La transfusión de anticuerpos de pacientes curados por coronavirus a enfermos podría ser un tratamiento efectivo

Un investigador trabaja con ejemplos de genomas en un laboratorio de una compañía biotecnológica.
Un investigador trabaja con ejemplos de genomas en un laboratorio de una compañía biotecnológica.
REUTERS/Thomas Peter
  • Médicos estadounidenses buscan volver a implantar una antigua terapia para enfermedades infecciosas: hacer transfusiones de anticuerpos de la sangre de pacientes recuperados a otros enfermos graves.
  • El plan es pedir a los sanos que donen su sangre, de la cual se aislaría el plasma para que, después de detectar toxinas y virus, se transfunda a personas enfermas o de alto riesgo. 
  • La teoría es más simple que la práctica, ya que se necesita más investigación sobre el COVID-19.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Científicos de todo el mundo trabajan a contrarreloj para encontrar una vacuna que consiga acabar con el coronavirus. Sin medicamentos o vacunas aún aprobados para el COVID-19, los médicos buscan volver a implantar una antigua terapia para enfermedades infecciosas: hacer transfusiones de anticuerpos de la sangre de pacientes recuperados a otros enfermos graves, según ha publicado la revista de la facultad de medicina de la Universidad de Washington en St. Louis.

Esta técnica ya se aplicó con bastante éxito durante la pandemia de gripe española de 1918, cuando notaron que las personas que se habían recuperado eran inmunes a la infección.

Jeffrey P. Henderson, profesor asociado de medicina y microbiología molecular en esa misma universidad, comenta en el artículo que es así como se solían prevenir y tratar otras infecciones virales como el sarampión, las paperas, la poliomielitis y la gripe, pero una vez que se desarrollaron las vacunas, la técnica cayó en desgracia y muchas personas lo olvidaron. "Hasta que tengamos medicamentos y vacunas específicos para el COVID-19, esta técnica podría salvar vidas", añade.

Leer más: Las 13 pandemias más letales de la historia de la humanidad

La transfusión de plasma se usó experimentalmente para tratar a un pequeño número de personas durante el brote de SARS de 2002 y 2003. Los pacientes que recibieron transfusiones de plasma se recuperaron más rápido que los que no.

"Esto es algo que se puede hacer mucho más rápido que el desarrollo de fármacos, porque básicamente implica donar y transfundir", dijo Henderson. "Tan pronto como tengamos individuos que se hayan recuperado del COVID-19, tenemos donantes potenciales y podremos usar el sistema de banco de sangre para obtener plasma y distribuirlo a los pacientes que lo necesitan".

El plan es pedir a los pacientes recuperados que donen su sangre, de la cual se aislaría el plasma para que, después de detectar toxinas y virus, el plasma se transfunda a personas enfermas o de alto riesgo

La teoría es más simple que la práctica, ya que los científicos aún necesitan determinar cuánto anticuerpo hay en la sangre de los pacientes recuperados y cuánto anticuerpo debe administrarse para tratar o prevenir eficazmente COVID-19.

LEER TAMBIÉN: Cómo ver el contenido de Disney Plus en tu Smart TV o televisión antigua

LEER TAMBIÉN: Un hospital italiano está conectando máscaras de buceo de Decathlon a los respiradores de los pacientes críticos de coronavirus para mantener con vida a más enfermos

LEER TAMBIÉN: Compra online en supermercados: qué cadenas mantienen el reparto a domicilio y cuáles lo han suspendido por el coronavirus

VER AHORA: Las acciones de Nvidia se han disparado un 31.000% desde su estreno en bolsa: cuánto habrías ganado exactamente si hubieras invertido 1.000 euros el primer día

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Enfermedades
  3. Medicina