Pasar al contenido principal

Trump eleva la tensión comercial con China mientras Tim Cook ejerce de diplomático

Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Win McNamee/Getty Images
  • El presidente Donald Trump ordenó a la oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos que elabore una lista de productos chinos con un valor de 200.000 millones de dólares para aplicarles una tarifa adicional del 10%. 
  • Trump dijo que la nueva tarifa entraría en vigor si el gobierno chino no baja los aranceles recientemente anunciados sobre los productos estadounidenses . 
  • La última ronda de aranceles pondría a Estados Unidos casi definitivamente en una guerra comercial con China. 

El presidente Donald Trump ha amenazado con intensificar la guerra comercial con China, prometiendo imponer aranceles masivos a los productos chinos a no ser que Pekín revierta el rumbo de sus propias acciones comerciales. 

Trump ha ordenado a la oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos que comenzara a elaborar una lista de productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares, a los que se aplicaría un arancel del 10%, lo que empequeñecería las medidas anteriores tomadas contra China.

"Por tanto, hoy me dirigí al Representante de Comercio de los Estados Unidos para que identifique los productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares para aplicarles tarifas adicionales con una tasa del 10%", señaló Trump. "Una vez el proceso legal se haya completado, estas tarifas entrarán en vigencia si China se niega a cambiar sus prácticas y también si insiste en seguir adelante con las nuevas tarifas que anunció recientemente": 

El anuncio del lunes se produjo tres días después de que Trump anunciara oficialmente que los productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares estarán sujetos a tasas del 25% a partir del 6 de julio. Estas tarifas han venido impulsadas por una investigación del Departamento de Comercio sobre el robo de propiedad intelectual estadounidense efectuado por compañías chinas. 

Tras el anuncio de Trump, China tomó represalias sobre los productos estadounidenses con un valor superior a los 50.000 millones de dólares a los que aplicó aranceles y prometió mantenerse firme contra las acciones estadounidenses.

La declaración de Trump del pasado lunes apuntaba que la respuesta China muestra que Pekín no tenía planeado abordar el robo de propiedad intelectual y requirió que Estados Unidos subiera la puja. 

"Esta última acción de China muestra su determinación de mantener a los Estados Unidos en una permanente e injusta desventaja, que se refleja en nuestro enorme desequilibrio comercial de bienes por valor de 376.000 millones de dólares. Esto es inaceptable", dijo Trump. "Es necesario tomar medidas adicionales para alentar que China cambia sus prácticas injustas, abra su mercado a los productos estadounidenses y acepte una relación comercial más equilibrada con los Estados Unidos": 

Además del segundo conjunto de aranceles, Trump también amenazó con golpear China con una tercera ola, un 10% adicional sobe otros bienes chinos por un valor de 200.000 millones de dólares si Pekín, ampliaba su propia cartera de aranceles.

Tras las declaraciones de Trump, las acciones de Estados Unidos descendieron a negativo.

Las amenazas parecen mostrar casi un colapso de las conversaciones que tratan de evitar una guerra comercial. La delegación de funcionarios de Trump llegó a un acuerdo preeliminar con sus homólogos chinos que posponía la aplicación de aranceles estadounidenses a cambio de compras de una serie de productos estadounidenses. 

Pero la decisión de Trump de seguir adelante con los aranceles causó un colapso y la batalla comercial se intensificó una vez más. .

Un resumen de la principal cronología de la guerra comercial entre Estados Unidos y China:

  • 1 de marzo: Trump anuncia aranceles sobre todas las importaciones de acero y aluminio, incluidos los metales de China.
  • 22 de marzo: Trump anuncia que los Estados Unidos pronto alcanzará los 50.000 millones de dólares en productos chinos con aranceles del 25%. China anuncia aranceles en represalia por las tarifas sobre el acero y el aluminio y promete responder con un nuevo comunicado.
  • 3 de abril: El USTR anuncia la lista completa de productos chinos que podrían estar sujetos a aranceles, existe un periodo obligatorio de comentarios de todas las industrias para añadir excepciones a las tarifas. 
  • 4 de abril: China lanza una lista de más de 100 productos estadounidenses con aproximadamente 50.000 millones de dólares que estarán sujetos a aranceles como represalia. 
  • 19 de mayo: después de una visita de los funcionarios chinos, los dos países anuncian el esquema de un acuerdo para evitar imponer estas tarifas.
  • 29 de mayo: La Casa Blanca anuncia que seguirá adelante en la aplicación de aranceles de 50.000 millones de  dólares sobre bienes chinos, y que publicará la lista final de bienes el 15 de junio. La medida parece tirar por tierra el acuerdo comercial.
  • 15 de junio: Trump presenta la lista final de productos sujetos a las nuevas tarifas. Las importaciones chinas por un valor de 34.000 millones de dólares estarán sujetas a la nueva tarifa del 25% a partir del 6 de julio, y otras por valor de 16.000 millones de dólares  en importaciones estarán sujetas a la tarifa de una fecha posterior. China toma represalias con un conjunto equivalente de aranceles.

Apple se la juega en China

El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, ha ejercido como diplomático de la industria tecnológica. El pasado mes visitó el Despacho Oval para advertir a Trump de que esta guerra comercial que mantienen con China podría impactar en el posicionamiento de la compañía en el gigante asiático. 

Apple tiene mucho que perder en China. Bajo el liderazgo de Cook la compañía creció en el Gigante Asiático, que supone unos ingresos anuales de 50.000 millones de dólares, la cuarta parte de la facturación mundial. Ante las amenazas de China de tomar represalias contra los aranceles de Trump, Apple se muestra preocupada por que la maquinaria burocrática china entre en acción. 

Según informó Reuters, los vehículos de Ford ya se enfrentan a retrasos en los puertos chinos. Los ejecutivos de Apple ya han estado trabajando el terreno por ambos lados, tanto el chino como el estadounidense mientras Cook se ha esforzado por hacer entender a Trump las consecuencias negativas que tendría para la economía una guerra comercial, y también para Apple, claro. 
 

Te puede interesar