Pasar al contenido principal

Trump, China y el Brexit: todas las veces que el consenso de mercado se equivocó en 2017

El presidente de EE.UU. Donald Trum comparece ante los medios en el jardín sur de la Casa Blanca en Washington antes de su viaje a Greensboro (Carolina del Norte) el 7 de octubre de 2017.
El presidente de EE.UU. Donald Trum comparece ante los medios en el jardín sur de la Casa Blanca en Washington antes de su viaje a Greensboro (Carolina del Norte) el 7 de octubre de 2017. Reuters/Yuri Gripas

En términos generales, las sorpresas han sido buenas en los mercados, dado que muchos de los grandes eventos negativos previstos para el año no han llegado a materializarse. Por nombrar solo un par de ejemplos, no ha habido una recesión impulsada por el Brexit en Reino Unido, ni un colapso del sistema bancario italiano. 

Pero, ¿cuáles han sido los grandes errores en el consenso de las previsiones hecha durante este año? 

En una nota enviada a los clientes a comienzos de diciembre, Sam Bonney, un analista de FX de Nomura, decidió repasar aquello que según sus propias palabras "capturó el mercado este año". 

Bonney identifica cuatro áreas clave donde el consenso de mercado demostró estar lejos de lo que ocurrió finalmente en el mercado este año. Aquí tienes la lista. 

1. Los mercados entendieron mal la presidencia de Trump

"Entrando en 2017, todo giraba alrededor de EE.UU. Se esperaba que las perspectivas de los estímulos fiscales y la agenda del "America First" del presidente Trump impulsaran las tasas de crecimiento de EE.UU. y el dólar. De hecho, sucedió todo lo contrario", escribió Bonney. 

En vez de esto, según las notas de Bonney, Trump tuvo que luchar para aprobar la regulación fiscal y el resto del mundo consiguió alcanzarle en términos de crecimiento.

"A Trump le llevó más tiempo del esperado conseguir aprobar la reforma fiscal. Además, mientras las previsiones de crecimiento se mantuvieron inalterables durante el año, en la zona del euro, Japón, China y Reino Unido revisaron sus perspectivas de crecimiento substancialmente", escribe Bonney, apuntando al cuadro que podemos ver abajo. 

Nomura

2. Los economistas subestimaron el deseo de la Fed de subir tipos y sobre estimaron el dólar 

"Mientras que la inflación de EE.UU. decepcionó, la Reserva Federal elevó más veces tipos que los previstos por los economistas (tres frente a dos). Los tipos a corto plazo en EE.UU. se han elevado en algo más de 55pp en 2017. A pesar de esto, el dólar se ha depreciado mientras que se ha materializado la historia en la que el resto del mundo le ha alcanzado y otros bancos centrales se han movido hacia la Fed en su ciclo político", dice Bonney. 

3. "China (otra vez)"

Un año más, otro de las equivocaciones del consenso tiene que ver con la segunda economía mundial. 

"El consenso ha vuelto a equivocarse sobre China por segundo año consecutivo", escribe Booney. "El crecimiento de la segunda economía mundial ha estado 0,3 pp por encima de las expectativas, con el Presidente Xi estabilizando la economía China en el 19º Congreso Nacional". 

"En términos más generales, gran parte de los mercados emergentes se sostuvieron bien en 2017. Las sorpresas de crecimiento positivas de India, Corea y México no han pasado desapercibidas para los mercados. Los bajos y estables rendimientos de EE. UU. Las bajas y estables rentabilidades de EE.UU. han sido ampliamente superadas por los activos EMFX este año" 

El cuadro inferior ilustra el segundo argumento de Bonney. 

Nomura NomuraNomura

4. Brexit

Finalmente, Bonney argumenta que los expertos sobreestimaron el impacto negativo que el Brexit tendría sobre la economía de Reino Unido. 

"El crecimiento económico de Reino Unido sobrepasó las expectativas de los economistas", escribió Bonney. 

"Las previsiones de inflación también fueron revisadas al alza. Pero el mayor shock para los mercados vino del Banco de Inglaterra. En enero, se esperaba que el banco central se mantuviera cauteloso y esperara al progreso de las negociaciones del Brexit. El BoE ha elevado ahora previsiones debido al mercado laboral y a los datos de inflación".

Como resultado, las previsiones hechas al comienzo del año siguiendo el camino de la libra eran demasiado pesimistas, concluye Bonney. 

Te puede interesar

Lo más popular