La UE invierte por primera vez fondos públicos para financiar la carne artificial a través de un proyecto liderado por la española BioTech Foods

Un chef hace hamburguesas con carne de origen vegetal de Impossible Foods en la segunda Exposición Internacional de Importación de China (CIIE) en Shanghai, China, 6 de noviembre de 2019.
Un chef hace hamburguesas con carne de origen vegetal de Impossible Foods en la segunda Exposición Internacional de Importación de China (CIIE) en Shanghai, China, 6 de noviembre de 2019.
Aly Song/ Reuters
  • La española Bio Tech Foods ha sido la primera de la historia en recibir financiación europea para elaborar carne de cultivo celular en la comunidad.
  • El objetivo se vuelve todavía más acuciante en la situación actual, con una pandemia que ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de la ganadería tradicional y otras industrias dependientes de los animales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El proyecto de investigación de carne de cultivo Meat4All recibió 2,7 millones de euros de los fondos europeos destinados al Horizonte 2020, convirtiéndose así en la primera iniciativa en carne artificial que recibe financiación pública de la Unión Europea (UE). La asignación, realizada a mediados de agosto, acaba de darse a conocer públicamente como la única empresa de base celular en recibir una subvención europea.

Liderado por BioTech Foods, la empresa española que está detrás de la carne de cultivo celular Ethicameat, el consorcio Meat4All es un programa de investigación centrado en la industrialización y comercialización de proteínas alternativas para el consumidor elaboradas con tecnología de agricultura celular para promover el consumo sostenible. Aunque por el momento el proyecto no es más que un embrión todavía pendiente de pasar las pruebas de seguridad alimentaria.

El objetivo de la subvención, perfilado en el Pacto Verde Europeo, se centra en satisfacer de manera sostenible la creciente demanda de carne de una manera sostenible. A falta de recursos, la apuesta de BioTech Foods es promover un consumo más respetuoso y asumible por medio de carne cultivada, dando así un paso más hacia el objetivo cero emisiones de cara al año 2050. Entre las metas incluidas se encuentran la promoción de la agricultura orgánica, la reducción del uso de plaguicidas y fertilizantes, las alternativas de base vegetal, celular y microbiana y la inversión en la investigación de nuevas proteínas, entre otras.

Leer más: El 'boom' de la carne artificial: 11 empresas que compiten con Beyond Meat e Impossible Foods en un mercado que movilizará 85.000 millones de dólares

Dentro de este elenco, la propuesta de Meat4All se enmarca en el aumento de la producción de carne cultivada de kilogramos a toneladas, manteniendo al mismo tiempo el valor nutritivo en esas cantidades a gran escala, el desarrollo de nuevas formas de cultivar células sin suero y la utilización de células animales no modificadas genéticamente. Una vez se superen estos escollos, el siguiente paso les llevará a realizar las conocidas pruebas de sabor para poner a prueba el mercado con el fin de crear un producto competitivo. 

"Con la ampliación de esta tecnología, Meat4All creará una nueva área de desarrollo que permitirá a la industria europea aprovechar el alto potencial de este mercado, fomentando la competitividad y creando crecimiento en toda la Unión Europea", explicó el director del grupo, Íñigo Charola. El objetivo se vuelve todavía más acuciante en la situación actual, con una pandemia que ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de la ganadería tradicional y otras industrias dependientes de los animales. 

Fruto de la misma dinámica, la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF) de EEUU asignó a UC Davis una subvención de 5 años por valor de 3,5 millones de dólares (unos 3 millones de euros) para investigar el mismo tipo de carne cultivada, lo que también supuso la primera gran subvención gubernamental en el país dedicada a un proyecto de proteínas de agricultura celular. En Japón, por su parte, también se concedió un destino de fondos del Ministerio de Economía, Comercio e Industria a la empresa IntegriCulture, con sede en Tokio, dedicada a la tecnología alimentaria, para que construyera sus instalaciones de productos de cultivo celular.

Otros artículos interesantes:

Carne sintética: guerra a la vista entre Silicon Valley y los ganaderos de Estados Unidos

Por qué deberías preocuparte de a qué hora comes

El 'boom' de la carne artificial: 11 empresas que compiten con Beyond Meat e Impossible Foods en un mercado que movilizará 85.000 millones de dólares