Pasar al contenido principal

Los adolescentes renuncian a la privacidad en Instagram con tal de tener más datos sobre las visitas a su perfil

Instagram fue la red social más usada entre los jóvenes en 2018.
Instagram fue la red social más usada entre los jóvenes en 2018. Getty Images/ Poike
  • Hace apenas dos semanas, Instagram comunicaba su intención de ocultar los 'likes' de su plataforma, como forma de poner el foco en el contenido y no tanto en la repercusión de este, y aminorar así la presión que sienten los usuarios de la red social.
  • Como resultado, los usuarios más jóvenes de la red social están convirtiendo sus perfiles personales en "perfiles de negocios", para así tener acceso a más información acerca de las visitas que reciben, aunque ello suponga exponer sus datos personales.
  • Así lo afirma el investigador David Stier en sus recientes declaraciones al medio Bloomerg, en las que advierte acerca de un fenómeno cada vez más común entre los adolescentes que frecuentan la red social.
  • Para ser catalogado como perfil de empresa en Instagram, los usuarios han de introducir su número de teléfono y su dirección email, que en ese mismo momento, pasan a ser visibles para todos los usuarios (si bien se pueden actualizar u ocultar). 

Hace apenas dos semanas, Instagram comunicaba su intención de ocultar los 'likes' de su plataforma, como forma de poner el foco en el contenido y no tanto en la repercusión de este, y aminorar así la presión que sienten los usuarios de la red social. La medida está siendo 'testeada' en las cuentas de usuarios de siete países diferentes, y por el momento, ha despertado todo tipo de críticas entre los 'influencers' de la red social. 

Pues bien, como resultado de este anuncio y ante la falta de 'likes' para medir la repercusión de la publicación, los usuarios más jóvenes de la red social están convirtiendo sus perfiles personales en "perfiles de negocio" para obtener más información acerca de las visitas que reciben y el nivel de interacción o 'engagement' de sus seguidores, aunque su privacidad se pueda ver comprometida. 

Para adquirir la categoría de "perfil de empresa" en Instagram, los usuarios han de introducir su número de teléfono y su dirección email. Esta pequeña decisión, que puede parecer nimia a priori, podría comprometer gravemente la privacidad  de los usuarios y las de sus amigos en la red social, según el investigador David Stier en sus recientes declaraciones al medio Bloomerg.

Stier, un experto en ciencia de datos que trabaja por cuenta propia, informó a Instagram del fenómeno, y llevó a cabo un análisis en el que recabó datos de 200.000 cuentas de todo el mundo. Stier preguntó a los padres de los niños de 13 años si sabían que al convertir cuentas personales en cuentas de negocios, los datos personales se hacen públicos y se ponen a disposición de más de mil millones de usuarios, y todos ellos respondieron con absoluta incredulidad. 

La edad mínima para crear una cuenta de Instagram es 13 años; una norma que es frecuentemente desoída tanto por padres como por los propios niños, así como también ocurre en Youtube con el auge de los 'kidinfluencers'.

Leer más: 11 niños emprendedores y youtubers que probablemente ya están ganando más dinero que tú

Dentro de las opciones de configuración de Instagram, existe una opción llamada "Obtener más herramientas". Al hacer clic en la misma, los usuarios pueden proporcionar información acerca de si son un “creador” o un "negocio".

Al seleccionar la segunda opción, los usuarios sólo tienen que introducir sus datos personales (teléfono o email) para acceder a una herramienta de analítica mucho más completa, con información sobre el número de visualizaciones de las publicaciones (al día e incluso cada hora), así como el género de quienes visitan e interactúan con el perfil, entre otros datos.  

“Cualquiera puede convertir su perfil personal de Instagram en cuenta de negocios", afirmaban desde la compañía en un comunicado oficial. “Esto es así ya que técnicamente cualquiera puede crear su propio negocio en cualquier momento. Eso sí, al cambiar la configuración, se indica claramente que su información personal será visible para los usuarios, y que siempre pueden actualizarla, u ocultarla.”

Stier consiguió verificar la edad de miles de adolescentes a través de la información vertida en sus perfiles; perfiles falsamente atribuidos a organizaciones no lucrativas y a atletas. Según el investigador, tras reportar este problema a Facebook, Instagram cambió la forma en la que se muestra esta información para hacerla menos evidente. No obstante, la compañía se mostró firme en que no se vulnera la seguridad de los usuarios, ya que son los propios usuarios quienes deciden mostrar la información en primer lugar.

Por su parte, Stier argumenta que debería ser posible llamar o enviar un email al dueño de la cuenta de "negocios" sin que se muestre el teléfono de contacto o el email, a través de por ejemplo, formularios de contacto.

Eso sí, al cambiar la configuración de la red social y autodenominarse "negocio", Instagram no trata de verificar la edad de quien está tras la pantalla. La línea entre perfil personal y perfil profesional es cada vez más difusa debido probablemente al fenómeno 'influencer', y a la capacidad de obtener rédito económico de publicaciones de lo más ordinarias. 

Y además