Pasar al contenido principal

La UE quiere que los electrodomésticos duren más y obliga a los fabricantes a facilitar repuestos durante 10 años

El derecho a reparar llega a la UE para los electrodomésticos
Getty Images
  • El 'derecho a reparar' llegará a la Unión Europea a partir de 2021 con una nueva normativa adoptada por la Comisión. 
  • Las nuevas medidas obligarán a los fabricantes de los electrodomésticos comunes a vender piezas de recambio a los técnicos. 
  • El objetivo es alargar la vida útil de los aparatos y reducir el impacto medioambiental de la producción de los electrodomésticos. 
  • Algunas voces critican que la medida solo incluya a los electrodomésticos y no permita vender las piezas a los usuarios. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El 'derecho a reparar' llegará a la Unión Europea a partir de 2021, según una nueva normativa adoptada por la Comisión pensada para garantizar la "sostenibilidad" de los electrodomésticos.

El derecho a reparar es fruto de un movimiento encabezado por asociaciones de consumidores que luchan contra la tendencia del sector tecnológico de crear dispositivos que solo pueden ser reparados por el propio fabricante. 

Cuando el dispositivo falla, hay que llevarlo al servicio técnico oficial o sustituirlo por una nueva versión. El movimiento del 'derecho a reparar' busca obligar a los fabricantes a ofrecer unas alternativas más económicas para los usuarios. 

"Por primera vez, las medidas incluyen requisitos de reparabilidad y reciclabilidad, contribuyendo a los objetivos de economía circular mediante la mejora de la vida útil, el mantenimiento, la reutilización, la actualización, la reciclabilidad y la gestión de residuos de los aparatos", explica la Comisión Europea

La medida también busca que los fabricantes produzcan electrodomésticos con sistemas de consumo de energía más eficientes, por lo que la normativa también incluye cambios en el etiquetado de eficiencia energética para un aparato. 

Leer más: Conservación y ecoeficiencia, así es la evolución tecnológica de los frigoríficos LG

La nueva norma obligará a los fabricantes a proveer de piezas a los técnicos

La normativa obliga a los fabricantes a proveer repuestos y componentes para sus aparatos para técnicos profesionales durante un período de hasta 10 años. Con a entrada en vigor de la nueva medida, un técnico podría pedir un recambio al fabricante y este estaría obligado a vendérsela.

El objetivo de la Comisión Europea es que los aparatos tengan una vida útil más larga y poder así reducir las emisiones en la producción de nuevos electrodomésticos. 

Sin embargo, algunos críticos señalan que la nueva ley únicamente se aplica a los electrodomésticos comunes como las lavadoras, lavavajillas, frigoríficos y dispositivos de iluminación. 

Las grandes tecnológicas han sido acusadas en numerosas ocasiones de diseñar los productos bajo los principios de la obsolescencia programada, la reducción deliberada de la vida de un producto para incrementar su consumo, fue ampliamente investigado en el documental Comprar, tirar, comprar de Cosima Dannoritzer que explora la historia de varias compañías que fabricaron sus productos con una vida útil limitada. 

Leer más: Ventajas y desventajas de invertir en electrodomésticos de clase A

Uno de los casos presentados en el documental involucró a Apple y a su primera generación de iPods, cuyas baterías no duraban más dieciocho meses, tras lo cual la empresa respondía que los usuarios deberían comprar un dispositivo nuevo porque la empresa no ofrecía recambios. 

Elizabeth Pritzker lideró una demanda colectiva contra la compañía de Silicon Valley que acabó obligando a Apple a crear un departamento de recambio de baterías y a extender la garantía del producto a dos años. 

Estos casos hacen que las asociaciones de consumidores pidan la inclusión de dispositivos como los smartphones en la nueva normativa. 

Además, otras voces señalan que, más que un derecho a reparar, es un 'derecho a que te reparen', puesto que solo se aplica a técnicos profesionales pero el propio usuario no pueda solicitar la pieza y hacer la reparación por su cuenta. 

"Cuando las actividades de reparación permanecen en manos de unas pocas empresas, estamos perdiendo la oportunidad de hacerlas más asequibles y fácilmente disponibles", dice a la BBC Stephane Arditi del European Environment Bureau.

Y además