Uber está negociando vender su división de vehículos autónomos a una nueva empresa dirigida por exejecutivos de Uber, Tesla y Google y respaldada por Amazon

Uber

  • Uber está en conversaciones para vender su división de vehículos autónomos, ATG, a la startup del sector Aurora, según publicó TechCrunch el viernes.
  • ATG se ha visto perjudicada por un choque mortal y tecnología poco fiable, lo que ha llevado a los inversores a perder la paciencia y se rumorea que la empresa estaría intentando quitársela de encima.
  • Aurora está encabezada por antiguos líderes de iniciativas de conducción autónoma en Uber, Google y Tesla.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uber está buscando deshacerse de su división de vehículos autónomos, Advanced Technologies Group (ATG), y la startup del sector Aurora Innovation es un probable candidato para adquirirla, según informó TechCrunch el viernes.

Varias fuentes informaron a TechCrunch de que Uber ha estado en conversaciones con varios potenciales compradores incluyendo algunos fabricantes de automóviles, pero que las negociaciones con Aurora, que comenzaron en octubre, están muy avanzadas.

"No comentamos sobre rumores o especulaciones", dijo un portavoz de Aurora a Business Insider, mientras que Uber no respondió a una solicitud de comentarios.

La compra de Aurora por parte de Amazon podría ser el próximo gran paso en la ola de consolidación de la industria del coche autónomo, según un experto

A pesar de las ambiciosas metas, ATG ha luchado durante mucho tiempo para conseguir desarrollar un vehículo completamente autónomo que pueda moverse de forma segura y eficiente. Pero lo ha hecho perdiendo dinero, lo que ha llevado a la especulación en los últimos meses.

Según TechCrunch, ATG se enfrentaba a la posibilidad de que los inversores considerasen bajar la valoración de la división que antes estaba en 7.250 millones de dólares (alrededor de 6.125 millones de euros al cambio actual).

Los problemas de ATG

Uber lanzó ATG hace 5 años y, en su corta vida, la división ha estado plagada de múltiples escándalos y contratiempos, perdiendo dinero en el camino: Uber reportó 303 millones de dólares (256 millones de euros) en pérdidas netas por "ATG y otras tecnologías" en su tercer trimestre.

Los empleados le dijeron a Julie Bort de Business Insider que el mortal accidente de 2018 en Phoenix –el primer incidente de un coche autónomo que mató a un peatón– expuso los fallos en la tecnología de ATG así como la mala toma de decisiones y las luchas internas. (Uber fue declarado no responsable del incidente, mientras que el conductor humano que supervisaba fue acusado de homicidio por negligencia).

El anterior jefe de dicha división de Uber, Anthony Levandowski, también estuvo en el centro de una gran disputa legal entre Uber y el grupo de autoconducción de Google, ahora llamado Waymo, por el robo de la tecnología. En 2017 y después de negarse a testificar, Uber despidió a Levandowski, quien recientemente fue sentenciado a 18 meses de prisión por robo de secretos comerciales).

En septiembre, The Information publicó que un manager de ATG envió un correo electrónico al director general de Uber, Dara Khosrowshahi, advirtiéndole sobre las deficiencias de los esfuerzos de la empresa en materia de autoconducción. En este decía que ATG "no ha logrado evolucionar en tanto tiempo que hay que decir algo antes de que ocurra un desastre".

Inversores impacientes

Los escándalos, las luchas internas y la falta de progreso tecnológico han llevado a los inversores a impacientarse.

Bloomberg informó en septiembre que 2 de los mayores inversores de Uber, SoftBank y Benchmark, han instado a Khosrowshahi a repensar la estrategia de ATG y a traer más inversiones externas. ATG ha recibido fondos de Toyota y Denso en los últimos años.

En medio de la pandemia de COVID-19, Uber ha vendido varios de sus proyectos secundarios menos exitosos, como la startup de bicicletas eléctricas Jump, mientras se centra en sus negocios principales de transporte de pasajeros y entrega de alimentos.

Uber no es la única empresa que lucha por la conducción autónoma. La industria está muy lejos de las expectativas optimistas que las compañías y los analistas crearon durante la década de 2010. Ningún fabricante de automóviles parece estar cerca de vender vehículos que puedan funcionar sin supervisión humana.

Aurora está bien posicionada

Sin embargo, Aurora, que fue creada en 2016 por miembros destacados de los programas de conducción autónoma de Uber, Google y Tesla, está en una trayectoria ascendente.

Varios inversores le dijeron a Mark Matousek de Business Insider que Aurora tiene el mayor potencial entre las startups de conducción autónoma debido a su fuerte equipo fundador, su tecnología y su capacidad de recaudar fondos.

Sin embargo, con sólo 765,6 millones de dólares (647 millones de euros) recaudados, Aurora es sustancialmente más pequeña que ATG y es probable que tenga que traer inversiones externas o permitir que Uber retenga algo de capital para adquirirla.

LEER TAMBIÉN: ¿Son sanos los edulcorantes? Esto es lo que opina Carlos Ríos, el famoso nutricionista que triunfa en redes sociales

LEER TAMBIÉN: Estos son 8 de los pescados más sanos y saludables que puedes comer, según un nutricionista

LEER TAMBIÉN: ¿Se va a poder viajar en Navidad? Cuál es la situación ahora mismo en Europa y en España

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Uber
  2. Coche autónomo
  3. Movilidad
  4. Motor
  5. Tecnología
  6. Tesla
  7. Amazon
  8. Google
  9. Trending