Trasplantan por primera vez en la historia una oreja humana impresa en 3D

Oreja trasplantada en 3D

Microtia-Congenital Ear Institute/3DBio Therapeutics

La impresión 3D no solamente le augura un potente futuro a la industria alimentaria para cultivar en laboratorio alimentos como la carne, sino que ya está revolucionando la medicina, donde estos aparatos pueden imprimir desde prótesis a órganos o piel artificial para curar heridas.

También tiene otras múltiples aplicaciones, como la preparación quirúrgica, medicina regenerativa o el desarrollo de fármacos personalizados en farmacología. Esta semana se ha logrado todo un hito: trasplantar por primera vez una oreja impresa en 3D a una paciente con éxito.

A la mujer beneficiada por esta técnica pionera se le reconstruyó el oído externo utilizando un implante de tejido vivo impreso en 3D, el primer ensayo clínico de esta índole. La tecnología se ha desarrollado para personas con microtia, una rara condición congénita en la que uno o ambos oídos externos están ausentes o formados de forma incompleta.

La paciente es una mujer mexicana de 20 años que nació con la oreja derecha afectada por este problema. El trasplante se llevó a cabo con éxito el pasado mes de marzo en Estados Unidos, aunque no ha sido hasta ahora que 3DBio Therapeutics ha aportado los detalles acerca del implante y el procedimiento. 

Mucho más que hamburguesas 'falsas': 13 alimentos que las startups de 'foodtech' ya han conseguido imprimir en 3D o cultivar en un laboratorio

La oreja implantada está compuesta por un andamio de hidrogel de colágeno impreso en 3D con las propias células de cartílago del paciente. “El bioimplante se imprime en un tamaño y forma que coincide con la oreja opuesta del paciente para la implantación”, detallan los autores en el comunicado de prensa.

La oreja continuará regenerando el tejido del cartílago con el paso tiempo, dándole una apariencia totalmente natural. 

El siguiente paso será que otros 11 pacientes con microtia unilateral se inscriban en el ensayo clínico, realizado en Los Ángeles (California), y San Antonio (Texas). 

El estudio médico explorará la seguridad y las propiedades estéticas de reconstruir orejas haciendo uso de esta tecnología. En la actualidad, se emplean técnicas más invasivas, como sacar cartílago de las costillas de los pacientes o los implantes de polietileno poroso (PPE). 

Este es "un momento verdaderamente histórico", celebró Daniel Cohen, director ejecutivo de 3DBio. Su tecnología podría extenderse a otras áreas médicas y en el futuro, contribuir a la ansiada impresión de órganos en 3D.

Otros artículos interesantes:

Nuevo hito para el mercado de la carne cultivada: imprimen en 3D el bistec de laboratorio más grande hasta la fecha

Órganos milagrosos: trasplantan con éxito un hígado tratado 3 días fuera del cuerpo a un paciente con cáncer

Combinar estos medicamentos para la hipertensión con ibuprofeno puede dañar permanentemente los riñones, según un estudio

Te recomendamos