Pasar al contenido principal

La UE se prepara para una nueva guerra comercial por prohibir el uso de aceite de palma como combustible

Un trabajador recoge el fruto de la palma aceitera
Getty Images
  • La Comisión Europea ha decidido recientemente incluir al aceite de palma en la lista de biocombustibles no sostenibles por su contribución a la deforestación y al incremento de emisiones de gases contaminantes.
  • Esta decisión puede suponer su prohibición en 2030, salvo que se opongan el Parlamento Europeo y los países miembros antes de junio.
  • Los principales países productores, Indonesia y Malasia, han amenazado con acciones legales contra la UE, lo que puede desembocar en una nueva guerra comercial.

Mientras EE.UU. y China parecen encarrilar las negociaciones para reducir los aranceles que han impuesto a sus respectivas exportaciones, otra guerra comercial está en ciernes y esta vez nos puede tocar aún más cerca. Así, Malasia e Indonesia han amenazado a la Unión Europea con represalias económicas si sigue adelante con su plan para erradicar el aceite de palma de los depósitos de combustible de los coches comunitarios.

Esas amenazas parten de la reciente decisión de la Comisión Europea de restringir paulatinamente el uso del aceite de palma como biocombustible desde 2023 hasta su erradicación total en terreno comunitario a partir de 2030. Bruselas considera que este biodiésel no es sostenible, dado que desde 2008 el incremento en su uso ha contribuido a la deforestación, la destrucción de ecosistemas y al aumento de las emisiones de gases contaminantes.

Aceite de palma, un biocombustible polémico

La ofensiva europea contra el aceite de palma se inició en 2018 y algunos países, como Francia o Noruega, ya han aprobado prohibir su uso como carburante a partir de 2020. Mientras, la industria alimentaria de la UE también ha hecho esfuerzos por distanciarse de un producto altamente polémico, que ha sido criticado por grupos ecologistas por su repercusión ambiental en los países productores.

Leer más: Este gráfico muestra cuál será el impacto de la guerra comercial en la economía global, según la OCDE

Ahora, si el Parlamento Europeo y los estados miembros de la UE no se oponen expresamente en un plazo de dos meses, el aceite de palma saldrá de la lista de combustibles sostenibles de la Directiva europea de Energía Renovable. Esta salida implica su prohibición, debido al compromiso de Bruselas con el objetivo de reducir al menos un 40% sus emisiones contaminantes y aumentar un 32% el uso de energías renovables antes de 2030.

Actualmente, el 46% de las importaciones de aceite de palma que recibe la UE se destinan a biocombustibles, un porcentaje que podría reducirse al mínimo debido a las condiciones que establece Bruselas. De este modo, solo se permitirá la importación de aceite de palma producido en explotaciones agrícolas de menos de 2 hectáreas, para no dañar a los pequeños productores.

Malasia e Indonesia hablan de discriminación y amenazan con represalias

Dado que la inmensa mayoría de cultivos de aceite de palma en Malasia e Indonesia, que producen más de un 80% del total mundial, se concentran en grandes plantaciones, la reacción de ambos Gobiernos ha sido especialmente airada. Así, el primer ministro malasio, Mahathir bin Mohammad, ha calificado la actitud de la UE de "desleal" y ha amenazado con "suspender la compra de productos europeos".

Leer más: Los 10 países a los que más afectará la guerra comercial entre EE.UU. y China

Por su parte, el ministro de Comercio de Indonesia, Enggartiasto Lukita, ha ido más allá y ha amenazado a Bruselas con iniciar una guerra comercial, señalando directamente a los productos lácteos y vinícolas comunitarios y a los aviones de Airbus. Otros miembros de su Gobierno han anunciado que recurrirán ante la Organización Mundial del Comercio para intentar frenar una medida que consideran "discriminatoria".

De hecho, Yakarta ha asegurado que si finalmente la UE decide prohibir el aceite de palma como combustible en su territorio, supondrá retrasar sine die el acuerdo comercial que Bruselas negocia con el país y perjudicar las relaciones con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, del que Malasia e Indonesia son miembros destacados.

Y además