Pasar al contenido principal

13 trucos para dormir bien por las noches durante la ola de calor y sin usar ventilador o aire acondicionado

Una mujer no puede dormir por el calor.
Getty Images

Conciliar el sueño con el calor del verano puede llegar a ser una auténtica pesadilla.

Sin embargo, existen algunos trucos que pueden ayudarte a dormir bien en las noches calurosas del verano.

Ten en cuenta que los cambios en las rutinas diarias, las comidas copiosas, trasnochar o la luz ambiental pueden complicarte la tarea de dormir porque interfieren en la calidad del sueño.

A continuación encontrarás 13 trucos que te ayudarán a dormir bien durante estos meses.

 

Compra una almohada de espuma o de trigo sarraceno

Una mujer abraza su almohada.
Getty Images

La mejor opción para el verano es una almohada de espuma o de trigo sarraceno.

Ambos materiales son mucho más frescos.

Sin embargo, es importante encontrar modelos hechos con espuma con gel de enfriamiento o una espuma ventilada, lo que permitirá que el flujo de aire sea adecuado.

Además, las almohadas de espuma con memoria de gel también son una buena alternativa porque es un tipo de almohada de enfriamiento cuya capa de condensación absorbe el calor del cuerpo y lo dispersa para crear un ambiente de sueño fresco.

De hecho, se estima que puede bajar la temperatura durante la noche hasta 10 grados para evitar la sudoración en el cuello.

Fuente: El Español

Compra sábanas de enfriamiento

Una mujer duerme cómoda en sus sábanas.
Getty Images

De la misma manera, existen sábanas que te ayudarán a estar más fresco por la noche.

En concreto, las sábanas de enfriamiento están hechas con materiales transpirables como la seda, el algodón o el bambú.

También son capaces de eliminar la humedad. Así, si sudas mucho, te sentirás más cómodo y más seco.

Las sábanas de algodón de percal con un recuento de hilos de una sola capa son una de las mejores soluciones para dormir sin calor.

Recuerda que el algodón es un tejido más suelto que rara vez atrapa calor del ambiente, lo que mantiene estable y fresca la temperatura en la cama.

Fuente: El Español

Refresca algunas partes de tu cuerpo antes de irte a dormir

Un hombre se lava la cara.
Getty Images

También puedes intentar conciliar el sueño refrescando algunas partes concretas del cuerpo.

Por ejemplo, puedes colocar unas toallitas húmedas o unas compresas en el congelador.

Leer más: 9 productos para cuidar tu cabello en verano

Así, antes de irte a dormir, aplícala en zonas como el cuello, las muñecas, los codos, la ingle, los tobillos y detrás de las rodillas.

El enfriamiento de estas partes del cuerpo provocará una reacción en cadena que enfriará rápidamente el resto.

Fuente: El Español

 

Toma una cena picante

Comer ligero por las noches.
Getty Images

Si quieres dormir bien en las noches calurosas de verano debes vigilar lo que cenas.

Así, evita comer demasiadas proteínas durante la cena: recuerda que requieren un mayor esfuerzo metabólico para su digestión, lo que hará que aumente tu temperatura corporal.

Además, es recomendable la comida picante porque estimula la sudoración.

Así, ingerir una cena picante es una buena manera para que el cuerpo pierda calor a través de la sudoración y esté fresco antes de acostarte.

No obstante, intenta hacerlo 3 horas antes de irte a dormir.

El gazpacho, el yogur o las ensaladas son buenas opciones.

Además, el arroz contiene melatonina, una hormona que el cuerpo utiliza para acercarte al sueño y que podría ser una ventaja a la hora de conciliar el sueño.

Olvídate de las comidas pesadas y que requieran comerse calientes.

Fuente: Computer Hoy, Dormir.org

 

Utiliza una bolsa de frío

Hielo en el congelador.
Getty Images

Coloca una bolsa de frío en el interior de la funda de tu almohada para mantenerte más fresco.

De la misma manera, puedes comprar perlas de refrigeración que se conservan frías cuando las sacas del congelador.

Aunque la bolsa de frío no se mantendrá toda la noche, es una buena opción para conciliar el sueño.

También puedes guardar otra en el congelador por si te despiertas en mitad de la noche con mucho calor.

Además, son recomendables para combatir las migrañas o los dolores de cabeza como consecuencia de las altas temperaturas.

Fuente: Dormir.org

Mantén tu habitación oscura durante el día

Un hombre escucha música con la luz apagada.
Getty Images

Si tu habitación está en el lado soleado de la casa, es importante que mantengas las luces apagadas y las persianas bajadas para que, cuando llegue la hora de dormir, esté más fresca.

Las habitaciones a las que le da el sol durante el día tienen el riesgo de calentamiento.

Así, la luz del sol entra en la habitación y, si el calor no puede salir, el dormitorio se calienta lentamente.

En este sentido, es importante encontrar un equilibrio entre el bloqueo de la luz solar y el tiempo que permites que el aire fresco entre a través de la ventana.

Tanto las cortinas delgadas como las persianas bien posicionadas son una buena opción, ya que se pueden inclinar para bloquear la luz del sol sin olvidar dejar huecos para el aire fresco.

Fuente: Dormir.org

 

 

Toma una ducha o lávate las manos con la temperatura adecuada

Tomar una ducha con agua fría.
Getty Images

Tomar una ducha fría es clave para estar fresco antes de acostarte.

Sin embargo, si aumentas un poco la temperatura del agua, también podrás conseguir buenos resultados.

Leer más: Las 5 mejores máquinas para hacer helados caseros este verano

Según los expertos, una ducha con agua tibia ayuda a dormir mejor.

Y es que un pequeño aumento de la temperatura corporal contribuye a que el cuerpo pierda calor más rápidamente. 

Intenta encontrar la temperatura adecuada porque, si está muy fría, el cuerpo generará calor.

De lo contrario, si está muy caliente lo pasarás bastante mal durante el verano.

La similitud de temperatura entre el agua de la ducha y tu temperatura corporal crea un efecto similar al que realiza el sudor.

Si sigues ese truco, encontrarás un equilibrio que creará una sensación de confort más duradera.

Fuente: Dormir.org

 

Pon las sábanas de la cama en la nevera

Un hombre abre la nevera.
Getty Images

Coge la funda de tu almohada y tus sábanas, colócalas en una bolsa de plástico y métela en la nevera.

Si las dejas reposar durante una hora conseguirás unas sábanas bastante frescas antes de irte a dormir.

Incluso puedes hacer lo mismo con tu pijama.

Además, estos 5 pijamas de verano te ayudarán a combatir el calor.

Fuente: Computer Hoy

Compra un ventilador y úsalo estratégicamente

Una mujer usa un ventilador.
Getty Images

A diferencia de lo que mucha gente piensa, los ventiladores no enfrían el aire por su cuenta.

Más bien, crean una brisa que se encargará de refrescar tu piel.

Así, si colocas el ventilador cerca de una ventana abierta, lo estarás usando estratégicamente.

Y es que, si la temperatura exterior es más fría que la temperatura de dentro, conseguirás atraer el aire frío a tu habitación.

También puedes coger un recipiente grande de agua y llenarlo con tanto hielo como sea posible.

A continuación, colócalo detrás del ventilador.

Estos son los mejores ventiladores baratos que puedes comprar en este momento.

Fuente: Dormir.org

Utiliza cremas de aloe vera

Una mujer se coloca crema por el cuerpo.
Getty Images

El aloe vera es conocido por sus propiedades refrescantes. 

Así, no solo cuidará e hidratará tu piel sino que también te brindará una sensación de frescor con la que te sentirás mucho más cómodo.

Además, puedes conservarlo en la nevera para aumentar esa sensación.

Fuente: Computer Hoy

No hagas deporte por la noche

Una mujer hace ejercicio en la noche.
Getty Images

El momento del día ideal para hacer deporte es al amanecer, ya que por la tarde las temperaturas son más extremas y por la noche estás más cerca de tu hora de dormir.

Leer más: 11 planes baratos y divertidos que puedes hacer este verano

Cuando haces ejercicio, tu cuerpo se activa y aumenta su temperatura pero el efecto se extiende durante varias horas después de haber realizado actividad física.

Fuente: Computer Hoy

Apaga los aparatos electrónicos

Apaga los dispositivos electrónicos en la noche.
Getty Images

Los dispositivos electrónicos generan calor cuando se utilizan porque, al conducir la electricidad por sus circuitos, se calienta el aire que hay a su alrededor.

En este sentido, mantenlos alejados de tu cama y, si es posible, sácalos de tu habitación.

Fuente: Computer Hoy

Mantén tus pies fuera de la sábana

Mantén tus pies fuera de la sábana.
Getty Images

Los pies son una zona con una elevada incidencia en la regulación de la temperatura y mantenerlos fuera de la cama hará que se te sea más fácil conciliar el sueño.

Fuente: Computer Hoy

Y además