Solo uno por tren: los trabajadores del servicio a bordo de Renfe denuncian el ERTE que les impide garantizar la seguridad de los pasajeros en plena crisis del COVID

Un trabajador de Renfe espera a que los viajeros se suban al tren en Ronda, Málaga.
Un trabajador de Renfe espera a que los viajeros se suban al tren en Ronda, Málaga.
REUTERS/Jon Nazca
  • En los trenes de Larga Distancia de Renfe este verano solo está viajando un tripulante o ninguno, ya que los 2.000 que conforman el servicio a bordo se encuentran en ERTE desde marzo.
  • Por eso, los trabajadores están denunciando la situación, en un momento en que estiman especialmente importante que los tripulantes velen por el cumplimiento de las medidas de seguridad para evitar contagios de coronavirus a bordo.
  • "Los pasajeros nos mandan fotos de gente que se quita la mascarilla, de gente que come a 20 centímetros de otros a los que no conocen... con personal a bordo se podrían cumplir esas medidas", explica uno a este medio.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Solo uno por tren. O a veces, ninguno. Es el número de tripulantes que los pasajeros de los trenes de Larga Distancia de Renfe están encontrando a bordo este verano, debido al ERTE en el que se encuentra el 95% de la plantilla de 2.000 trabajadores desde el mes de marzo.

Por eso, los trabajadores del servicio a bordo de Renfe están denunciando la situación, que consideran especialmente flagrante en plena pandemia del coronavirus, cuando, estiman, es importante garantizar que se cumplen las medidas de seguridad para evitar contagios.

"Los pasajeros nos mandan fotos de gente que se quita la mascarilla, de gente que come a 20 centímetros de otros a los que no conocen... con personal a bordo se podrían cumplir esas medidas", lamenta el representante sindical de Solidaridad Obrera Marcos Calvo, en conversación con Business Insider España.

Estos trabajadores —tripulantes, personal de logística y personal de oficina— prestan habitualmente los servicios de atención y restauración a bordo de los trenes AVE y Larga Distancia de Renfe y de su logística, a través de un acuerdo de la empresa pública con Ferrovial, que en 2013 consiguió esta licitación.

Además, también se hacen cargo del acompañamiento de menores y de personas con movilidad reducida a bordo, así como de la atención de incidentes en los trenes.

Pero dicha plantilla entró en ERTE en marzo por la pandemia del coronavirus y después, en mayo, Renfe desistió del contrato que tenía licitado para seleccionar a una empresa que prestase estos servicios por la incertidumbre de la crisis.

Así, por ahora, y según confirman desde Ferrovial, debe lanzarse un nuevo concurso. Mientras tanto, el servicio se encuentra prorrogado provisionalmente, en una "situación transitoria" pero "no con las condiciones del contrato habitual".

Aparte de estos trabajadores, en los convoys de los trenes de Larga Distancia de Renfe viaja un interventor, que, este sí, es personal de la misma Renfe.

Los tripulantes critican que en Alemania, Francia, Italia y en las aerolíneas se esté prestando servicio a bordo, pero no en los trenes de Larga Distancia de Renfe

El portavoz de los tripulantes explica que "vieron normal" que ante la declaración del estado de alarma y la consecuente caída en los viajes se tomasen medidas como la restricción del servicio a bordo, pero lamenta que con la desescalada vieron cómo multitud de otros servicios volvían a la normalidad, no así el suyo.

Es algo que también subrayan las organizaciones sindicales Comisiones Obreras (CCOO), Confederación General del Trabajo (CGT), Unión Sindical Obrera (USO), el Sindicato Ferroviario Intersindical (SFI) y Solidaridad Obrera (SO), en un comunicado que han dirigido a la Comisión de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana.

Renfe ha explicado que considera que la "lenta" recuperación que prevé para el transporte y las dudas que las nuevas medidas sanitarias de prevención generan sobre la prestación de estos servicios hacen "inviables" las condiciones de los mismos.

Leer más: Cabify y Uber redoblan su esfuerzo por sumarse al taxi pese al rechazo del sector: "Su modelo se basa en incumplir las normas que los demás seguimos"

Hoy por hoy, las cafeterías de los AVE permanecen cerradas, no se presta el servicio de restauración en mesa y tampoco se reparten auriculares, ni prensa.

Pero los tripulantes critican que se haya suprimido dicho servicio por la pandemia cuando sí se presta en los trenes de otros países, como Alemania, Francia o Italia, aseguran, y también en las aerolíneas en España.

Renfe ha explicado a este medio que conforme se recupere la demanda empezará a incorporar servicios de los que ahora está prescindiendo.

Los tripulantes en ERTE están organizando manifestaciones en Madrid, Barcelona, A Coruña, Irún, Bilbao, Valencia, Sevilla y Málaga para protestar por la situación en que se encuentran.

LEER TAMBIÉN: No, no hay evidencia de que el transporte público sea un foco de contagio del virus: aquí tienes por qué

LEER TAMBIÉN: Estas son las medidas en materia de movilidad que todas las ciudades deberían tomar urgentemente para afrontar la pandemia

LEER TAMBIÉN: Cabify no ha colocado en sus coches las mamparas que prometió para proteger a clientes y conductores del coronavirus: en A Coruña solo ha instalado el 50%

VER AHORA: Por qué EEUU quiere prohibir TikTok y qué busca Microsoft con su compra: las claves del culebrón tecnológico de este verano

    Más:

  1. Renfe
  2. Coronavirus
  3. Transportes
  4. Trending
  5. Top
  6. España