Pasar al contenido principal

Uber insiste en que sus taxis voladores no son prototipos: se lanzarán en 2023 y ya está estudiando con la NASA cómo ordenar el tráfico aéreo

Coche volador Uber
Uber

Uber ha confirmado este martes que sus coches voladores estarán a disposición de los clientes en 2023, insistiendo en que este no se tratará del lanzamiento de "ningún prototipo", sino de un producto ya perfeccionado y que conseguirá librar al usuario de los atascos volando por el cielo.

El lanzamiento se dará en Los Ángeles y Dallas, pero Uber busca ampliar la presencia de estos taxis aéreos al resto del mundo, especialmente a las "megalópolis" donde "sea un infierno llegar al trabajo", según ha apuntado el director de Uber en España, Juan Galiardo, en una presentación a la que ha asistido Business Insider España.

La compañía ha presentado este mismo día en Madrid su nueva estrategia para empresas que empieza a implementar ya en España, evento en el que ha repasado otras novedades como la llegada de los coches voladores.

Leer más: Así es por dentro el primer dron de pasajeros de Uber: un vehículo eléctrico que puede volar a más de 200 km/h

Para conseguirlo, la plataforma de vehículos con conductor (y patinetes) ha firmado dos Space Act Agreement (SAA) con la NASA para investigar juntos conceptos y tecnologías relacionadas con el tráfico aéreo urbano que aseguren un sistema seguro y eficiente para el futuro transporte aéreo en las ciudades y con el tráfico no tripulado.

(Un Space Act Agreement es un tipo de acuerdo legal que permite a la NASA trabajar con una entidad externa al Gobierno estadounidense).

El proyecto de los taxis aéreos se llama Uber Elevate, pero Uber ofrece desde julio viajes en helicóptero entre el aeropuerto JFK y Manhattan que se pueden reservar a través de su app por unos 200 dólares por persona y una duración de 8 minutos, según el New York Times. El mismo trayecto en coche lleva una hora, incluso dos si hay atasco.

Y además