Pasar al contenido principal

La última advertencia de la industria británica del automóvil sobre el Brexit

'Not an option': The British car industry is sounding the alarm on a no deal Brexit
REUTERS/Phil Noble
  • "Que no haya trato ... simplemente no es una opción. Sería muy dañino para la industria no solo en el Reino Unido, sino también en Europa", asegura Mike Hawes, director ejecutivo de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Motores (SMMT).
  • La advertencia es todavía más clara tras conocerse las últimas cifras, que muestran que nueve de cada diez automóviles fabricados en el Reino Unido en el último mes eran para exportar. 
  • La demanda en el mercado interno ha caído en un 47%, según Reuters.
  • "Los fabricantes de coches del Reino Unido temen un escenario sin acuerdo que podría afectar el buen funcionamiento de las plantas y exprimir los márgenes de costos ya apretados de las compañías de automóviles británicas que venden en Europa", afirma David Leggett, director y analista de la industria automovilística de Just-Auto para Business Insider.

Un acuerdo sin Brexit "no es una opción" para la industria automovilística del Reino Unido, teniendo en cuenta las interrupciones en el suministro y los costes añadidos que sufrirían los fabricantes de coches, ha afirmado el director de la patronal británica de fabricantes de coches de ese país.

Los fabricantes de automóviles están "cada vez más preocupados" por la falta de claridad en torno a la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, asegura Mike Hawes, presidente ejecutivo de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles (SMMT), informa Reuters.

La advertencia de la industria británica del automóvil se ha hecho más explícita ya que los temores sobre la interrupción del comercio transfronterizo quedan patentes ante las cifras, que muestran que nueve de cada diez automóviles construidos en el Reino Unido el mes pasado fueron para el mercado de exportación.

Leer más Jaguar Land Rover podría salir del Reino Unido por el Brexit

La Primera Ministra, Theresa May, que dispone de ocho meses para que se produzca la salida de Reino Unido de la UE, aún tiene que presentar una propuesta que pueda mantener los vínculos económicos y satisfacer tanto a su partido como a los negociadores en Bruselas.

Esto ha dejado abierta la posibilidad de que Reino Unido pueda romper sus lazos económicos con la UE, dejando al Reino Unido bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio, lo que significa que las exportaciones de coches británicos a la UE soportarán aranceles del 10%.

"Que no haya trato... simplemente no es una opción. Sería muy dañino para la industria no solo en el Reino Unido, sino también en Europa", aseguraba Hawes a Reuters y otros periodistas mientras presentaba los datos de los primeros seis meses sobre la producción británica de turismos. 

La industria del automóvil emplea en Gran Bretaña a más de 850.000 personas, tanto directa como indirectamente. Hawes asegura que los fabricantes de coches se están "preparando lo mejor posible" para cualquier interrupción debido a un Brexit sin acuerdo.

En los primeros seis meses de 2018, la producción británica de automóviles bajó un 3,3% debido a una fuerte caída en la demanda interna, que se superó gracias a un aumento en las exportaciones. Solo en junio, la producción cayó un 5,5% en comparación al mismo mes de 2017, a pesar de un aumento del 6% en las exportaciones. Detrás del cambio está el colapso del mercado interno británico, cifrado en un 47%.

Leer más Los coches más fiables de 2018

"Esto refleja una serie de fenómenos, incluidos los ciclos naturales de los productos y la reducción del gasto general en consumo en Gran Bretaña", afirma David Leggett, un director y analista de la industria automovilística de Just-Auto, a Business Insider.

La visión sobre el impacto para los fabricantes de automóviles, que pueden afectar el funcionamiento de las plantas y reducir los gastos para las marcas de automóviles que venden en Europa es compartida por todos los expertos del sector. 

"La industria automotriz en Gran Bretaña está muy atada a las cadenas de suministro paneuropeas. Además, las fábricas podrían enfrentarse a costosas detenciones en las fronteras para controles adicionales, que harían interrumpir la programación de la producción de coches que hoy se hace casi sin piezas en stock", afirma Leggett.

A pesar de las preocupaciones sobre Brexit, Hawes ha asegurado a los reporteros que "al mirar la imagen a largo plazo, el sector está funcionando como se esperaba en el contexto de las condiciones del mercado en el país y en el extranjero".

Te puede interesar