La directora ejecutiva de UNICEF señala los desafíos de distribuir la vacuna a los países de menos ingresos

Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef.

Reuters

  • UNICEF moviliza cada año 2.000 millones de dosis de vacunas y la pandemia del coronavirus requiere que duplique esa cifra para el 2021. 
  • Los desafíos para lograr que las vacunas de coronavirus lleguen a los países en vías de desarrollo son "enormes", según Henrietta Fore, directora ejecutiva de la organización. 
  • UNICEF lleva preparándose para garantizar la distribución de las dosis desde el inicio de la pandemia, pero Fore reconoce que hay muchos obstáculos para conseguir que lleguen al Tercer Mundo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los desafíos para lograr que las vacunas de coronavirus lleguen a los países en vías de desarrollo son "enormes", según ha asegurado Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, en un encuentro organizado por el Foro Económico Mundial. 

Fore ha señalado que su organización moviliza 2.000 millones de dosis de vacunas al año, en su mayoría dirigidas a enfermedades infantiles. Con la pandemia de coronavirus "se nos está pidiendo que dupliquemos esa cifra", explica la directora. 

La idea es que se puedan movilizar miles de millones de dosis de vacunas para los países de menos ingresos y que sus poblaciones no se queden sin acceso a una vacuna contra el coronavirus. 

Sin embargo, ahora mismo la distribución de las dosis de las vacunas contra el COVID-19 no parece estar siendo muy equitativa: los 27 países miembros de la Unión Europea y otros 5 países de altos ingresos ya han reservado la mitad de todas las vacunas disponibles, aunque solo constituyen el 13% de la población. 

Muchos de ellos tienen suficientes reservas aseguradas como para vacunar varias veces a su población: Canadá con 9 dosis reservadas por persona, Estados Unidos con 7 dosis reservadas por persona, Reino Unido con más de 5 dosis reservadas por persona, Australia con 5 dosis por persona y la Unión Europa con más de 4 dosis reservadas por persona. 

Andrea Taylor, la investigadora que ha liderado un estudio de la Universidad de Duke que señala que no habrá suficientes vacunas para toda la población hasta 2023 o 2024, reconoce que la distribución pinta un cuadro que "da miedo, porque faltan muchos países".

Activistas de las Naciones Unidas y Cruz Roja Internacional han advertido que esa planificación anticipada de esos países dejará sin existencias a los países más pobres.

"No podemos confiar solo en la buena voluntad para asegurar el acceso", señala Arzoo Ahmed, del Consejo Nuffield de Bioética de Reino Unido, The Associated Press.

Para impedir que esto ocurra han surgido iniciativas como COVAX, un fondo conjunto para la distribución equitativa de las vacunas de COVID-19 dirigido por Gavi, un financiador de vacunas para países de bajos ingresos con sede en Ginebra (Suiza), la Organización Mundial de la Salud y la Coalición de Innovaciones en la Preparación para las Epidemias (CEPI) en Oslo.

UNICEF está colaborando con Gavi y lleva desde el inicio de la pandemia preparándose para distribuir todas las vacunas y colaborando con la industria del transporte para tener atada la logística. 

"Estamos ya listos para empezar a distribuir", ha asegurado Fore, que aun así ha señalado los desafíos a los que se enfrentan para llevar la vacuna a los países de bajos ingresos. 

Los países ricos esperan tener a su población completamente vacunada en 2021: quiénes tienen más dosis aseguradas

La cadena del frío se ha convertido en el principal obstáculo

"Tenemos que reforzar la cadena de distribución", ha señalado Fore, que ha admitido que el principal desafío lo constituyen las bajísimas temperaturas a las que tienen que ser almacenadas algunas vacunas. 

"Tenemos experiencia con vacunas que necesitan temperaturas frías, pero no ultra frías", ha reconocido la directora ejecutiva. 

La vacuna de Pfizer y BioNTech —la primera en ser aprobada en el mundo gracias a la autorización de Reino Unido— tiene que mantenerse a 70 grados bajo cero. La Organización Mundial de la Salud ha advertido de que ningún país está preparado para el almacenamiento y transporte de esta vacuna. 

Fore señala que la única experiencia comparable fue la distribución de la vacuna contra el ébola en la República Democrática del Congo, que también requirió de temperaturas ultra frías. 

La directora señala que la principal prioridad a la hora de garantizar la accesibilidad de los países de menos ingresos a las vacunas es garantizar su transporte. 

"Necesitamos a todo el mundo", ha concluido Fore. 

"Es difícil que las vacunas lleguen en condiciones óptimas", reconocía Miguel Fernández, el CEO de Merck, en el Smart Business Meeting celebrado por Business Insider España para ahondar en los retos y oportunidades de la industria farmacéutica. 

"En España y en general en países avanzados tenemos redes logísticas potentes para garantizar la cadena del frío", aseguraba Fernández, que hizo un llamamiento a la colaboración en el sector para asegurarse de que los países del Tercer Mundo puedan acceder a las vacunas. 

De Pfizer a AstraZeneca: todos los detalles de las vacunas contra el coronavirus que llegarán a España y a Europa en los próximos meses

Los sistemas de salud de muchos países no son capaces de garantizar las medidas básicas 

"Hay que pensar en la fragilidad de estos sistemas de salud", ha advertido Fore. "Necesitamos garantizar los medios financieros y técnicos para los puntos que distribuirán la vacuna", ha señalado. 

Mientras países como Alemania ya han preparado cientos de centros de vacunación para que estén listos en diciembre así como equipos móviles, la directora ejecutiva de Unicef señala que en algunos hospitales y colegios de estos países no hay ni siquiera recursos para mantener las medidas básicas como la higiene de manos o el distanciamiento social. 

En España también se ha aprovechado las instalaciones existentes para establecer 13.000 puntos de vacunación repartidos por todo el país que se utilizarán para inmunizar a las personas cuando comience la campaña en enero. 

Sin embargo, la infraestructura de algunos países en vías de desarrollo no tiene capacidad de garantizar la atención sanitaria que requiere la pandemia. 

"Tenemos que aumentar el acceso a las pruebas de diagnóstico y seguir comunicando la importancia de las medidas de higiene básicas", ha señalado. 

Otros artículos interesantes:

Las farmacéuticas en la carrera por la vacuna, ante el dilema de pelear por un mercado millonario mientras se cuestiona su legitimidad de hacer caja en medio de la pandemia

Todo lo que debes saber sobre la vacuna del coronavirus de Moderna: quién está detrás, cuándo se aprobará, ventajas e inconvenientes

El CEO de Moderna espera que su vacuna se empiece a administrar el 21 de diciembre: estos son los países y colectivos que la recibirán primero y los desafíos a los que se enfrenta la compañía