Bruselas propone prohibir las importaciones de alimentos y madera procedentes de zonas deforestadas

Un agente del Ibama mide la anchura de los troncos cortados para proteger al Amazonas de la deforestación en Brasil.
Reuters

Bruselas propone obligar a las empresas a que demuestren que sus productos de soja, carne de vacuno, aceite de palma, cacao, café y madera están certificados como "libres de deforestación".

Así lo señala el proyecto de ley que Bruselas quiere convertir en norma vinculantes para los 27 países de la Unión Europea y que surge del compromiso internacional asumido en la cumbre COP26 de la semana pasada de acabar con la deforestación para 2030.

La promesa incluye cerca de 19.200 millones de dólares (16.543 millones de euros) de fondos públicos y privados.

"No sólo se centra en la deforestación ilegal, sino también en la deforestación provocada por la expansión agrícola",  afirmó el Comisario europeo de Acción por el Clima, Virginijus Sinkevicius en una en una conferencia de prensa de la que informa la agencia AFP y que recoge RFI.

Los criterios a cumplir son, por un lado, que los productos básicos se produzcan de acuerdo con la legislación del país de origen y, por otro, que no se hayan producido en tierras deforestadas o degradadas desde principios de 2021.

Aunque la Comisión Europea no ha anunciado cuándo espera que se adopte la nueva legislación, sí que ha puntualizado que las importaciones de los países de mayor riesgo estarían sujetas a controles más estrictos.

Dichas normas podrían afectar a países como Brasil, donde la tala de árboles en la Amazonia alcanzó un nuevo récord el mes pasado, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil.

Esta grabadora que funciona con placas solares e inteligencia artificial está salvando los bosques de la tala ilegal y la deforestación

La pérdida de bosque se agudizó en 2020, tanto por la tala como por los incendios en la Amazonia. Según datos del Global Forest Watch del World Resource Institute, el planeta perdió un área de cobertura arbórea más grande que el Reino Unido el año pasado, incluyendo más de 4,2 millones de hectáreas de bosques tropicales primarios. 

Por otro lado, el grupo ecologista WWF afirma que el enorme mercado de la UE es responsable del 16% de la deforestación mundial relacionada con el comercio internacional. Este dato hace que vean insuficiente la medida al no incluir ciertos productos básicos, aunque señalan que es un primer paso.

Bruselas anunció otras propuestas de sostenibilidad relacionadas con la gestión de los residuos y la mejora de la salud de los suelos para demostrar que la UE "se toma en serio la transición ecológica y sigue avanzando en ella", según el Vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans.

Para la estrategia de residuos, la Comisión quiere que los principios de la 'economía circular' se apliquen al envío al extranjero de sus millones de toneladas de metales, cartones, plásticos, textiles y otros detritos desechados, restringiendo así las exportaciones a loas países no pertenecientes a la OCDE.

Estos envíos sólo se permitirían en el caso de que los destinos estén de acuerdo y sean capaces de gestionarlos de forma sostenible. 

En cuanto al suelo, Bruselas pretende una combinación de medidas voluntarias y obligatorias para aumentar el carbono del suelo en las tierras de cultivo y luchar contra la desertización y así conseguir que los ecosistemas del suelo estén sanos en 2050. 

Otros artículos interesantes:

COP26: 6 'fintech' que permiten invertir en proyectos y acciones sostenibles

Más de 40 países firman en la COP26 el destierro gradual del carbón "con letra pequeña", pero Australia, India, China y Estados Unidos se desmarcan

El petróleo y el carbón frenan la COP26: algunos países se niegan a desterrarlos y alargan la cumbre climática sin acuerdos definitivos

Te recomendamos

Y además