Pasar al contenido principal

La última locura de Elon Musk es construir una torre medieval para la sede de The Boring Company

Así prepara Elon Musk la retirada de Tesla de bolsa
Wikimedia Commons.
  • Elon Musk ha anunciado que la sede de The Boring Company tendrá forma de torre de vigilancia medieval.
  • Estará fabricada con Boring Bricks, los ladrillos ecológicos y de bajo coste creados a partir de la tierra producida con las excavaciones llevadas a cabo por la empresa.
  • El coste de estos ladrillos será de 10 centavos cada uno y se podrán comprar en una tienda física que abrirá en un par de meses.

Nada de lo que llega de la compañía más estrafalaria de Elon Musk, The Boring Company, hace honor a su nombre (La empresa aburrida, en español).

La startup, una empresa de infraestructuras y excavaciones, propiedad de Musk, es conocida por querer construir una red de túneles subterráneos en Los Ángeles con el único objetivo de aliviar el tráfico en la ciudad. 

Un plan que si bien parecía algo aparcado el pasado miércoles, saltaba de nuevo a los medios cuando se daba a conocer que la intención del directivo pasa ahora por conectar dichos túneles con los garajes de las casas.

Pero, por si esto no fuera poco, para recaudar fondos para tal monumental proyecto, The Boring Company lanzaba al mercado este verano unos lanzallamas diseñados por la propia empresa que rápidamente hicieron furor en Internet.

Ahora, en este halo de locura, Musk ha anunciado que la sede de The Boring Company será una torre de vigilancia medieval.

Y, para construirla, la empresa se servirá de los conocidos como Boring Bricks, los ladrillos ecológicos  y de bajo coste creados a partir de la tierra producida con las excavaciones llevadas a cabo por la empresa.

Y es que el asunto de la tierra sobrante que tales túneles está provocando es un tema que lleva tiempo preocupando al CEO de Tesla.

Leer más: Elon Musk fuma marihuana en directo mientras bromea con diseñar un avión eléctrico

En el mes de marzo, el propio Musk anunciaba en Twitter la creación de los estos ladrillos, que tienen una forma similar a la piezas de LEGO y cuentan con capacidad para resistir los temblores sísmicos propios de California. Meses después, la multinacional anunciaba la posibilidad de que la tierra fuera, en su lugar, utilizada para la construcción de viviendas de bajo coste.

Ayer mismo, Musk anunciaba nuevamente en un tuit que The Boring Company abriría una tienda en aproximadamente dos meses para la venta de Borins Bricks, los cuales tendrán un precio de 10 centavos cada uno.

Pues bien, en esa misma cadena de tweets, Elon Musk ha anunciado que la primera utilización de los ladrillos sería para la construcción de la propia sede de la empresa que tendría forma de torre medieval. 

En definitiva, el directivo nunca dejará de sorprendernos.

Te puede interesar