Pasar al contenido principal

El Parlamento Europeo acuerda los derechos mínimos para los trabajadores de Uber, Deliveroo o Glovo

Un repartidor de Glovo con un pedido en la mano
Europa Press
  • El Parlamento Europeo ha acordado con los países miembros el marco de derechos mínimos que amparará a los trabajadores de plataformas como Uber, Glovo o Deliveroo.
  • Esta legislación amparará a quien tenga un contrato o una relación conforme a la ley, los convenios colectivos o las prácticas en vigor en todos los estados miembros de la UE.
  • La Eurocámara votará el próximo 16 de abril la puesta en marcha de esta directiva, que cada país debe adaptar a su legislación en menos de 3 años.

El Parlamento Europeo ha llegado a un acuerdo con los países de la Unión Europea sobre derechos mínimos para los trabajadores con contratos de muy corta duración o a tiempo parcial, entre los que se encuentran el empleo según demanda, por vales o de plataformas como Uber, Deliveroo o Glovo.

Según ha señalado el eurodiputado Enrique Calvet este viernes en un encuentro con los medios en Madrid, toda persona que tenga un contrato o una relación conforme a la ley, los convenios colectivos o las prácticas en vigor en todos los estados miembros debería estar cubierto por estos nuevos derecho.

Leer más: Glovo, Deliveroo y Uber Eats reclaman una regulación "a la francesa": más protección para los 'riders' sin que sean asalariados

Esto, según Calvet, significa que los trabajadores eventuales, temporales, según demanda, intermitentes, de plataformas, así como los becarios y aprendices remunerados, merecen un conjunto de derechos mínimos, "siempre que cumplan con los criterios y superen el umbral de trabajar tres horas por semana y una media de doce horas cada cuatro semanas".

Límites a los periodos de prueba

Respecto al tiempo, la directiva también establece limitaciones al periodo de prueba de los trabajadores de duración determinada. Así, apunta que la duración debe ser proporcional a la duración prevista del contrato y que en caso de renovación por el mismo trabajo, no se podrán establecer nuevos periodos de prueba.

Asimismo, establece que los periodos de prueba no deben ser superiores a seis meses o deben ser proporcionales a la duración prevista del contrato en caso de empleo de duración determinada.

Para cubrir las nuevas formas de empleo, se establece que este tipo de trabajadores deberá beneficiarse de un nivel mínimo de previsibilidad, como horas de referencia predeterminadas o días de referencia. También recoge que los trabajadores podrán rechazar, sin consecuencias, un trabajo fuera de horario establecido o incluso ser indemnizados si el encargo se cancelara fuera de plazo.

Leer más: Así esquiva Deliveroo a Trabajo: evita el software con el que pillaron su fraude laboral

En este punto, el eurodiputado ha hecho hincapié en que un trabajador puede ser llamado dependiendo de la carga de trabajo, pero bajo unas horas o momentos determinados.

Los estados miembros tendrán 3 años para aplicar esta directiva

Asimismo, ha dejado claro que esta Directiva, que tendrá que ser aplicada en todos los estados miembros en un plazo de tres años desde su entrada en vigor, se deberá aplicar a las leyes de cada país y ha asegurado que se debería hacer a través de la negociación colectiva.

También ha afirmado que se prevén sanciones a las empresas que tendrán que fijar las naciones en desarrollo de estos derechos en su propia legislación.

Respecto a la formación, afirma que la que sea obligatoria prevista en la legislación europea o nacional deberá ser facilitada gratuitamente por el empresario y computar como tiempo de trabajo. Además, resalta que esta formación deberá ser complementada, cuando sea posible, dentro de las horas de trabajo.

Leer más: Glovo intenta frenar la huelga de repartidores en Barcelona ofreciéndoles bonus de 50 euros

Además, recoge que los Estados miembros tendrán que adoptar medidas para evitar los abusos en estos trabajos "no convencionales". Estas actuaciones podrían incluir límites en el uso y duración de un contrato o una presunción "refutable" de la existencia de un contrato con una cantidad mínima de horas pagadas.

Esta Directiva relativa a unas condiciones laborales, transparentes y previsibles en la Unión Europea se votará en pleno el próximo 16 de abril.

Por último, el eurodiputado ha asegurado que en estas elecciones, tanto nacionales como europeas, "hay que votar sea como sea". "Nos jugamos mucho", ha resaltado Calvet.

Y además