Este truco mental puede hacer que te atrevas a hacer algo fuera de tu zona de confort

Niño disfrutando en una tirolina

Getty Images

  • ¿Cuántas veces no has hecho algo por miedo?
  • La bloguera Laura Vanderkam consiguió que su hijo montara en montaña rusa con un simple consejo y se dio cuenta de que era un truco que se podría extrapolar para cualquier persona.
  • A continuación puedes conocerlo y otros pequeños aspectos que debes cambiar, apoyados por expertos, para lanzarte a por eso que aún no te atreves.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ocurre constantemente, hay cosas que quieres hacer que, por diferentes razones, acabas dejando aparcadas. Muchas veces te sientes atraído o incluso apasionado por actividades que se salen de tu zona de confort y por eso no das el paso a realizarlas. 

En Forge, Laura Vanderkam, explica cómo su hijo consiguió perder el miedo a montar en montaña rusa. Esta bloguera cuenta que este se obsesionó, veía infinidad de vídeos sobre montañas rusas pero nunca se atrevía a ir realmente a un parque temático. Así que su madre le propuso una tarea muy sencilla: "Imagínate a ti mismo tras haber realizado esa actividad, y cómo crees que te vas a sentir".

Por qué procrastinar puede derivar en problemas de salud mental y 5 consejos para dejar de hacerlo, según varios expertos

Y funcionó. Su hijo se montó en la montaña rusa, disfrutó y se dio cuenta de lo que lo se hubiera perdido si hubiera hecho caso a ese miedo que lo frenaba. 

Además de realizar el truco de imaginarte haciéndolo, también debes trabajar otros aspectos que te harán afrontar mejor cualquier tarea:

Sé bueno contigo mismo 

Según un estudio de psicología, muchas veces te despersonalizas a ti mismo, es decir, cuando visualizas tu futuro te ves como si fueras otra persona, y eso hace que no focalices en lo que es bueno para ti. 

No te pongas trabas. Por ejemplo, cuando te desmotiva ir a trabajar en invierno tiendes a pensar: "Qué horror sacar las piernas del edredón, estará frío el suelo". En vez de eso, intenta centrarte en lo que te gusta del invierno y sus sensaciones. Piensa en cuando vuelves a casa con frío en la cara, entras y la casa está caldeada te abrigas con tu pijama, coges una manta, y disfrutas de una bebida caliente. 

Una vez más imagínate en el futuro disfrutando de algo que sí te gusta. 

Entiende por qué te ocurre y relativiza tus pensamientos 

Que te cueste hacer algunas cosas o no te lances a la piscina, pero desees hacerlas y tengas esa dualidad interna, no es casual, y tiene una explicación psicológica. 

El investigador de psicología Daniel Kahneman lo explica de una manera sencilla, en realidad es como si dentro de ti hubieran dos personas. Tu 'yo' del pasado que recuerda situaciones y sensaciones constantemente, y tu 'yo' del presente que es quien experimenta. 

Lo que ocurre es que normalmente luchan entre ellos. Por ejemplo, tu 'yo' del pasado quiere volver a apuntarse al gimnasio porque te ayudaba a liberarte del estrés, desconectar y relacionarte con gente, pero a tu 'yo' del presente le da pereza levantarse y ponerse manos a la obra.

El punto de inflexión es el truco que propone Laura, cómo estará ese 'yo' del futuro cuando hagas la actividad. Ya sabes como te sientes y lo que tienes que hacer, solo te falta pasar a la acción. 

Ocurre lo mismo en el trabajo: a veces procrastinas un actividad, porque recuerdas como es hacerla y la odias, pero cuando la terminas, te sientes realizado. Cuando vayas a afrontarla, recuerda como te sientes al finalizarla. 

Otros artículos interesantes:

Por qué procrastinar puede derivar en problemas de salud mental y 5 consejos para dejar de hacerlo, según varios expertos

5 consejos de Bill Gates y otras personas de éxito para ser más productivo cada día en el trabajo

7 miedos que deberías superar si quieres tener éxito en la vida

Te recomendamos

Y además