Bruselas propone intervenir los mensajes cifrados de extremo a extremo en su futura regulación con la que combatir el abuso infantil

Hacker

Reuters

Lo que era implanteable en el futuro Reglamento de Servicios Digitales, cuyo texto definitivo lo aprobaron los colegisladores comunitarios el mes pasado, sí lo es en el borrador que acaba de proponer la Comisión Europea para otra legislación que pretende prevenir y combatir el abuso infantil.

Uno de los articulados del texto que Bruselas acaba de presentar pretende forzar a las grandes tecnológicas a escanear los mensajes privados para detectar material relacionado con el abuso o la pornografía infantil, así como evidencias de ciberacoso. Esto, aun cuando esos mensajes puedan estar protegidos por cifrados de extremo a extremo, como es el caso de WhatsApp.

El reglamento prevé la creación de un nuevo centro comunitario para velar porque el mismo se cumpla. Con todo, las órdenes pertinentes a las plataformas digitales con el objeto de que intercepten esos mensajes llegarán de las autoridades nacionales. Dichas plataformas se verán obligadas a "detectar, informar, eliminar y bloquear tanto el material de abuso conocido o nuevo".

Medios como Ars Technica han recogido la propuesta con declaraciones de colectivos y fundaciones en defensa de los derechos digitales como la neerlandesa Bits of Freedom, que desgrana cómo "realmente parece que la Comisión Europea quiere acabar con los mensajes cifrados". "Si es necesario, las plataformas se verán obligadas a eliminar o informar sobre contenido".

El reglamento con el que Europa pondrá coto a las tecnológicas aspira a reproducir el famoso 'efecto Bruselas': una de sus ponentes en la sombra explica por qué

"Los proveedores de internet tendrán que monitorizar el tráfico de red de sus clientes. Pero la Comisión Europea omite, inteligentemente, cómo se debería hacer. Efectivamente, el mensaje parece ser: "Haz lo imposible, ya decides tú cómo".

Por eso también entran en juego de este borrador de reglamento el papel de los propios proveedores de internet, que podrían encargarse de inhabilitar el acceso a contenidos (imágenes o vídeos) que directamente no puedan ser eliminados de la red porque las plataformas que lo alojan están fuera de la jurisdicción de los 27.

Con todo, leer e interceptar mensajes privados de terceros es imposible si se aplica un cifrado de extremo a extremo eficaz. La propuesta ha caído como una jarra de agua fría en expertos como Alec Muffett, investigador en ciberseguridad citado por Ars Technica que además es el responsable que añadió el cifrado de extremo a extremo en Facebook Messenger.

"En caso de que no se entienda, hoy es el día en el que la Unión Europea le declara la guerra a los cifrados de extremo a extremo, y exige tener acceso a los mensajes privados de cualquier persona en cualquier plataforma en nombre de la protección infantil", dice Muffett en declaraciones al citado medio.

El año pasado Apple presentó una actualización en sus sistemas operativos que resultaría en el 'escaneo' automatizado (en realidad no se trataba de un escaneo como tal) para buscar posible material relacionado con casos de abuso infantil en los álbumes de los usuarios de sus dispositivos. Las críticas por parte de los defensores de la privacidad no tardaron en llegar.

Finalmente, el fabricante del iPhone decidió posponer la puesta en marcha de esa iniciativa.

Otros artículos interesantes:

Desmantelada la mayor red de pornografía infantil de la dark web gracias a que se pagaba con bitcoins

Así entrenan a perros policía para olfatear dispositivos ocultos: estos animales son claves en casos de fraude y pornografía infantil

El icónico bebé de la portada de 'Nevermind' demanda a Nirvana por pornografía infantil

Te recomendamos