Uber Eats critica a Glovo en una carta dirigida a Yolanda Díaz: "¿Debemos seguir su ejemplo y trabajar con autónomos para poder competir en igualdad de condiciones?"

Un rider de Glovo y otro de Uber Eats
Un rider de Glovo y otro de Uber Eats

REUTERS/Gleb Garanich

"Glovo [...] el mayor unicornio español, en contra de la ley rider. ¿Debemos seguir el ejemplo de Glovo y trabajar con autónomos para poder competir en igualdad de condiciones?". 

Así es como Uber Eats arremete contra la compañía catalana, a la vez que desafía al Gobierno en una carta que su directora general en España, Courtney Tims, envío ayer a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y ha publicado en exclusiva El Confidencial.

En esa carta, la compañía de reparto estadounidense señala a su acérrimo rival por seguir utilizando repartidores bajo la figura de autónomo, a pesar de la entrada en vigor de la ley rider el pasado 12 de agosto, y abre la puerta a actuar de la misma manera.

Dicha ley presume la laboralidad entre los repartidores y las plataformas de envío de comida a domicilio, y obligó en verano a estas empresas a cambiar sus modelos laborales. 

Sin embargo, cada una eligió una manera distinta.

Uber Eats optó por utilizar empresas de subcontrata, Just Eat también usó subcontratas y laboralizó a cerca de 2.000 repartidores, y Glovo introdujo una serie de polémicos cambios en su sistema de asignación de pedidos, para seguir trabajando con riders autónomos. 

La catalana es la única compañía que continúa con cerca del 80% de sus riders como trabajadores autónomos, algo que ha despertado las críticas de sus competidoras que creen que es esto es algo injusto al no operar todas de acuerdo con la ley.

"Tres meses después, una vez transcurrido el periodo de transición, todas las empresas teníamos que adaptarnos a la nueva ley. ¿Todas? No, todas no. Glovo, la mayor empresa, líder del delivery en España, decidió seguir operando con trabajadores autónomos", señala Courtney Tims la directora general de Uber Eats en España en la carta dirigida al Ministerio de Trabajo.

"Hoy, más de seis meses después de su entrada en vigor, las empresas que cumplimos la ley nos encontramos con una situación paradójica. Nuestras flotas colaboradoras no encuentran repartidores porque éstos prefieren ser autónomos, de manera que trabajan con Glovo, la única empresa que se lo permite, el mayor unicornio español, en contra de la ley rider", continúa.

"Ante esta situación, todos nos hacemos la misma pregunta: ¿Debemos seguir el ejemplo de Glovo y trabajar con autónomos para poder competir en igualdad de condiciones?".

El hecho de utilizar trabajadores autónomos en vez de asalariados es una fórmula extendida en la economía de plataforma, ya que las compañías que utilizan este modelo laboral externalizan los costes de contratación. 

"Únicamente soy yo, ¿queréis que siga?": el camino de Oscar Pierre, cofundador de Glovo, para convertir una idea en una empresa de 2.300 millones

Así, las empresas se ahorran una importante cantidad de dinero en un negocio que cuenta ya de por sí con unos márgenes ajustadísimos de beneficio. 

Actualmente y tras la entrada en vigor de la ley rider, muchas de las compañías de subcontrata que colaboran con Uber Eats o Just Eat, se quejan de que les cuesta encontrar repartidores, como recoge en su carta Tims.

"(los repartidores) querían mantener la flexibilidad del modelo autónomo que les permitía escoger cuándo trabajar, priorizando los momentos de alta demanda, y así obtener mayores ingresos. Todo ello mientras negociaban importantes mejoras en sus condiciones de trabajo. Mejoras que debían incluir desde el ingreso mínimo por hora, a los seguros médicos, pasando por la representación colectiva". 

"Nada de ello sucedió y la ley rider salió adelante en mayo", añade.

Con la nueva ley, las empresas de subcontrata ofrecen unas condiciones a los riders que, a pesar de que ahora cuentan con derecho a baja laboral o vacaciones, han visto como sus ingresos disminuyen. 

Un repartidor de estas empresas de subcontrata actualmente cobra el salario mínimo interprofesional de manera aproximada. Antes, había meses que podían llegar a los 1.200-1.500 euros mensuales, e incluso más, aunque no contaban con ningún tipo de protección social.

Uber Eats es la tercera compañía del sector del reparto de comida a domicilio en España. En este negocio, más allá de la primera o segunda posición respecto a cuota de mercado, ser el tercero en discordia puede significar, en muchos casos, la inviabilidad de ese operador.

Un ejemplo de ello fue la marcha de Deliveroo en España. Ahora, Uber Eats, se encuentra en una difícil posición ante otros 2 gigantes mundiales como Just Eat y Delivery Hero, actual dueña de Glovo.

Otros artículos interesantes:

Este es el gráfico que Delivery Hero utiliza para explicar por qué la compra de Glovo le da la llave del mercado español

Glovo anticipa unas pérdidas operativas de 330 millones este año bajo el control de la alemana Delivery Hero

"No podemos entender por qué Delivery Hero sintió la necesidad de adquirir Glovo": los analistas de HSBC califican de "estrambótica" la operación del año en el 'delivery'

Te recomendamos