El truco con el que podrás lograr que la ropa encogida en la lavadora vuelva a su tamaño normal

pareja lavando ropa
  • Algunas telas como el algodón, la lana o el lino pueden encoger fácilmente si te pasas con la temperatura de la lavadora o la secadora.
  • No te preocupes si alguna de tus prendas favoritas ha encogido al lavarla, hay un sencillo truco con el que devolverla a su forma original.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A todo el mundo le ha pasado sacar una prenda de la lavadora y ver que ha encogido.

Has metido entre toda la ropa alguna prenda que no debes lavar a máquina o te has pasado con la secadora. 

El resultado: tu jersey ahora es de talla infantil y tu camiseta ha pasado a ser un top. A veces puedes incluso venir bien. Un truco para que los vaqueros te queden ceñidos como al principio de comprarlos, es ese, lavarlos. 

Tras pasar por la lavadora, seguro que has notado como vuelven a quedar como al principio, antes de que el uso hiciera que cedieran. Pero lo normal es que cuando la ropa te encoge tras lavarla deje de ser útil. Este fenómeno ocurre cuando te pasas en la temperatura del lavado, y sobre todo, con la secadora. 

Como explica un artículo en ZME Science, cuando la ropa se lava, absorbe mucha agua, hinchándose. Posteriormente, bajo el calor de la secadora, se seca y se encoge a su tamaño normal. Sin embargo, a medida que continúan secándose, las fibras que la componen comienzan a enrollarse haciendo que la prenda se vuelva más pequeña de lo que era. Tejidos como la lana, el lino o el algodón son especialmente sensibles a este fenómeno.

Explicado esto y antes de que otra de tus prendas pase a ser un paño para limpiar, debes saber que la ropa encogida al lavarse puede volver a recuperar su tamaño original.

Para ello solo necesitarás un barreño, un par de toalla y acondicionador del pelo. Bueno y un poco de trabajo extra que sumar a la tarea de hacer la colada.

Cómo  hacer que tu ropa encogida vuelva a su talla normal 

El tiktoker Armen Adamjan en su canal creative_explained, explica cómo hacer el proceso para lograrlo. Aunque puedes encontrar más consejos similares en otras webs de internet.

Lo primero que debes hacer es poner en un barreño algo de agua tibia y acondicionador, jabón o  champú y mezclar bien. Puedes utilizar para ello una barrilla de cocina.

En cuanto a la proporción, Adamjan recomienda poner una taza de jabón, pero desde el medio Life Hacker afirman que es demasiado, aconsejando mejor reducir la cantidad a media taza.

Pon la ropa en la solución y haz que se impregne bien. Deja la prenda en remojo 30 minutos. El efecto del agua hará que las fibras comiencen a expandirse nuevamente.

Tras este tiempo, saca la prenda pero no la seques completamente. Libera el exceso de agua con delicadeza y extiéndela sobre una toalla seca. Enrolla la toalla de forma que la ropa quede hacia dentro, presionando para eliminar más agua.

Después de esto, la ropa debería estar húmeda, pero no empapada. En este punto ponla sobre otra toalla seca y estira la prenda hasta que recupere su forma original.  Ahora déjala secar al aire.

Voilà. Tu ropa vuelve a servirte. 

Otros artículos interesantes:

13 errores que estás cometiendo con tu olla de cocción lenta o 'slow cooker'

12 usos sorprendentes que puedes darle a la pasta de dientes (tu ropa, tu casa, tu coche o tu móvil te lo agradecerán)

11 errores de novato que jamás deberías cometer al realizar una barbacoa

Te recomendamos

Y además