¿Qué alimentos se pueden comer con moho? Estas son las 3 excepciones, según la OCU

moho en alimentos

El moho puede estar en tus paredes o en tus alimentos. Y en ambos casos mejor que te mantengas alejado de él.

Puede que sientas la tentación de retirar ese trozo verdoso de pan de molde o del tomate en salsa y utilizar el resto del producto. Sin embargo hay riesgos, porque en realidad el moho es posible que se haya extendido más allá de lo visible.

“No te molestes en buscarlas: son invisibles, incoloras e inodoras”, explica Beatriz Robles, tecnóloga de alimentos, dietista-nutricionista en su libro Come seguro comiendo de todo (Planeta, 2020). Se refiere a las micotoxinas, sustancias tóxicas producidas por los hongos y que representan "un riesgo serio para la salud humana y animal", como advierte la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN).

Tipo de alimento, la humedad y la temperatura favorecerán  un tipo u otro de micotoxina, pero todas ellas pueden alterar el ADN induciendo el cáncer. Son también inmunodepresoras, reduciendo la resistencia a enfermedades infecciosas.

VIDEO

Nunca comas la parte "buena" del pan mohoso

Además, comer un alimento contaminado de moho puede inducir a cambios gastrointestinales poco apetecibles, como dolores, náuseas o vómitos.

Cómo saber si tu comida está caducada, según la ciencia

Por lo cual, lo mejor es que cuando veas algo de moho en un producto lo deseches por completo. 

No obstante, desde la OCU recuerdan cuáles son los únicos alimentos que puedes comer con moho, siempre retirando esa parte contaminada.

El jamón y los embutidos curados 

Jamón ibérico

"En el jamón, la cecina o el salchichón, es normal que aparezca algo de moho si tardan en consumirse. Raspa el moho y toma el resto", afirma la OCU.

Aunque esto es aplicable a los productos de este tipo más "duros", como los sugeridos. Si encuentras moho en otros como mortadelas o pavo, de textura más blanda, mejor no consumir el producto. 

Y es que, como añade la organización, los alimentos húmedos son más propicios al crecimiento de microorganismos indeseados y el riesgo de que se formen micotoxinas es más alto cuando hay humedad.

Quesos duros

tienda de quesos

Sin salir de la charcutería, otro de los alimentos que puedes consumir a pesar de la presencia de moho es el queso. Aunque de nuevo hay excepciones.

"Los quesos duros, es decir, aquellos que tienen poca humedad, como el manchego, el emmental o el gouda, se pueden comer después de quitar con un cuchillo toda la parte que rodea el moho, con una propina de 2 centímetros alrededor y por debajo de la zona afectada", puntualiza la OCU.

Sin embargo, los quesos blandos son más propicios a la expansión de los mohos y al crecimiento de bacterias junto a ellos. En cuanto a los quesos cortados o rallados, tienen mucha superficie expuesta a la contaminación y el propio instrumento de cortar ha podido repartir los hongos por todo el alimento. Por lo que en estos casos, mejor tirar el alimento ante presencia de moho.

Frutas y vegetales turgentes

Lavar zanahorias.

Los vegetales de carne firme, como la zanahoria, el pimiento o el repollo, se pueden comer tras quitar con un cuchillo toda la zona alrededor del moho.

Aunque de nuevo la organización recomienda el mismo margen de seguridad de 2 centímetros alrededor y por debajo.

En cambio, en la carne tierna y húmeda de los vegetales blandos o harinosos, como una pera, un tomate o una manzana, es más fácil que penetren los filamentos casi indetectables del micelio de los hongos, a través del cual se alimentan. Así que nada de salvar trocitos pochos, advierte la OCU.

Otros artículos interesantes:

Nunca te comas la parte 'sana' de una fruta o verdura con moho: las micotoxinas pueden provocarte una intoxicación alimentaria

Chicote revela todos los peligros para la salud que puede provocar consumir carne mal madurada

Cuánto pueden aguantar las sobras de comida en tu nevera y cómo saber que un alimento se ha echado a perder

Te recomendamos