Pasar al contenido principal

Trump rompe un tratado nuclear con Rusia, clave en el fin de la Guerra Fría

Donald Trump y Vladimir Putin. [RE]
Donald Trump y Vladimir Putin. Grigory Dukor/Reuters
  • La Administración Trump ha anunciado la suspensión del tratado de no proliferación de armas nucleares de media distancia (INF), firmado con Rusia en 1987.
  • El gobierno de EEUU argumenta que Rusia ha desarrollado misiles en contra del acuerdo.
  • Algunos observadores sospechan que tras la decisión está el creciente arsenal de misiles balísticos de media distancia de China.

EEUU ha suspendido oficialmente el tratado de no proliferación de armas nucleares de media distancia (INF), firmado con Rusia en 1987, alegando que Moscú ha contravenido el pacto, según la Administración Trump.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, ha anunciado la suspensión tras una serie de tensas conversaciones fallidas con Rusia para salvar el acuerdo, que data de los últimos años de la Guerra Fría.

"Los países deben rendir cuentas cuando rompen las reglas", ha explicado Pompeo en el Departamento de Estado. "Rusia ha puesto en peligro los intereses de seguridad de Estados Unidos. Ya no podemos estar restringidos por el tratado, mientras Rusia lo viole sin pudor".

La Casa Blanca ha explicado que Rusia, durante demasiado tiempo, "ha violado [el Tratado INF] con impunidad, desarrollando de forma encubierta y desplegando un sistema de misiles prohibidos que representa una amenaza directa para nuestros aliados y tropas en el extranjero".

El arma en el centro de la disputa es el Novator 9M729, al que la OTAN se refiere como SSC-8. Estados Unidos argumenta que el misil, que la inteligencia  norteamericana cree que se ha desplegado para mantener a la mayor parte de Europa en alerta, viola las restricciones de alcance del Tratado INF.

Leer más: La drástica desaceleración en Francia: creció un 1,5%, muy lejos de lo previsto por el Gobierno de Macron en 2018

"Estos nuevos misiles son difíciles de detectar, son móviles y tienen capacidad nuclear", explicaba recientemente el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. "Pueden llegar a las ciudades europeas y reducen el tiempo de alerta".

En una declaración sobre la decisión de retirarse, los aliados de EEUU en la OTAN han comentado que "apoyan totalmente" la decisión de la Administración Trump de retirarse.

"Estados Unidos se ha adherido totalmente al Tratado INF durante más de 30 años, pero no nos mantendremos limitados por sus términos, mientras que Rusia tergiversa sus acciones", ha comentado la Casa Blanca en su declaración: "No podemos ser el único país en el mundo obligado unilateralmente por este tratado, o cualquier otro".

En la misma declaración, el presidente Donald Trump ha explicado que Estados Unidos "seguirá adelante con el desarrollo de nuestra propia respuesta militar" ante las presuntas violaciones del pacto por parte de Rusia. Moscú ha insistido en que tomará medidas para contrarrestar a Washington, lo que indica el inicio de una nueva carrera armamentística.

Si bien la Administración sigue enfocada retóricamente en Rusia, se cree que la medida es una respuesta al creciente arsenal de misiles balísticos de medio alcance de China.

Un ejemplo es el DF-26, que, según China, podría usarse para hundir un portaaviones estadounidense o atacar bases estadounidenses en el Pacífico.

Te puede interesar