Pasar al contenido principal

Un ingeniero de la unidad de coches autónomos de Uber advierte de que se parece más a un "experimento científico" que a un coche real capaz de conducir por sí mismo

 Dara Khosrowshahi, CEO de Uber
Dara Khosrowshahi, CEO de Uber. Carlo Allegri/Reuters
  • Uber ha desarrollado su unidad de vehículos autónomos con una sociedad limitada con Eric Meyhofer como CEO, como parte de su acuerdo de inversión de 1.000 millones de dólares.
  • La gente dentro de la compañía dice que Uber está tomando la seguridad más seriamente desde que su coche mató a un peatón el año pasado.
  • Pero aseguran que el coche aún no se conduce muy bien.
  • Una persona lo compara con un "experimento científico".

En el camino hacia una de las mayores salidas a bolsa de tecnología en años, el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, ha conseguido 1.000 millones de dólares de los inversores para la unidad de automóviles de la empresa, valorando la unidad en 7.500 millones de dólares, según ha confirmado Uber.

Esa inversión, de SoftBank y Toyota (ambos con participación propia en Uber), crea una nueva sociedad de responsabilidad limitada para el Grupo de Tecnologías Avanzadas (ATG) de Uber. La nueva sociedad ha nombrado al líder de ATG, Eric Meyhofer, como CEO, según han confirmado a Business Insider personas conocedoras del acuerdo.

La mayor parte de la junta directiva estará a cargo de Uber, pero habrá un asiento en la junta directiva para SoftBank y otro para Toyota después de que se cierre el trato, lo cual se espera en el tercer trimestre.

El desarrollo por parte de Uber de sus coches autónomos es una parte importante para convencer a los inversores de que Uber tiene un futuro largo y brillante lleno de crecimiento financiero cuando salga a bolsa. Uber menciona 103 veces los vehículos autónomos en su prospecto, y califica las "tecnologías de vehículos autónomos" como parte de su "estrategia de crecimiento".

Y Uber ha sugerido incentivos financieros a Khosrowshahi por valor de unos 100 millones de dólares si puede convencer a los inversores de que valoren la compañía en 120.000 millones de dólares o más durante 90 días consecutivos, afirma en su prospecto.

Muchos creen que los vehículos autónomos serán el futuro del transporte, particularmente el futuro del nicho de Uber, el transporte de alquiler.

Leer más: La empresa que gestiona los coches Tesla de Uber en España acaba en los tribunales

Pero la gente dentro de esa unidad ha estado diciéndole a Business Insider durante meses que los coches de Uber no funcionan muy bien y que sólo funcionan de manera fiable en rutas limitadas y bien trazadas, y que no están haciendo mucho progreso. 

También hemos oído que algunos de los ingenieros que trabajan allí cuestionan la capacidad de liderazgo de Meyhofer para esta tarea, ya que su formación es en hardware de robótica, pero los coches que conducen por cuenta propia dependen del software de autonomía.

"Al parecer, si se observa la forma en que Eric Meyhofer dirige ATG, no sé si realmente estamos construyendo un producto", dice un empleado, que pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias. "Parece que estamos haciendo un experimento científico."

ATG está revisando la "pila autónoma" del coche, lo que significa el software de conducción del robot, explica el empleado.

Otros cercanos a la compañía describen estos cambios como "mejoras continuas".

Los conductores tomaron el control dos veces cada kilómetro y medio

Hay algunos datos que respaldan la sombría caracterización de la tecnología de autoconducción de Uber.

En febrero, California publicó datos sobre "desacoplamientos" de todas las empresas de vehículos autónomos con licencia para conducir en el estado. Esto se refiere a la frecuencia con la que los conductores  "desconectan" las capacidades de autoconducción del vehículo y toman el control del mismo.

Uber informó de que sus autos habían recorrido casi 43.452 kilómetros en modo de autoconducción en el estado entre el 8 de marzo de 2017 y el 30 de noviembre de 2018. Los conductores humanos tomaron el control manualmente más de 70.000 veces. Esto significa que por cada 1,6 kilómetros que el coche condujo, un conductor agarró el volante 2,6 veces.

Eric Meyhofer, jefe de AGT
Eric Meyhofer. Uber

Comparando ese historial con Waymo's, la compañía de vehículos de autoconducción surgida de Google que fue pionera en este campo y que es considerada líder del mercado. Waymo informa de que en 2018 los conductores tomaron el control de sus coches robot sólo una vez cada 17.730  kilómetros mientras conducían de forma autónoma. Vale la pena señalar que el informe de Uber cubre sólo un año.

Leer más: Estos son los candidatos a convertirse en millonarios con la salida a bolsa de Uber

El 18 de marzo de 2018, uno de sus coches mató a un peatón en Arizona, y Uber los bloqueó hasta diciembre. No han regresado a las carreteras de California, pero están conduciendo en Pittsburgh, el hogar de la sede de ATG. Pennsylvania no requiere que las compañías de vehículos autónomos revelen información sobre el desacoplamiento.

El empleado con el que hablamos dice que los coches no han avanzado mucho en su capacidad de conducir en los más de cuatro meses desde que volvieron a la carretera.

Con fuentes desde dentro, Business Insider ha conocido que antes del choque, los coches tenían problemas alrededor del follaje, ciertas sombras, ramas de árboles y otras cosas. Un ex conductor de seguridad nos ha explicado que necesitó atención médica porque su coche frenaba continuamente cada vez que detectaba a un peatón en la acera.

Cuando Uber publicó el informe del desacoplamiento, la compañía explicó el número comparativamente alto diciendo que los conductores están entrenados para tomar el volante.

"Medimos el rendimiento del sistema de autoconducción observando una variedad de medidas, incluyendo la simulación generada por ordenador de eventos del mundo real y los resultados de las pruebas de seguimiento. La seguridad es nuestra prioridad. Nuestros Especialistas de Misión están entrenados para errar en el lado de la precaución y para tomar el control manual de nuestro sistema cada vez que lo consideren necesario", explica la compañía.

400.000 dólares y subiendo

La persona con la que hablamos dice que el gran punto positivo es que ATG ha hecho progresos en los 16 objetivos internos relacionados con la seguridad que fijó para los empleados después de regresar a las carreteras.

Estos incluyen el desarrollo de mejores métricas para medir la seguridad y la mejora del programa de seguridad conductor-operador. La gente de ATG se siente capacitada para hablar sobre temas de seguridad, según la encuesta de empleados más reciente que hemos podido obtener.

Uber
Uber

Sin embargo, otros nos han dicho que el salario es tan bueno, que mucha gente está agachando la cabeza, sin querer levantar ampollas cuestionando lo bien que funciona el coche.

Algunos no quieren matar a la gallina de los huevos de oro, asegura esta persona, haciéndose eco de lo que media docena de ex-empleados nos han dicho anteriormente.

Un ingeniero típico de ATG, no un director, sino una trabajador experimentado, puede ganar entre 300.000 y 400.000 dólares al año entre salario, bonos y acciones, nos han dicho múltiples personas.

Leer más: Uber acaba de colocar 566 patinetes eléctricos Jump en Madrid: así puedes alquilarlos

Muchos ingenieros altamente pagados creen que sus acciones valdrán otros 200.000 si la la salida de bolsa de Uber sale bien, dice una persona.

Y los que están dentro de Uber especulan que Meyhofer valdrá millones, si no decenas de millones, después de la salida a bolsa, gracias a sus años en Uber y a los cuantiosos premios en acciones por su papel principal.

Con tanto dinero en juego, este informante se hace eco de lo que otros nos han dicho: Algunas personas sienten que trabajar en ATG es cada vez más político, con ascensos y trabajos deseados repartidos en función de a quién conoces.

Otros cercanos a la compañía aseguran que esas quejas no tienen fundamento, diciendo que el proceso de contratación en ATG es riguroso.

Muchos empleados no sienten mucho la presencia de Khosrowshahi.

"Realmente me gusta Dara. Pero tiene que ser más visible en ATG. Toda esta cultura está rota y rota de la misma manera que se rompió Uber 1.0", dice este empleado.

Pero ahora que ATG es su propia sociedad limitada, con miembros de la junta directiva - incluyendo uno de Toyota - asignados a la tarea, la gente espera que la supervisión del proyecto mejore. Un empleado de ATG cree que el grupo ya no podrá confiar en las demostraciones controladas y probablemente tendrá que respaldar las declaraciones sobre el rendimiento con datos.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime