Las dudas sobre los efectos secundarios de AstraZeneca siguen amenazando la vacunación: que está pasando exactamente

Vacuna de AstraZeneca y Oxford.

REUTERS/Sergio Perez

  • La vacuna de AstraZeneca ha estado envuelta en polémica desde el inicio de la pandemia.
  • Aunque la compañía ha ido sobreponiéndose, le está costando deshacerse de la última controversia que señala la relación entre su vacuna y la aparición de peligrosos trombos. 
  • Los expertos siguen preocupados por el fenómeno y por cómo afectará a la aceptación de una vacuna que es clave para la campaña mundial de inmunización. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En su momento la vacuna más esperada por todos los países para terminar con la pandemia, la inyección de AstraZeneca no ha hecho más que protagonizar polémica tras polémica desde que fuera aprobada contra el coronavirus. 

Los retrasos en los suministros, la competencia entre los países por hacerse con las dosis, las dudas sobre su eficacia y la aparición de posibles efectos secundarios de riesgo han lastrado la reputación de la compañía a la que la UE ha reservado 600 millones de dosis. 

Aunque la farmacéutica se ha ido sobreponiendo a las sucesivas polémicas, asegurando que cumpliría con sus compromisos y rectificando los porcentajes de eficacia, parece que hay una controversia que no es capaz de sacudirse de encima. 

Un informe de la UE calcula que España habrá vacunado a casi el 60% de la población a finales de junio: la inmunidad de rebaño podría llegar antes de lo previsto

Esto es lo que está ocurriendo con la posible relación entre la vacuna de AstraZeneca y la aparición de trombos. 

La aparición de trombos paralizó la vacunación en varios países 

Tras los primeros informes sobre los problemas de coagulación en los receptores, que han provocado al menos 15 muertes en Europa, la gran mayoría de países europeos paralizaron la administración de la vacuna hasta aclarar lo que estaba ocurriendo. 

España fue de los últimos en sumarse a la decisión y anunció que dejaría de usar la vacuna durante 15 días hasta que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) revelara los resultados de su investigación. 

Algunos investigadores descartaron los casos, asegurando que eran niveles normales de coágulos si se comparaba con la incidencia en la población general. 

De hecho, la EMA y la OMS desaconsejaron la paralización señalando que no había evidencia suficiente para apoyar la medida. 

Fernando Simón aboga por liberalizar las patentes de las vacunas, pero defiende el derecho de las farmacéuticas a obtener beneficios

La propia farmacéutica se defendió haciendo públicos los resultados que estaba obteniendo de su campaña de vacunación en Reino Unido, en los que aseguraba que la cifra de casos es inferior a la prevalencia normal de estos fenómenos en la población general. 

Finalmente, la EMA concluyó que, aunque no se podían descartar que los trombos estuvieran relacionados con la vacuna, los beneficios de la vacuna superaban a los riesgos. 

Tras el anuncio, los países reanudaron la administración de la vacuna y, además, España amplió su uso, hasta entonces limitado hasta los 55 años, a los mayores de 65 años. 

Así está cambiando la pandemia el negocio de las vacunas dentro de la industria farmacéutica

Ahora los países no recomiendan su uso para los más jóvenes 

Esta semana, Canadá y Alemania se han sumado a Islandia, Suecia, Finlandia y Francia en la recomendación de que no se utilice la vacuna en jóvenes.

Parece que las personas más jóvenes tienen un mayor riesgo de sufrir el problema de coagulación, mientras que tienen menos probabilidades de desarrollar un COVID-19 grave.

En Alemania, la vacuna no está autorizada para menores de 60 años, mientras que en Canadá solo está recomendada para mayores de 55 años. 

La estrategia tiene sentido dado que existen otras vacunas disponibles, dice Sandra Ciesek, viróloga de la de la Universidad Goethe de Fráncfort a Science. 

"No tenemos una sola vacuna. Tenemos varias", señala. 

La ciencia lucha por adelantarse a las variantes emergentes

En España por ahora no se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de reducir el rango de edad para el que está autorizada la vacuna. 

De hecho, lo que se está barajando es ampliar del todo su administración también a las personas mayores de 65 años, según ha admitido recientemente Fernando Simón

En cualquier caso, las restricciones que impiden el uso de las vacunas en los más jóvenes en otros países suponen un nuevo varapalo para la compañía,  que ve cómo las dudas sobre su seguridad no se ven ahuyentadas. 

Siguen las dudas sobre los efectos secundarios y desconcierta la diferencia entre los países 

Por otro lado, no parece que vayan a desaparecer las dudas sobre la seriedad de los posibles efectos secundarios, asegura un nuevo artículo en Science. 

Un grupo de expertos de la EMA debatió de nuevo los efectos el 29 de marzo, pero la agencia no emitió ninguna actualización pública inmediata y el panel de evaluación de riesgos de la EMA evaluará la cuestión esta semana. 

Sin embargo, una fuente la Agencia se ha adelantado a las declaraciones oficiales del organismo y ha confirmado que cree que existe un vínculo directo entre los trombos y la vacuna, según informa Reuters. 

Los fenómenos de trombos presentan una particular combinación de síntomas y se han notificado hasta ahora en al menos 7 países. Las sociedades médicas de todo el mundo están pidiendo que se mantenga la vigilancia sobre las personas que reciben la vacuna para identificar la aparición de trombos. 

Las estimaciones de la incidencia oscilan entre una de cada 25.000 personas que recibieron la vacuna de AstraZeneca en Noruega hasta al menos una de cada 87.000 en Alemania. 

"La gente está trabajando como una loca entre bastidores para proporcionar más claridad", dice Saskia Middeldorp, internista vascular del Centro Médico de la Universidad de Radboud, en Países Bajos, a Science.

En ese sentido, el caso de Reino Unido sigue siendo desconcertante. A pesar de haber administrado más de 18 millones de dosis de AstraZeneca, hasta ahora solo ha notificado unos pocos casos sospechosos de coagulación.

Desde los factores de riesgo hasta los interrogantes de las vacunas: un año de investigación sobre el COVID-19

Hay que tener en cuenta que Reino Unido no ha establecido límites de edad, por lo que la edad media de los receptores de la vacuna puede ser mayor. 

Aun así, se ha conocido que el regulador del país está barajando la posibilidad de prohibir la vacunación con este candidato a menores de 30 años, según la prensa nacional

Hasta ahora, la mayoría de los casos de coagulación se ha observado en mujeres menores de 65 años. Esto puede ser porque muchos países europeos utilizaron la vacuna solo en poblaciones más jóvenes y prioritarias, como los trabajadores sanitarios y los profesores, la mayoría de los cuales son mujeres.

Además, de por sí, las mujeres jóvenes suelen presentar más riesgo de sufrir trombos. Sabine Straus, jefa del comité de seguridad de la EMA, aseguró que un mayor riesgo de coagulación debido a las píldoras anticonceptivas es "siempre una posibilidad clara", y que la EMA podría investigarlo más a fondo en un futuro próximo.

Cómo afecta el coronavirus al cerebro: todo lo que se sabe hasta ahora

Los investigadores de Alemania han propuesto que algún componente de la vacuna desencadena una rara reacción inmunitaria como la que se observa ocasionalmente con el anticoagulante heparina, en la que los anticuerpos provocan que las plaquetas formen peligrosos coágulos en todo el cuerpo, asegura Science. 

Esta semana, el equipo ha publicado descripciones de casos de lo que denominan trombocitopenia inmunitaria protrombótica inducida por la vacuna (VIPIT) en Research Square. 

El equipo, dirigido por Andreas Greinacher, de la Universidad de Greifswald, también recomienda una forma de detectar el fenómeno y un tratamiento que, según ellos, debería ayudar a aliviar las preocupaciones sobre la vacuna.

Los interrogantes que se han ido despejando (y los que persisten) de las vacunas de Pfizer y Moderna

Aunque la teoría de los investigadores alemanes no resuelve el misterio por completo, otros muchos investigadores dijeron a Science que están convencidos de que la vacuna causa de algún modo de que la vacuna provoca de algún modo el raro conjunto de síntomas. 

Las dudas amenazan la aceptación de una vacuna que es clave para la campaña mundial 

El debate sobre este posible efecto secundario es probable que avive las dudas sobre la vacuna a corto plazo, afirma Michael Bang Petersen, politólogo de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) a Science

De confirmarse la relación directa entre la vacuna y los trombos, así como su mayor riesgo para los más jóvenes, sería un duro golpe para una vacuna que es clave en la campaña mundial de inmunización. 

La Unión Europea tiene reservadas 600 millones de dosis de la vacuna y los cambios obligarían a modificar una campaña de vacunación que ya ha estado muy lastrada por los retrasos en los suministros. 

La desigualdad en la vacunación de los países aumenta el riesgo de nuevas variantes

Además, la vacuna de la compañía es esencial para inmunizar a los países de menores ingresos. La farmacéutica tiene un acuerdo con el Instituto Serum de la India a través del cual ha comprometido millones de dosis a los países menos favorecidos. 

En cualquier caso, los expertos en comunicación y salud pública señalan que, a largo plazo, este tipo de eventos fortalecen la aceptación de las vacunas. 

Una comunicación clara y transparente sobre los posibles riesgos es esencial para mantener la confianza del público en todas las vacunas, asegura Michael Bang Petersen. 

Otros artículos interesantes:

Novartis, Pfizer o AstraZeneca descartaron el ARN mensajero en su momento: ahora podría ser el futuro de la industria farmacéutica

Algenex, la biotecnológica española que ha acelerado su entrada en la salud humana gracias a la pandemia: "Necesitamos fábricas de vacunas humanas en España"

Qué hace falta para que el mundo entero pueda vacunarse contra el COVID-19

Te recomendamos

Y además