El truco para que la ropa no se dañe en la lavadora: solo necesitas 3 bolas de papel de aluminio

Un hombre poniendo la lavadora
Getty
  • Si quieres que tu ropa salga en perfectas condiciones de la lavadora y que no sufra daño algunos puedes utilizar el truco de las bolas de aluminio.
  • Sólo necesitas 3 bolas de este tipo de papel para que el lavado sea perfecto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Que la ropa salga en perfectas condiciones de la lavadora no siempre es tarea fácil. A veces los productos de limpieza y el propio electrodoméstico dañan los tejidos más de lo deseado.

Sin embargo, existen algunos métodos que puedes utilizar para evitar este tipo de percances. En concreto, hay un truco con el que sólo necesitas papel de aluminio, algo que seguro ya tienes en casa.

El papel de aluminio suele utilizarse para conservar alimentos, aunque tiene otros usos como tintar el pelo. También es muy cómodo para llevarte comida fuera de casa, por ejemplo, el clásico bocadillo.

Popularmente conocido como papel albal, debido a la marca más conocida de las que lo comercializa, este material no sólo resulta apto para la conservación de alimentos: tiene más usos que no conoces.

Uno de estos usos desconocidos es precisamente el de proteger la ropa cuando la estás limpiando con la lavadora. 

Esto se debe a que el papel de aluminio tiene propiedades que ofrecen aislamiento contra la luz, la humedad y los gases: va a conseguir proteger cualquier elemento que se envuelva en él.

Gracias a que logra aislar cualquier cosa que envuelvas de posibles daños, el papel albal es una solución imaginativa para que tu ropa no se dañe durante el lavado.

A continuación, se explica de qué forma debes utilizar el papel de aluminio en la lavadora.

Cómo usar el papel de aluminio en la lavadora

El proceso es bastante sencillo: cuando vayas a introducir la ropa basta con meter en la lavadora 3 bolas de papel de aluminio. El tamaño debe ser parecido al de una pelota de golf.

Acto seguido, selecciona el programa más adecuado según la ropa que tengas que lavar, introduce también el detergente y el suavizante y espera a que termine el lavado.

El aluminio va a absorber la energía que utiliza el electrodoméstico en cada proceso, por lo que la ropa no sufrirá los efectos de la misma y acabará saliendo de la lavadora sin ningún tipo de daño.

Este mismo consejo se puede utilizar en la secadora, ya que los efectos de su electricidad también son perjudiciales para la ropa.

En el caso de que notes daños en la ropa incluso utilizando este truco es posible que tengas un problema con tu lavadora.

Que el tambor tenga residuos del lavado anterior, que la goma haya acumulado grasa y suciedad o que alguna pieza se haya deteriorado son algunos de los problemas que debes revisar en estas situaciones.

Otros artículos interesantes:

10 cosas de la cocina que puedes limpiar rápida y efectivamente con vinagre blanco

Artículos que jamás habrías pensado que podrías lavar en el lavavajillas y ahora ya no limpiarás de otra forma

El truco con el que podrás lograr que la ropa encogida en la lavadora vuelva a su tamaño normal