Pasar al contenido principal

La foto que Trump tuiteó sacada de un informe clasificado es probablemente de uno de los satélites espías más secretos de Estados Unidos

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, hace una pausa mientras habla con los medios antes de abordar Maine One en la Casa Blanca en Washington, el viernes 30 de agosto de 2019.
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, hace una pausa mientras habla con los medios antes de abordar Maine One en la Casa Blanca en Washington, el viernes 30 de agosto de 2019. AP Photo/Carolyn Kaster
  • Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, publicó este viernes en Twitter una foto de un informe clasificado de inteligencia burlándose de Irán después de otro lanzamiento fallido de un cohete.
  • La foto parece ser de un activo de vigilancia estadounidense clasificado, un satélite KH-11 conocido como USA-224. El satélite es uno de los activos más secretos de EE. UU., y los expertos dicen que la foto que Trump tuiteó podría ser de provecho para adversarios como Rusia y China.
  • Las poderosas características de estos satélites son secretos muy bien guardados, y hay personas que han sido enviadas a prisión por filtrar fotos de ellos.
  • "Teníamos una foto y la publiqué, y tengo todo el derecho de hacerlo", dijo Trump, quien tiene la máxima autoridad de desclasificación como presidente, después de publicar la foto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó este viernes una imagen de un briefing clasificado de los servicios de inteligencia del país para burlarse de Irán. Los analistas sospechan que esta foto proviene de uno de los satélites más avanzados de EE. UU.

Al parecer, la foto proviene exactamente de un satélite espía estadounidense KH-11 llamado USA-224.

"Estos son satélites ópticos de alta resolución que se parecen al Telescopio Espacial Hubble pero miran hacia la Tierra en vez del cielo", explica Marco Langbroek, un experto holandés que rastrea los satélites.

El tuit de Trump se produjo un día después de que un cohete iraní diseñado para transportar satélites al espacio explotara en la plataforma de lanzamiento el jueves pasado, según ha publicado NPR.

Las imágenes satelitales comerciales de la explosión se hicieron públicas después del incidente, pero la foto en el tuit de Trump fue de una resolución mucho más alta y de mejor calidad, dejando a los expertos estupefactos.

"Nunca había visto algo así antes", dijo Dave Schmerler, el experto líder en análisis de imágenes de código abierto que analizó las fotos de Planet Labs proporcionadas a NPR, a Alex Lockie, periodista de Business Insider. "Sé que [el ejército de Estados Unidos] tiene capacidades asombrosas, pero no sé qué es esto".

Leer más: Trump puede haber revelado secretos militares al tuitear una foto de un lanzador iraní

Cees Bassa, un astrónomo profesional que trabaja para ASTRON, el Instituto de Radioastronomía de Países Bajos, ha sido uno de los primeros en sugerir que, según las características de la plataforma de lanzamiento en la foto y el posicionamiento de la cámara, la imagen probablemente provenía de los USA-224.

Michael Thompson, un estudiante graduado de la Universidad de Purdue (India, Estados Unidos) que estudia astrodinámica y navegación espacial, también utilizó datos disponibles públicamente para determinar que el USA-224 pasó sobre el centro espacial iraní el jueves, informó Spaceflight Now.

Bassa explicó que estos satélites, conocidos como satélites Keyhole, "se cree que producen las imágenes más nítidas de la superficie de la Tierra".

Langbroek también pudo simular la vista desde el USA-224, y coincidía con la foto que Trump tuiteó. "Es una muy buena combinación, así que no tengo dudas de que es una imagen tomada por USA-224", escribió Langbroek en Twitter.

Melissa Hanham, experta en imágenes satelitales, le dijo a NPR que inicialmente se mostró escéptica de que una foto de esa calidad pudiera haber venido de un satélite.

"Cuando vi la imagen, era tan nítida y de alta resolución que no creía que pudiera provenir de un satélite", comentaba reconociendo que el último análisis es convincente y sugiere que el USA-224 era "probablemente" la fuente de la foto.

Los veteranos de inteligencia han sugerido que el tuit del presidente podría ser beneficioso para posibles adversarios, incluso si la foto en el tuit parece ser una foto de una foto.

"Uno no usa la inteligencia con el propósito de burlarse. Los rusos y los chinos estarán muy felices de estudiar esto", dijo a Business Insider Robert Deitz, ex abogado de la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional .

"Me imagino que los adversarios van a echar un vistazo a esta imagen y aplicarle ingeniería inversa", dijo Hanham a NPR.

Defendiendo su decisión la semana pasada, Trump dijo a los periodistas: "Teníamos una foto y la publiqué, lo que tengo todo el derecho de hacer".

Pero los ex funcionarios destacaron que, aunque como presidente, Trump tiene la autoridad para desclasificar lo que quiera, aún se espera que actúe con la mayor discreción.

La "revelación de la imagen de Trump fue consistente con su desdén por la política exterior y la experiencia en inteligencia", dijo a Business Insider John Sipher, un ex oficial de servicios clandestinos de la CIA que pasó 28 años en la agencia. "Si ve un beneficio personal o político inmediato, no siente la necesidad de seguir reglas, regulaciones, protocolos o incluso leyes".

"Todavía recuerdo haber sido advertido sobre el control cuidadoso de la información secreta 'cuya divulgación no autorizada podría resultar en un peligro excepcionalmente grave para la nación' y las sanciones asociadas con la violación de nuestras responsabilidades", publicó Bruce Klinger, un ex analista de imágenes de la CIA y la DIA en Twitter.

Las verdaderas capacidades de los satélites espías KH-11 de 2$ mil millones son secretos muy bien guardados, y las personas que han filtrado esos secretos han pagado un precio por ello.

A finales de la década de 1970, el ex empleado de la CIA William Kampiles fue sentenciado a 40 años de prisión por espionaje después de que robase un manual de instrucciones para los satélites KH-11 y lo vendiese a los soviéticos. En la década de 1980, Samuel L. Morison, un analista de inteligencia de la Marina, fue sentenciado a prisión por filtrar tres fotos clasificadas de KH-11 a la prensa.

Y además