Pasar al contenido principal

Medio centenar de comercios y empresas de restauración ubicadas en los aeropuertos piden a Aena renegociar sus contratos por el parón del coronavirus

Aeropuerto coronavirus Hertz
Un pasajero lleva una mascarilla en el casi vacío aeropuerto Benito Juárez, en Ciudad de México, México, en junio de 2020. REUTERS/Edgard Garrido
  • Un grupo de unas 50 empresas presentes en los espacios comerciales de los aeropuertos españoles ha pedido a Aena renegociar sus contratos ante la crisis del coronavirus.
  • La pandemia ha obligado a multitud de tiendas y restaurantes de aeropuertos a cerrar.
  • Aena ya eximió del pago de la renta fija mensual a operadores de alquiler de vehículos, agencias de viajes, servicios financieros, tiendas y restauración que hayan tenido que cerrar durante el estado de alarma.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Un grupo de unas 50 empresas presentes en los espacios comerciales de los aeropuertos españoles ha pedido a Aena renegociar sus contratos ante la crisis del coronavirus, que les ha obligado a cerrar, según ha publicado Cinco Días.

Así, tiendas y restaurantes han enviado una carta al presidente de Aena, Maurici Lucena, en la que se muestran preocupados por "la situación crítica" que atraviesan al cumplirse tres meses de cierre de algunos de sus negocios.

En ella, juntos piden un marco económico "justo y equilibrado" que garantice su supervivencia a corto plazo. También hablan de una "razonable expectativa de rentabilidad a medio y largo plazo", ya que el sector teme que los niveles anteriores de viajeros tarden años en recuperarse de la crisis del COVID-19.

El mismo periódico ha subrayado que a los empresarios preocupan las palabras del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, que en el Senado mencionó la posibilidad de que el tráfico no se recupere hasta 2022 o 2023.

Leer más: Aerolíneas 'low cost' como Ryanair, Easyjet o Wizz Air podrían jugar con ventaja para superar la pandemia frente a las grandes compañías, según anticipan varios analistas

"El transporte aéreo no alcanzará hasta 2022 o 2023 los niveles de viajeros que presentaba en 2019, antes de la crisis", aseguró Ábalos en dicha comparecencia en el Senado.

El tráfico aéreo se ha desplomado durante los últimos meses. Según los últimos datos a nivel europeo, que ha publicado Eurocontrol, mientras que el 4 de junio del año pasado volaron 34.930 vuelos, este 6 de junio lo hicieron 6.818, en el marco de una progresiva recuperación —aunque supone que el tráfico aún permanece un 84% por debajo del año anterior. 

A nivel nacional, Aena comunicó el viernes una caída de tráfico del 99% en mayo.

Aena ya ha eximido "del pago de la renta fija mensual y de la parte alícuota de la renta mínima garantizada a los operadores de alquiler de vehículos, agencias de viajes, servicios financieros, tiendas, restauración y otras explotaciones comerciales que hayan suspendido su actividad desde el día de inicio del estado de alarma hasta el levantamiento total o parcial de la suspensión", como también recoge Cinco Días.

La empresa pública española sufre presión para que rebaje tasas, alquileres u otros impuestos por diferentes frentes. Por un lado, el de las aerolíneas: la semana pasada el CEO de Ryanair aseguró que Aena debería bajar tasas a estas empresas para ayudar a recuperar el negocio —"es muy grande y se lo puede permitir", afirmó—, por otro, el de los establecimientos presentes en sus aeropuertos.

Leer más: Tendam, el dueño de Cortefiel y Springfield, paraliza el pago del alquiler de sus tiendas: así es la carta que el grupo textil está enviando a sus caseros

Al mismo tiempo, el Gobierno otorgó la semana pasada a Aena la potestad de recuperar los costes de los controles de coronavirus a través de las tarifas que pagan las aerolíneas, ya que deberá mantener los controles sanitarios —por ejemplo, con cámaras térmicas para medir la temperatura o formularios a los turistas— en los aeropuertos una vez levantado el estado de alarma el día 21, lo que podrá hacer que suban los billetes de avión. 

Esta medida ocasionó más quejas de las aerolíneas españolas, que, a través de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), pidieron al Gobierno que asuma los costes derivados de dichos controles y medidas de seguridad e higiene y que no los traslade a las aerolíneas.

Y además