden excluidas”.  En este modelo en el que los datos deciden, Mayol cree que puede tomar una deriva en la que “se ofrecerán servicios a quien aporte valor y quien no pueda, queda excluido”.

John Hancock, una de las aseguradoras más importantes en Norteamérica, anunció recientemente que solo ofrecería un seguro a aquellos con móviles o wearables que registren todas sus actividades físicas: un seguro interactivo. Para 2019, todos los clientes que deseen cobertura médica deberán registrar sus datos a través del dispositivo que prefieran y serán estos datos los que determinen el alcance de su seguro. 

La decisión generó muchas críticas, que se preguntaban si el nuevo sistema las empresas seleccionaría a los clientes más rentables y aumentaría el precio a los que considerara menos saludables.

Leer más: Fuga de talento y falta de inversión: los grandes retos con los que debe luchar la investigación española en IA

Ante la posibilidad de exclusión por razón económica, Medrano defiende que “existen estudios que afirman que lo digital mejora la salud en sectores con menos poder adquisitivo”. 

En este aspecto, mercados emergentes como India o Indonesia son clave para garantizar el éxito de estos modelos, según el informe de Business Insider Intelligence. En estos mercados, las tecnológicas tienen menos competidores y hay una mayor necesidad de soluciones en el ámbito de la salud por la existencia de muchas zonas aisladas y empobrecidas: "una de las ofertas de valor más fuertes de la salud digital es que se puede ofrecer de forma remota con un coste igual o menor", asegura el informe. 

Además, el informe resalta que la mayor parte de estas poblaciones cuenta con un dispositivo móvil, lo que es una "base excelente sobre la que lanzar ofertas de salud digital". 

También Julio Mayol concede el beneficio de la duda a este futuro más negro:  “hay tecnologías que permiten que el usuario pueda rebelarse contra las dictaduras tecnológicas, como el blockchain que impide la concentración de información”. 

Estados Unidos y China a la cabeza de la transformación 

Transformación digital de Sanitas

Sanitas

“Los casos de éxito vienen de fuera”, asegura a Business Insider España Hernández Medrano, que señala a Estados Unidos, China, Israel y Reino Unido. 

Julio Mayol coincide y, aunque dice que “España no está mal posicionada”, asegura que ahora mismo hay dos grandes bloques liderando. Mayol establece una división entre un “modelo individualista humanista” que pone al consumidor en el centro y “una tecnodictadura”. En el primero se enmarcan los grandes de Silicon Valley, mientras que China encabeza el otro modelo. 

Sin embargo, España tiene dos proyectos de referencia desarrollados por el propio Ignacio Hernández Medrano: Savana y Mendelian. Savana analiza información de las historias clínicas y anticipa modelos predictivos con tecnología algorítmica y de Big Data. Por su parte, Mendelian es una inmensa red de datos y tecnología para facilitar y acelerar el diagnóstico de las enfermedades raras. 

Julio Mayol, que dirige la Unidad de Innovación del Instituto de Investigación Sanitaria San Carlos, cuenta que desde la entidad han trabajado con marcas como Fujitsu para hacer más rápida y certera la toma de decisiones clínicas a través de lA. También asegura que España está avanzada en cuestión de imagen y bioinformática aplicadas al ámbito sanitario. 

Recientemente, Sanitas, una de las mayores compañías de servicios sanitarios del país, ha presentado su proyecto de transformación digital. Sobre el IoT, la Inteligencia Artificial y el Big data, la compañía tiene como objetivo mejorar la experiencia del usuario y acortar las distancias entre paciente y médico; así como introducir nuevas tecnologías tanto en hospitales como en el domicilio que faciliten la asistencia y la toma de decisiones.