Pasar al contenido principal

La paralización del turismo alemán en España supondrá una pérdida de más del 2% del PIB

La ruina para España: los alemanes cancelan sus vacaciones
  • Alemania paraliza las vacaciones al extranjero hasta que la pandemia no suponga ningún riesgo, según el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas.
  • Baleares, Canarias, Cataluña y Andalucía serán las comunidades autónomas más castigadas ante la ausencia de turistas alemanes, informa el Ministerio de Turismo.
  • Se estima que las pérdidas superen los 13.000 millones de euros en caso de que esta restricción se mantenga a lo largo del verano de 2020. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La decisión de los alemanes respecto a sus vacaciones va a afectar intensamente a España. Alemania es el segundo país del mundo que más viajeros envía a territorio nacional—con 13 millones de turistas anuales—. Asimismo, cada alemán gasta un promedio de 124 euros al día y 1.004 euros por viaje.

Y parece que el país lo tiene claro: “mientras el coronavirus no haga vacaciones, nosotros debemos también limitar nuestros planes de viaje. Independientemente de lo comprensible que sean los deseos de las personas y del sector turístico”. Así lo indicó el ministro de Interior, Horst Seehofer, en una entrevista publicada este domingo por el medio Bild am Sonntag.

El impacto se va a notar en toda España, aunque las comunidades autónomas que más turistas alemanes reciben —y, por tanto, las más perjudicadas si Alemania decide finalmente no permitir las vacaciones en el extranjero— son Baleares, Canarias, Cataluña y Andalucía, según el Ministerio de Turismo. 

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, señaló en la misma línea que “deben hacerse a la idea de que las vacaciones de verano no serán comparables a las del pasado”. Y añadió que su “deseo” de que las fronteras vuelvan a abrirse “cuanto antes”, pero en condiciones de seguridad: “En estos momentos no puede decirse a largo plazo cuándo se podrán ir eliminando gradualmente las restricciones a la libertad de movimiento”.

Estas declaraciones vinieron después de que su ministerio, de forma inédita, prorrogase hasta el 14 de junio su advertencia general a la ciudadanía de no viajar a ningún lugar del mundo por el riesgo que suponen los desplazamientos por el coronavirus.

El ministro, además, aclaró en este sentido que se decidirá sobre el verano cuando se sepa “cómo va la lucha contra la pandemia”. También abogó por que, para el 14 de junio, se haya podido acordar “un reglamento común europeo” que regule viajes transfronterizos, vuelos y cierres de fronteras.

Alemania no puede atender las vacaciones de toda su población

La propia canciller alemana, Angela Merkel, aseguró este jueves que en este momento de la pandemia no se puede abordar con seriedad la cuestión. “La decisión sobre viajar al extranjero no está ahora sobre la mesa”, ha repetido en dos ocasiones. Los únicos que podrían llegar a "beneficiarse" de este contexto son los hoteles y restaurantes alemanes, que apuestan todo porque los desplazamientos vacacionales internos vuelvan a estar permitidos en verano y puedan abrir sus puertas.

Los expertos advierten, sin embargo, de que Alemania no está preparada para atender toda la demanda vacacional de sus ciudadanos, que realizan normalmente en el extranjero el 75% de sus viajes de más de cinco días. En el mejor de los casos, algunos alemanes podrán viajar a los Alpes en Baviera, visitar los museos de Múnich y Berlín o acudir a las playas del mar Báltico. 

 

 

Artículo original de Economía Digital

 

 

Y además