Una vacuna contra la gripe producida con la planta del tabaco en lugar de huevos de gallina muestra resultados prometedores y podría suponer una auténtica revolución médica

Vacuna de Sinovac.
Reuters
  • Investigadores canadienses han desarrollado una vacuna de la gripe a partir de una variante australiana de la planta del tabaco alterada genéticamente para producir las proteínas virales, que ha mostrado resultados optimistas en dos ensayos a gran escala
  • La posibilidad de generar vacunas a partir de plantas cultivadas a gran escala podría repercutir en una mayor capacidad de producción de vacunas contra la gripe estacional.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La gripe estacional sigue siendo hoy una amenaza considerable para la salud pública a pesar de contar con vacunas específicas contra ella.

Solo en nuestro país en torno a medio millón de personas pasan esta infección cada año, causando 35.300 hospitalizaciones y 6.300 muertes, según el Sistema de Vigilancia de la Gripe en España.

De ahí que la investigación siga centrada en avanzar hacia métodos cada vez más exitosos frente al virus.

En este escenario, una nueva vacuna contra la gripe cultivada a partir de plantas ha mostrado resultados optimistas a gran escala, lo que podría significar una revolución sanitaria.

Hasta la fecha las vacunas contra la gripe se obtienen cada año a partir de partículas de virus extraídas de huevos de gallina o células cultivadas en laboratorio. Para esta nueva vacuna sin embargo, las partículas virales se obtuvieron a partir de una pariente de la planta del tabaco nativa de Australia, alterada genéticamente para producir las proteínas virales.

Probada en 2 ensayos combinados que involucraron a casi 23.000 participantes, los resultados apuntan no solo a que es segura, sino que su éxito es comparable incluso al de las vacunas actualmente comercializadas.

Los primeros datos que las medidas contra el coronavirus están arrinconando a la gripe: España notifica un 10% menos de casos que hace un año

Servirse de plantas para generar las cepas de virus podría ofrecer mayor capacidad de producción de vacunas a nivel global

Investigadores de Instituto de Investigación del Centro de Salud de la Universidad McGill, Montreal, (Canadá) desarrollaron una vacuna de la gripe a base de la planta Nicotiana benthamiana, una pariente australiana de la planta del tabaco. Esta especie fue diseñada para generar partículas similares a la capa exterior del virus de la gripe.

Después la vacuna a base de plantas fue posteriormente probada en 2 ensayos combinados, en fase III, financiados por la empresa canadiense de biotecnología que desarrolló la técnica, según informa Sciencie Alert.

El primero de los estudios tenía por objetivo mostrar la eficacia del tratamiento, por lo que los investigadores quisieron demostrar que podría evitar que el 70% de los participantes desarrollasen enfermedades respiratorias similares a la gripe durante la temporada. La prueba involucró a más de 10.000 participantes de Asia, Europa y América del Norte, de entre 18 y 64 años.

Aunque los resultados no alcanzaron esta proporción, la vacuna ha logrado ser efectiva en un tercio de los pacientes para las cepas de gripe que circulaban en el invierno del hemisferio norte 2017-2018. Algo más similar de lo que se piensa con la eficacia de las vacunas que se comercializan cada año.

Estas 4 formas diferentes de propagación hacen que el COVID-19 sea más peligroso que la gripe

El segundo estudio reclutó a 12.700 pacientes de más de 65 años que no vivían en residencias o centros médicos ni tenían problemas de salud previos.

"Al igual que otras vacunas contra la gripe, las respuestas de anticuerpos a la vacuna [derivada de plantas] también disminuyeron con la edad", señalan los autores de la investigación publicada en The Lancet.  A pesar de ello se encontró un aumento significativo de células inmunes diseñadas para responder a infecciones similares a la gripe.

"Estos estudios de eficacia son los primeros estudios a gran escala de cualquier vacuna humana derivada de plantas. Juntos, muestran que la vacuna  derivada de plantas puede proporcionar una protección sustancial contra enfermedades respiratorias y enfermedades similares a la influenza causadas por virus de influenza en adultos. La vacuna fue bien tolerada y no surgió ninguna señal de seguridad importante en los participantes en los dos estudios", recogen las conclusiones.

Aunque es necesaria más investigación, los resultados abren un camino esperanzador en la batalla por contener cada año esta enfermedad. La posibilidad de generar estos tratamientos preventivos a partir de plantas cultivadas a gran escala podría repercutir en una mayor capacidad de producción global de vacunas contra la gripe estacional.

"Hasta donde sabemos, estos estudios y el programa de desarrollo clínico que los ha precedido son la mayor demostración hasta la fecha del potencial de una plataforma basada en plantas para producir una vacuna humana que pueda ser segura, inmunogénica y eficaz", escribió el equipo de autores de la investigación.

LEER TAMBIÉN: ¿Se puede tener coronavirus y gripe a la vez? Estos son los escenarios que manejan los expertos

LEER TAMBIÉN: Así saltan los virus desde los animales hasta los seres humanos

LEER TAMBIÉN: La industria farmacéutica se enfrenta al reto de distribuir una vacuna para toda la población mientras lucha por mantener su actividad anterior a la pandemia

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”