Pasar al contenido principal

Trump parece haber encontrado el próximo gran objetivo de su guerra comercial: Japón

It looks like Trump has found the next big target in his trade war — Japan
Trump ha encontrado en Japón el próximo objetivo en su guerra comercial Toru Hanai/Associated Press
  • El presidente Donald Trump está supuestamente decidido a implicar a Japón en su guerra comercial, afirmando que hará que la tercera mayor economía mundial "pague".
  • Trump ha señalado al periodista James Freeman que está dispuesto a atacar a Japón con aranceles, según un artículo publicado este jueves por Wall Street Journal.
  • Japón ha importado más de 40.000 millones de dólares (unos 34.000 millones de euros) en coches a EE.UU. el año pasado.
  • El artículo se ha publicado cuando EE.UU. se prepara para imponer nuevos aranceles a los productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares (en torno a 172.000 millones de euros).

El presidente de EE.UU., Donald Trump, podría no haber concluido su guerra comercial contra China, pero parece que ya hubiese encontrado otro objetivo que colocar en su punto de mira: Japón.

Trump ha asegurado al periodista James Freeman que está preparado y deseoso de hacer que Japón "pague" a partir de ahora, dando a entender que sus aranceles a los productos japoneses podrían ser inminentes, según un artículo de Wall Street Journal publicado a última hora del jueves.

En una columna de opinión, Freeman cuenta como recibió una llamada telefónica del presidente después de una aparición en Fox News, en la que Trump "describió sus buenas relaciones con el Gobierno japonés pero añadiendo a continuación: 'Por supuesto, eso se terminará en cuanto les diga cuánto van a tener que pagar'".

Durante su ofensiva comercial, Trump ha impuesto aranceles a China, la Unión Europea, Canadá y México. Pero hasta ahora sólo había amenazado con implicar a Japón, sin llevarlo finalmente a cabo.

Leer más: La guerra de Trump contra el coche europeo amenaza 600 millones en exportaciones desde España

Parece que esta situación está a punto de cambiar, en caso de que la conversación de Freeman con el presidente tenga validez.

Japón, la tercera mayor economía mundial tras EE.UU. y China, es uno de los principales socios comerciales de Washington, siendo especialmente importantes sus importaciones de vehículos. 

Grandes marcas niponas como Toyota y Honda envían más de 8 millones de coches a EE.UU. cada año, y fabrican cerca de 4 millones en territorio estadounidense. El año pasado, más de 40.000 millones de dólares (unos 34.000 millones de euros) en coches japoneses llegaron al país.

En el pasado, Trump ha criticado que los vehículos importados son una amenaza para la seguridad nacional, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha sido una de las voces más críticas con estas afirmaciones.

"Las importaciones de coches y piezas de automoción de nuestro país nunca han perjudicado la seguridad nacional de EE.UU. y no lo harán en el futuro", afirmó Abe en una conferencia de prensa en julio.

"Las restricciones al comercio no beneficiarán a nadie, y continuaremos explicándoselo a EE.UU. y seguiremos trabajando a fondo con ellos para asegurar que esos aranceles no se imponen", añadió.

Las informaciones sobre la intención de Trump de incluir a Japón en su guerra comercial se dan a conocer apenas horas antes de que EE.UU. haga pública su decisión sobre si impone nuevos aranceles sobre productos chinos importados a EE.UU. con un valor acumulado de 200.000 millones de dólares (unos 172.000 millones de euros).

El periodo de consultas sobre la introducción de nuevos aranceles concluyó el jueves por la noche, y hay una expectativa generalizada de que finalmente se acabarán aplicando. Los aranceles podrían fijarse en un nivel del 10% o del 25%, dependiendo de las recomendaciones del representante comercial estadounidense.

Los nuevos aranceles, que afectarían a cerca del 40% del total de exportaciones chinas a EE.UU., podrían suponer la mayor escalada en el conflicto comercial hasta ahora y conducirán casi con toda seguridad a aranceles de represalia por parte del Gobierno chino.

Te puede interesar