Pasar al contenido principal

Uber reconoce en su folleto para salir a bolsa que puede que nunca sea rentable, y eso mismo fue una señal antes de la caída de las puntocom

El CEO de Uber, Dara Khosrowshahi.
El CEO de Uber, Dara Khosrowshahi. Reuters
  • Uber ha presentado su folleto para salir a bolsa, un conjunto de 300 páginas para posibles inversores.
  • El documento deja clara una cosa: Uber dice que puede que nunca sea rentable.
  • No es un aviso raro: compañías como Lyft y Snap también han incluido advertencias similares en sus documentos legales.
  • Pero sí es una señal de gran cambio en el mundo de las salidas a bolsa: una gran parte de las empresas que hoy día están saltando al parqué no registran aún beneficios, con las tecnológicas a la cabeza.
  • El cambio recuerda a la caída de las puntocom, que se llevó consigo varias compañías enormes y dejó sin trabajo a 200.000 trabajadores del sector.
  • Las salidas a bolsa sin beneficios están ahora al mismo nivel que antes del crash del 2000.
  • Visita BusinessInsider.es para más historias.

Uber ha presentado los folletos para salir a bolsa el jueves, con un documento de 300 páginas a posibles inversores sobre su negocio de 11.300 millones de dólares. 

La periodista Shira Ovide de Bloomberg lo ha calificado como el S-1 más complejo que ha leído.

El folleto incluye detalles de la relación de amor-odio de Uber con su exCEO Travis Kalanick, datos sobre quién se hará rico cuando Uber se una a Wall Street, sobre su batalla para mantener a los conductores como externos en lugar de empleados y también sobre su relación con Google.

Asimismo, esas páginas incluyen una confesión que puede sorprender a algunos: Uber dice que puede que nunca sea rentable. 

"Esperamos que nuestros gastos operativos aumenten significativamente en el futuro y es posible que no alcancemos la rentabilidad", apunta la compañía de vehículos VTC, que registró perdidas operativas de 3.000 millones de dólares el año pasado.

Leer más: Estos son los candidatos a convertirse en millonarios con la salida a bolsa de Uber

El documento continúa enumerando los factores de riesgo, algo normal antes de una salida a bolsa.

Esto incluye su enorme gasto en conductores, líneas de ingresos "no probadas" y el peligro de gastos inesperados por la adquisición de Careem, su rival en Oriente Próximo, así como porque Uber Eats (el negocio de reparto de comida a domicilio de Uber) sufra pérdidas al asociarse con algunas grandes cadenas como McDonald's.

"Necesitaremos generar y mantener mayores niveles de ingresos y disminuir los gastos proporcionales en períodos futuros para lograr la rentabilidad en muchos de nuestros mayores mercados, incluso en Estados Unidos, e incluso si lo hacemos, es posible que no podamos mantener o aumentar la rentabilidad", ha apuntado Uber.

Un recordatorio de la caída de las puntocom

Que Uber admita que puede que no consiga ser rentable no es raro en el mundo actual de las salidas a bolsa.

El S-1 de Lyft tenía una advertencia muy parecida: "tenemos pérdidas netas y puede que no seamos capaces de alcanzar o mantener la rentabilidad en el futuro".

Snap (que lanzó la red social Snapchat) también apuntaba que "puede que nunca logremos o mantengamos la rentabilidad" cuando salió a bolsa en 2017. Dos años después, Snap sigue siendo deficitario.

Leer más: Social Car y Gowe, la startup fundada por el inversor de Glovo, desembarcan en Barcelona para competir con Cabify

Los inversores pueden ignorar estos datos porque apuestan por el crecimiento futuro y los beneficios futuros, que las finanzas de Uber muestran que están dentro de la capacidad de generación de la empresa.

Pero no son tres casos aislados: cada vez son más las empresas saltan al parqué sin haber registrado beneficios.

Según un estudio del profesor de finanzas de la Universidad de Florida Jay Ritter, que puedes leer en Recode, el 81% de las compañías que salieron a bolsa el año pasado en EEUU lo hicieron como deficitarias.

El siguiente gráfico, elaborado por Ritter, muestra la proporción que representan desde 1980.

Uber's disclosure that it may never be profitable coincides with the return of a danger-signal from the dot-com crash
Jay Ritter

En el caso de las tecnológicas el porcentaje era aún mayor (84%), impulsado en gran medida por las empresas de biotecnología. ç

De hecho, la última vez que un gran porcentaje de las compañías de tecnología salieron a bolsa sin ganar dinero fue en 1999 y 2000, cuando el 86% de las empresas de internet que acudieron a Wall Street no eran rentables.

El cambio de milenio fue, por supuesto, el año en que estalló la burbuja de las puntocom, lo que provocó la muerte de empresas como Pets.com, Kozmo.com, una dura recesión y la pérdida de unos 200.000 puestos de trabajo en Silicon Valley.

Es probable que Uber sea la mayor salida a bolsa de 2019, ya que las previsiones sitúan su valor en bolsa en unos 100.000 millones de dólares. 

Siendo así, probablemente servirá como criterio para medir como irán los saltos al parqué de este año, para lo que también se preparan Pinterest y Airbnb. También puede ser lo que advierta de lo que va a pasar (el canario en la mina) si las cosas se ponen feas.

Uber ha sido honesto sobre su potencial de rentabilidad, pero no tiene que buscar lejos un ejemplo de éxito.

Amazon era el rey sin beneficios cuando llegó por primera vez a Wall Street en 1997, cuando Quartz publicó que perdió 2.800 millones de dólares en los primeros 17 trimestres tras su salida a bolsa.

Ahora, Amazon gana más de 3.000 millones de dólares por trimestre, lo mismo que Uber perdió en todo el año pasado.

Te puede interesar