Pasar al contenido principal

Trump impone su agenda y arremete contra la OTAN y contra España

Donald Trump, presidente de EE.UU.
Flickr / Matt Johnson

Trump ha logrado convertir la contribución de los miembros de la OTAN en la cuestión principal de la cumbre aliada en Bruselas.

Al inicio de la cita, empezó culpando a Alemania de ser “cautiva de Rusia”por su dependencia energética de Moscú. “Ellos pagan miles de millones de dólares a Rusia y tenemos que defenderlos contra Rusia”, se quejó el mandatario estadounidense.

Los aliados se comprometieron en la cumbre de Gales de 2014 a tender hacia, no necesariamente alcanzar, un gasto militar del 2% del PIB 2024.

Solo otros siete países, además de EE.UU., cumplen con esa premisa: Reino Unido, Grecia, Letonia, Estonia, Polonia, Lituania y Rumanía, aunque se espera que en 2024 sean 15.

Las repúblicas bálticas se han visto forzadas a hacerlo por la amenaza rusa tras la anexión de Crimea y tras los vuelos de cazas rusos sobre el mar Báltico que aumentaron la tensión.

Sin embargo, los avances no resultan suficientes para Trump. “EE. UU. paga la protección de Europa y pierde miles de millones en comercio. Hay que pagar el 2% del PIB [en defensa] inmediatamente, no en 2025”, tuiteó.

En una de sus intervenciones, Trump fue incluso más allá y pidió duplicar la contribución hasta el 4%, una cifra que ni siquiera EE.UU. cumple, ya que oficialmente destina el 3,5% de su PIB a la OTAN. Posteriormente, fuentes estadounidenses matizaron que se trataba de una estrategia de presión, pero no de una propuesta formal.

Trump no es el primer presidente de EE.UU. que reclama mayor inversión en defensa a sus socios europeos, pero sí es el primero en cuestionar la utilidad de la organización de defensa mutua. Llegó a calificarla de “obsoleta”,aunque se desdijo una vez en la Casa Blanca.

Y en Bruselas amenazó con que EE.UU. podría “ir por su cuenta”.

Las cuentas de la OTAN

Sin embargo, un informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IEES) publicado el vísperas de la cumbre desmiente las aseveraciones de Trump.

El gasto directo de EE.UU. en la defensa europea en 2017 fue de 26.300 millones de dólares, un 5% del presupuesto total de defensa de Washington.

Mientras tanto, el gasto total en defensa de los aliados europeos de la OTAN fue de 205.000 millones de dólares. Por tanto, no es cierto que EE.UU. esté pagando la defensa europea.

El informe reconoce que el 70% del gasto de la OTAN recae sobre Washington, pero defiende que va en el propio interés del país. El motivo es que la Alianza Atlántica no solo implica la protección de los países europeos, sino también del territorio continental de EE.UU., el “miembro más grande de la Alianza”.

Además, Estados Unidos ha sido la única nación en invocar el artículo 5 para solicitar protección. Ocurrió en 2001 tras los atentado del 11-S y, a partir de ese momento, los países aliados colaboraron en la guerra de Afganistán y en la de Irak.

Dicho de otra manera, la OTAN sirve principalmente a los intereses de Washington.

España, bajo el foco

Aunque Trump está especialmente furioso con Alemania porque no cumple con el porcentaje fijado a pesar de su pujanza económica, también señaló a España, según fuentes de la OTAN.

En estos momentos, nuestro país gasta el 0,93% del PIB en Defensa: lo mismo que Bélgica y solo menos que Luxemburgo.

Sin embargo, en diciembre pasado, el Gobierno de Mariano Rajoy anunció un espectacular incremento del 80% del presupuesto de Defensa.

De modo que, según las -muy optimistas- previsiones de la exministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el gasto militar alcanzará el 1,53% hasta 2024medio punto por debajo del objetivo del 2%.

Aunque España sea uno de los miembros que menos aporte al presupuesto de la OTAN, sobresale en otro tipo de contribuciones, como las de personal militar.

España tiene desplegados 1.161 efectivos en misiones de la OTAN. Además, forma parte de la coalición contra el Daesh, en la que 581 españoles colaboran formando del Ejército iraquí. No solo eso, nuestro país liderará la nueva misión de la OTAN contra el yihadismo en Túnez.

“En términos reales hemos aumentado el gasto desde 2015 y 2016, y en particular hay que incorporar otros elementos que se tienen en cuenta en la OTAN. Las capacidades, donde estamos muy por encima de la media o las misiones, donde estamos de largo por encima”, ha defendido Pedro Sánchez ante Trump.

Sin embargo, el presidente se ha visto obligado a reafirmar el “compromiso inquebrantable” con el objetivo del 2%, aunque ha recordado que España “sale de una crisis muy importante, de duros ajustes en el Estado de bienestar con dramáticas consecuencias”.

Aunque Trump, en uno de sus antológicos vaivenes, ha asegurado al cierre de la tensa cumbre que ha sido una cita maravillosa, los socios europeos se han quedado, una vez más, pendientes de la cuenta de Twitter del presidente.

Y también nerviosos ante la próxima reunión de Trump con Putin, en la que temen anuncios que puedan afectar a la seguridad europea.

     

    Este artículo ha sido publicado originalmente por upday España
    Upday es la mayor app de noticias de Europa, exclusiva para smartphones de Samsung, con la que podrás seguir toda la actualidad y los mejores contenidos de los medios más relevantes en cualquier lugar.

    Te puede interesar